16 de enero 2012    /   BUSINESS
por
 

La tienda de agentes secretos para aprender a escribir

16 de enero 2012    /   BUSINESS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Rodeado de tiendas de moda y un café con un Delorean en la entrada, the Boring Store (la tienda aburrida) se erige como un lugar donde «no se vende nada de utilidad», en el barrio de Wicker Park (Chicago). Su afán por disuadir la entrada en realidad acaba produciendo el efecto contrario, uno inmediatamente se pregunta: ¿que hay exactamente detrás de este letrero tan raro?

Una vez en su interior, se descubre que las apariencias engañan. Hay muchos productos que efectivamente no tienen mucho uso racional (gafas de rayos x, disfraces) pero también una buena colección de libros y revistas a la venta. El objetivo de esta tienda sigue sin estar claro hasta que se descubre una ventana rectangular detrás del cajero, donde se aprecia un espacio mucho más grande que la tienda. Allí una treintena de niños juegan e interactúan con un grupo de profesores.

Se enciende la bombilla. ¿Será la encarnación en Chicago del proyecto de Dave Eggers 826 que combina tiendas curiosas con la enseñanza a jóvenes desfavorecidos centrados en el valor de la escritura? La persona encargada de atender el establecimiento esa mañana lo confirma.

Patrick Shaffner, responsable de comunicación de la tienda, sale del pasadizo secreto donde los niños juegan para explicar cómo funciona este centro que, en realidad, «es un lugar de aprovisionamiento para espías donde tienen acceso a todo tipo de productos. Utilizamos ese nombre para no revelar la identidad secreta de nuestros clientes».

Esta narrativa es la que han construido para los niños que cada día pasan por este centro a participar en talleres y recibir ayuda con sus deberes. A su disposición tienen una serie de voluntarios que ofrecen su asesoramiento y tiempo para guiarlos. En este momento se encuentra una clase de primaria en el interior escribiendo un libro. «Tienen toda una mañana para escribirlo. Al finalizar el día imprimimos el trabajo y creamos unos pequeños libros con su foto que se llevan a casa», explica Shaffner.

Todo el decorado y el diseño del centro está hecho para sacar a los estudiantes de su entorno habitual con el fin de que den rienda suelta a su fantasia. Pero todo se enmarca en un ambiente supervisado para estudiar al finalizar las horas escolares. Abierto en 2007, The Boring Store se financia con la venta de los artículos en la tienda, subvenciones y eventos que organizan para recaudar fondos.

Ya no hay excusas para impartir una educación aburrida.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Rodeado de tiendas de moda y un café con un Delorean en la entrada, the Boring Store (la tienda aburrida) se erige como un lugar donde «no se vende nada de utilidad», en el barrio de Wicker Park (Chicago). Su afán por disuadir la entrada en realidad acaba produciendo el efecto contrario, uno inmediatamente se pregunta: ¿que hay exactamente detrás de este letrero tan raro?

Una vez en su interior, se descubre que las apariencias engañan. Hay muchos productos que efectivamente no tienen mucho uso racional (gafas de rayos x, disfraces) pero también una buena colección de libros y revistas a la venta. El objetivo de esta tienda sigue sin estar claro hasta que se descubre una ventana rectangular detrás del cajero, donde se aprecia un espacio mucho más grande que la tienda. Allí una treintena de niños juegan e interactúan con un grupo de profesores.

Se enciende la bombilla. ¿Será la encarnación en Chicago del proyecto de Dave Eggers 826 que combina tiendas curiosas con la enseñanza a jóvenes desfavorecidos centrados en el valor de la escritura? La persona encargada de atender el establecimiento esa mañana lo confirma.

Patrick Shaffner, responsable de comunicación de la tienda, sale del pasadizo secreto donde los niños juegan para explicar cómo funciona este centro que, en realidad, «es un lugar de aprovisionamiento para espías donde tienen acceso a todo tipo de productos. Utilizamos ese nombre para no revelar la identidad secreta de nuestros clientes».

Esta narrativa es la que han construido para los niños que cada día pasan por este centro a participar en talleres y recibir ayuda con sus deberes. A su disposición tienen una serie de voluntarios que ofrecen su asesoramiento y tiempo para guiarlos. En este momento se encuentra una clase de primaria en el interior escribiendo un libro. «Tienen toda una mañana para escribirlo. Al finalizar el día imprimimos el trabajo y creamos unos pequeños libros con su foto que se llevan a casa», explica Shaffner.

Todo el decorado y el diseño del centro está hecho para sacar a los estudiantes de su entorno habitual con el fin de que den rienda suelta a su fantasia. Pero todo se enmarca en un ambiente supervisado para estudiar al finalizar las horas escolares. Abierto en 2007, The Boring Store se financia con la venta de los artículos en la tienda, subvenciones y eventos que organizan para recaudar fondos.

Ya no hay excusas para impartir una educación aburrida.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Los relatos olvidados de Luisa Carnés: exiliada republicana, escritora comprometida
Dime cómo te llamas y te diré quién eres
El otro cemento que construye las ciudades
Elon Musk: «En 40 años viajaremos a Marte»
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies