14 de abril 2014    /   IDEAS
por
 

La sagrada institución del matrimonio

14 de abril 2014    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Verano haciendo clic aquí.

Sujeto y Predicado fueron presentados en un concierto de Madonna un verano de hacía ya ni se acordaban, y desde aquel momento supieron que seguirían juntos toda la vida. Encajaban tan bien que todos sus amigos les envidiaban y les ponían como ejemplo de pareja perfecta.

Hasta que un día se cruzó por medio un simpatiquísimo y fornido profesor de step. Sujeto se volvió loco de amor y se fugó con él a un grupo sintáctico de las afueras. Y Predicado, roto de dolor por la ruptura, se enrolló por despecho con un grupo adverbial que le dio muy mala vida, pero una intensa actividad sexual. Cuentan que la RAE actuó de mediadora matrimonial y sentó a los tres en el diván de su consulta. Sujeto se reconcilió con Predicado y el fornido profesor de step, que resultó ser en realidad una coma entrada en carnes con muy mala leche, empezó a tontear con otros grupos sintácticos del lugar, en busca de carne fresca.
Puede que más de uno penséis que el amor no es eterno. Eso, claro, si hablamos de parejas humanas. Pero en estructuras sintácticas, amiguitos y amiguitas, el amor sí es para siempre. Así que quedaos bien con esta copla: Sujeto y Predicado nunca nunca nunca pueden ir separados por una coma en una oración. Salvo en dos excepciones que explicaré más adelante.
Me da igual si hacéis una frase con un sujeto larguísimo y vuestros pulmones necesiten un respirín para tomar aire. Oralmente es lógico que hagamos una pequeña pausa por razones fisiológicas: o respiramos o nos morimos, ley natural. Pero una cosa es el habla y otra la escritura. Según esto que os cuento, la siguiente frase es incorrecta:
*El cuñado de tu hermano que montó una asesoría en Soria hace diez años, se ha hecho cura.
¿Cuáles son las dos excepciones de las que hablaba arriba? Estas dos de abajo:
1) Si el sujeto es una enumeración que termina en etc.:
La trompeta, el saxofón, la tuba, etc., son instrumentos de viento
2) Si entre el sujeto y el predicado metemos un inciso:
El coche de María, que fue un regalo de Luis por su cumpleaños, está en venta.
Fuera de estos dos casos, el divorcio de sujeto y predicado no está bien visto. Romper parejas es una cosa muy fea y no lo vamos a hacer, ¿verdad? En algo hay que contentar a la Conferencia Episcopal.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Verano haciendo clic aquí.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Verano haciendo clic aquí.

Sujeto y Predicado fueron presentados en un concierto de Madonna un verano de hacía ya ni se acordaban, y desde aquel momento supieron que seguirían juntos toda la vida. Encajaban tan bien que todos sus amigos les envidiaban y les ponían como ejemplo de pareja perfecta.

Hasta que un día se cruzó por medio un simpatiquísimo y fornido profesor de step. Sujeto se volvió loco de amor y se fugó con él a un grupo sintáctico de las afueras. Y Predicado, roto de dolor por la ruptura, se enrolló por despecho con un grupo adverbial que le dio muy mala vida, pero una intensa actividad sexual. Cuentan que la RAE actuó de mediadora matrimonial y sentó a los tres en el diván de su consulta. Sujeto se reconcilió con Predicado y el fornido profesor de step, que resultó ser en realidad una coma entrada en carnes con muy mala leche, empezó a tontear con otros grupos sintácticos del lugar, en busca de carne fresca.
Puede que más de uno penséis que el amor no es eterno. Eso, claro, si hablamos de parejas humanas. Pero en estructuras sintácticas, amiguitos y amiguitas, el amor sí es para siempre. Así que quedaos bien con esta copla: Sujeto y Predicado nunca nunca nunca pueden ir separados por una coma en una oración. Salvo en dos excepciones que explicaré más adelante.
Me da igual si hacéis una frase con un sujeto larguísimo y vuestros pulmones necesiten un respirín para tomar aire. Oralmente es lógico que hagamos una pequeña pausa por razones fisiológicas: o respiramos o nos morimos, ley natural. Pero una cosa es el habla y otra la escritura. Según esto que os cuento, la siguiente frase es incorrecta:
*El cuñado de tu hermano que montó una asesoría en Soria hace diez años, se ha hecho cura.
¿Cuáles son las dos excepciones de las que hablaba arriba? Estas dos de abajo:
1) Si el sujeto es una enumeración que termina en etc.:
La trompeta, el saxofón, la tuba, etc., son instrumentos de viento
2) Si entre el sujeto y el predicado metemos un inciso:
El coche de María, que fue un regalo de Luis por su cumpleaños, está en venta.
Fuera de estos dos casos, el divorcio de sujeto y predicado no está bien visto. Romper parejas es una cosa muy fea y no lo vamos a hacer, ¿verdad? En algo hay que contentar a la Conferencia Episcopal.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Verano haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Votamos poco y mal
Censura, autocensura y otras cosas que pasan
Las mujeres de rosa que luchan contra la corrupción en India
El surfista ciego
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 6
  • Entonces, vosotros mismos dais una solución al ahogamiento en la primera frase: «El cuñado de tu hermano, que montó una asesoría en Soria hace diez años, se ha hecho cura.»

    • «El cuñado de tu hermano que montó una asesoría en Soria hace diez años se ha hecho cura.» No puede llevar comas porque es una sub. adjetiva especificativa y se tiene que decir todo seguido. La oración complementa directamente a su antecedente como si dijeras “el cuñado MAJO de tu hermano…”. «El coche de María, que fue un regalo de Luis por su cumpleaños, está en venta.» Es una sub. adjetiva explicativa y añade una información a su antecedente pero que no sería necesaria para entender la oración. Al entonar una y otra, es más fácil ver las diferencias entre ellas.

      • Hola Patricia, tu explicación es correcta, pero el antecedente es el hermano, no el cuñado: quien se ha hecho cura es el cuñado de tu hermano que montó una asesoría (no tu hermano que tiene una zapatería, el que tiene un gimnasio, o el que está en el paro); por eso no lleva coma, para evitar una ambigüedad semántica y sintáctica, su función, como bien has dicho, es especificar, y no complementar, como en la oración del coche.

  • Comentarios cerrados.