fbpx
14 de febrero 2013    /   BUSINESS
por
 

La segunda vida de las velas de barco

14 de febrero 2013    /   BUSINESS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

1vela
Cada cierto tiempo, las velas de los barcos llegan al final de su vida. Su aguante depende de varios factores como la calidad y el grado de uso que se les ha dado pero antes o después acaban su ciclo vital. Dvelas es una compañía navarra que se resiste a condenarlas a una vida confinada a un vertedero. El proyecto aprovecha este material para hacer muebles, espacios efímeros y ropa con los desechos de las velas.

(Foto portada: Jorge Moreno)
La idea surge de un grupo de arquitectos con especial afición a navegar. «Uno de los socios tenía una velería y empezamos a pensar en darle uso a todas esas lonas que se quedan en desuso», explica Esperanza Kahle, una de las fundadoras del proyecto.
«Hacemos cada mueble bajo demanda. Nosotros tenemos muchas velas antiguas pero también recibimos velas de personas que nos las quieran enviar para hacer un mueble con ellas», añade Kahle.
Todo el proceso se supervisa y realiza desde su taller localizado en Pamplona. «Nos hemos metido de lleno en el proyecto y manejamos todos los pasos de la fabricación desde allí».
1silla
(foto: Arraitz Koch)
Cada pieza de mobiliario que elaboran tiene una etiqueta con información detallada sobre la procedencia de la vela. El puerto de origen, su tipología y el barco que una vez navegó con ella. «Es una forma de imprimir personalidad a la pieza», afirma la arquitecta.
Pero sus creadores no quieren quedarse solo en esto. Su intención es colaborar con cualquiera que quiera experimentar con nuevos usos de este tejido. «Estamos realizando un proyecto con el diseñador de moda Baruc Corazón para hacer ropa con este material», comenta Kahle mientras enseña la chaqueta que lleva puesta, fruto de esa colaboración.
También han aprovechado el excedente de lonas para crear estructuras y espacios. «Es un reto precioso porque puedes jugar con la luz y el concepto de la vela en movimiento».
La próxima vez que veas un desecho míralo dos veces. Quizá seas capaz de encontrar un diamante donde otros simplemente ven basura. Dvelas ha logrado encontrar valor escondido en unos materiales condenados a muerte que merecen una segunda oportunidad.
1furn
(foto: Luisma Ambrós & Susana Arechaga)
1sanse
(foto: Luisma Ambrós & Susana Arechaga)
1over
(foto: Luisma Ambrós & Susana Arechaga)
1float
(foto: Luisma Ambrós & Susana Arechaga)
1genois
(foto: Arraitz Koch) 
1dv
(foto: Luisma Ambrós & Susana Arechaga)
1garruchos
(foto: Luis Prieto)
2garruchos
(foto: Luis Prieto)
1ofi
(foto: Luisma Ambrós & Susana Arechaga)
 
 
1work
 
(foto: Luisma Ambrós & Susana Arechaga)
1sails
(foto: Luisma Ambrós & Susana Arechaga)
1arra
(foto: Arraitz Koch)

Nota: Dvelas tiene un stand en el Madrid Product Design Week hasta el 16 de febrero.

1vela
Cada cierto tiempo, las velas de los barcos llegan al final de su vida. Su aguante depende de varios factores como la calidad y el grado de uso que se les ha dado pero antes o después acaban su ciclo vital. Dvelas es una compañía navarra que se resiste a condenarlas a una vida confinada a un vertedero. El proyecto aprovecha este material para hacer muebles, espacios efímeros y ropa con los desechos de las velas.

(Foto portada: Jorge Moreno)
La idea surge de un grupo de arquitectos con especial afición a navegar. «Uno de los socios tenía una velería y empezamos a pensar en darle uso a todas esas lonas que se quedan en desuso», explica Esperanza Kahle, una de las fundadoras del proyecto.
«Hacemos cada mueble bajo demanda. Nosotros tenemos muchas velas antiguas pero también recibimos velas de personas que nos las quieran enviar para hacer un mueble con ellas», añade Kahle.
Todo el proceso se supervisa y realiza desde su taller localizado en Pamplona. «Nos hemos metido de lleno en el proyecto y manejamos todos los pasos de la fabricación desde allí».
1silla
(foto: Arraitz Koch)
Cada pieza de mobiliario que elaboran tiene una etiqueta con información detallada sobre la procedencia de la vela. El puerto de origen, su tipología y el barco que una vez navegó con ella. «Es una forma de imprimir personalidad a la pieza», afirma la arquitecta.
Pero sus creadores no quieren quedarse solo en esto. Su intención es colaborar con cualquiera que quiera experimentar con nuevos usos de este tejido. «Estamos realizando un proyecto con el diseñador de moda Baruc Corazón para hacer ropa con este material», comenta Kahle mientras enseña la chaqueta que lleva puesta, fruto de esa colaboración.
También han aprovechado el excedente de lonas para crear estructuras y espacios. «Es un reto precioso porque puedes jugar con la luz y el concepto de la vela en movimiento».
La próxima vez que veas un desecho míralo dos veces. Quizá seas capaz de encontrar un diamante donde otros simplemente ven basura. Dvelas ha logrado encontrar valor escondido en unos materiales condenados a muerte que merecen una segunda oportunidad.
1furn
(foto: Luisma Ambrós & Susana Arechaga)
1sanse
(foto: Luisma Ambrós & Susana Arechaga)
1over
(foto: Luisma Ambrós & Susana Arechaga)
1float
(foto: Luisma Ambrós & Susana Arechaga)
1genois
(foto: Arraitz Koch) 
1dv
(foto: Luisma Ambrós & Susana Arechaga)
1garruchos
(foto: Luis Prieto)
2garruchos
(foto: Luis Prieto)
1ofi
(foto: Luisma Ambrós & Susana Arechaga)
 
 
1work
 
(foto: Luisma Ambrós & Susana Arechaga)
1sails
(foto: Luisma Ambrós & Susana Arechaga)
1arra
(foto: Arraitz Koch)

Nota: Dvelas tiene un stand en el Madrid Product Design Week hasta el 16 de febrero.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Civilised Money: «Es hora de preguntarnos para qué necesitamos un banco»
Ovejas reflectantes para reducir la velocidad en áreas residenciales
Bibliocabinas: cabinas telefónicas convertidas en bibliotecas
Cuando los famosos se meten en el negocio de la marihuana
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 2
  • DEL SALON MI EMPRES.A. EN MADRID AL MADRID PRODUCT DESIGN WEEK
    Tras una fugaz y positiva visita al Salón MiempreS.A., tratando de aprovechar, reciclar y pensar en todo lo que he escuchado, estaba leyendo el listado de ponentes, y curiosa que es una, decidí buscar en internet a Fermín Abella, de Yorokobu, pues a priori si una no sabe japonés, cuesta imaginar a qué se dedica.
    En un santiamén, aparece el resultado de la búsqueda, y en un par de cliks, ya estoy en la web de esta empresa, y para asombro mío, una bellísima imagen de una playita, pero con el ingrediente extra: las segunda vida para las velas.
    Aquellos que somos felices en el mar, navegando en algunas de las embarcaciones que se nos cruzan en nuestro camino, llama la atención que no solo reutilizan un producto inservible para el uso que fueron fabricadas, con todo lo que ello supone, sino que de algo tan bello como es navegar, se transforme en un puf, hamaca, silla o sillón de diseño. Además teniendo en cuenta que estos diseños están expuestos en Madrid Product Design Week, no puedo perdérmelo! Madrid, una ciudad sin mar pero con velas.
    Eva Fernández

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *