9 de abril 2014    /   CREATIVIDAD
por
 

La tenebrosa maldad NO infantil de los políticos internacionales

9 de abril 2014    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

«Érase una noche de fuego,
  cuando los izquierdistas tomaron un derecho profano
  y los derechistas una malvada izquierda.
  Agendas previstas con total habilidad,
  ojos sangrientos y sonrisa viciosa.
  Un largo camino se abrió con el pecado.
  Ellos no lanzan hechizos, ni tampoco respiran fuego.
  Caracterizados como mentirosos meticulosos,
  intenciones ocultas tras un velo.
  No hay nada acerca de ese cuento de hadas.
  Ellos pasan página a un capítulo más oscuro,
  donde nunca después vivimos felices»
Así entiende Saint Hoax el alma de los políticos de primera línea internacional. Así los ha dibujado. El último trabajo de este artista gráfico bajo pseudónimo que se autogeolocaliza «en Oriente medio» es una colección de ilustraciones llamada Polivillinas, Happy never after donde los mandatarios de primera línea se convierten en los malos del cuento.
8440933_orig
Ya provocó atención mundial, empatías, apatías e incluso amenazas (según informaron varios medios internacionales) por sus colecciones pop en las que osó convertir a los gobernantes del planeta en modelos transexuales (War Drags You Out), o su colección de muñecas hinchables y explotables con rostros como el de Obama, Putin o Sarah Palin  (POPlitica Figures).
Ahora combina poesía y ficción infantil para volver a recordar a los mandamases que, al menos en lo que a él respecta, todos son unos delincuentes de libro. ¿Putin o Rasputin? ¿Sarkozy o Jaffar en Aladdin? ¿Se parece Peña Nieto a Gastón el de La Bella y la Bestia? ¿Cuánto tienen que ver Sarah Palin y Cruella de Vil? ¿Maduro o el Capitán Garfio? Merkel tiene un aire a la madrastra malvada de Blancanieves. ¿Y quién es ese pirata que se parece a Obama?…
2329554_orig
El creador ha demostrado saber desenvolverse igual de bien tanto en medios tangibles como digitales para recrear un mundo basado en mentiras visuales. Así le gusta explicar a él las razones de su trabajo:
«La historia se define como el estudio de los acontecimientos pasados.
Me enteré de las derrotas victoriosas,
los asuntos maliciosos y las largas guerras durante toda la noche.
He leído acerca de los dictadores,
fantaseado con los monarcas y viví por debajo de los tiranos.
Abrí mi libro de historia asignado
y me di cuenta de que la página 1 es una copia a carbón de la página 10.
Si bien la página 10 es un mero reflejo de la página 20.
Un ciclo arti-vicioso sin ningún juicio, simplemente errado.
Y la única forma de mantenerse entretenidos
está en reescribir la historia a través de mentiras visuales.
Una broma tras otra».
9577691_orig
7547224_orig
3007510_orig
6519084_orig
1737829_orig
1131461_orig
4326339_orig
919955_orig
1272177_orig
152649_orig
 
 

«Érase una noche de fuego,
  cuando los izquierdistas tomaron un derecho profano
  y los derechistas una malvada izquierda.
  Agendas previstas con total habilidad,
  ojos sangrientos y sonrisa viciosa.
  Un largo camino se abrió con el pecado.
  Ellos no lanzan hechizos, ni tampoco respiran fuego.
  Caracterizados como mentirosos meticulosos,
  intenciones ocultas tras un velo.
  No hay nada acerca de ese cuento de hadas.
  Ellos pasan página a un capítulo más oscuro,
  donde nunca después vivimos felices»
Así entiende Saint Hoax el alma de los políticos de primera línea internacional. Así los ha dibujado. El último trabajo de este artista gráfico bajo pseudónimo que se autogeolocaliza «en Oriente medio» es una colección de ilustraciones llamada Polivillinas, Happy never after donde los mandatarios de primera línea se convierten en los malos del cuento.
8440933_orig
Ya provocó atención mundial, empatías, apatías e incluso amenazas (según informaron varios medios internacionales) por sus colecciones pop en las que osó convertir a los gobernantes del planeta en modelos transexuales (War Drags You Out), o su colección de muñecas hinchables y explotables con rostros como el de Obama, Putin o Sarah Palin  (POPlitica Figures).
Ahora combina poesía y ficción infantil para volver a recordar a los mandamases que, al menos en lo que a él respecta, todos son unos delincuentes de libro. ¿Putin o Rasputin? ¿Sarkozy o Jaffar en Aladdin? ¿Se parece Peña Nieto a Gastón el de La Bella y la Bestia? ¿Cuánto tienen que ver Sarah Palin y Cruella de Vil? ¿Maduro o el Capitán Garfio? Merkel tiene un aire a la madrastra malvada de Blancanieves. ¿Y quién es ese pirata que se parece a Obama?…
2329554_orig
El creador ha demostrado saber desenvolverse igual de bien tanto en medios tangibles como digitales para recrear un mundo basado en mentiras visuales. Así le gusta explicar a él las razones de su trabajo:
«La historia se define como el estudio de los acontecimientos pasados.
Me enteré de las derrotas victoriosas,
los asuntos maliciosos y las largas guerras durante toda la noche.
He leído acerca de los dictadores,
fantaseado con los monarcas y viví por debajo de los tiranos.
Abrí mi libro de historia asignado
y me di cuenta de que la página 1 es una copia a carbón de la página 10.
Si bien la página 10 es un mero reflejo de la página 20.
Un ciclo arti-vicioso sin ningún juicio, simplemente errado.
Y la única forma de mantenerse entretenidos
está en reescribir la historia a través de mentiras visuales.
Una broma tras otra».
9577691_orig
7547224_orig
3007510_orig
6519084_orig
1737829_orig
1131461_orig
4326339_orig
919955_orig
1272177_orig
152649_orig
 
 

Compártelo twitter facebook whatsapp
¿Desvestirse o pelarse?
Los 6 post más vistos de la semana
8 ilustradores recomiendan estas 8 novelas gráficas para el verano
Solidarters: arte para que ganen todos
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Comentarios cerrados.

Publicidad