29 de octubre 2012    /   IDEAS
por
 

La vieja arquitectura ha muerto

29 de octubre 2012    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Asueto haciendo clic aquí.

La comodidad atonta. Se vive con gratitud, pero adormece la conciencia. Los tiempos convulsos son los que se ocupan, se quiera o no, de agitar las mentes en la búsqueda de un nuevo tiempo de sosiego vital. En un escenario en el que se están replanteando todos los procesos educativos, los que están más cerca del momento en que se deben llevar a la práctica también sufren de la mirada del ojo crítico. El rol del arquitecto en este nuevo marco se cuestiona desde las aulas de las escuelas. Son los propios alumnos los que se están ocupando de ello.

Todos tenemos patrones preconcebidos y planes de vuelo. Es natural y legítimo. El único problema es que la realidad es terca como ella sola y obliga a cambiar las fichas de sitio y a explorar vías que en un principio no estaban previstas.

Cuando muchos estudiantes de arquitectura de los que están a punto de obtener su título comenzaron su carrera, en España los tochos aún tenían un valor muy considerable. El país se acercaba de manera inevitable al desastre pero lo cierto en ese momento todavía se decía que “la vivienda no va a bajar nunca”. en un escenario tan favorable, era sencillo que un estudiante se imaginase dirigiendo su propio estudio y construyendo día sí y día también.

En 2012, los arquitectos han de replantear su papel en la sociedad ya que el parón en la edificación va para largo. Por suerte, para un profesional de la creatividad, la capacidad de idear nuevas maneras de reinventar procesos es como el valor al soldado. Se le supone.

Acaban de concluir las jornadas de formación de CREARQ (el Consejo de Representantes de Estudiantes de Arquitectura). Bajo el lema ‘Reformulando nuestro futuro’, algunos de los futuros arquitectos más activos en la participación tenían claro qué temas tenían que tratar. Para Maite Borjabad, presidenta saliente de CREARQ, “el conformismo ya no vale, que tanto nuestra profesión como los sistemas de aprendizaje están obsoletos y todo forma parte de un cambio en el que si no actúas, se estanca”.

Para Borjabad, la necesidad de plantear esta intensiva convocatoria nace de una obligación moral de participar en el futuro de la docencia de su disciplina y de la misma profesión. “Cada uno de los participantes ha generado para sí mismo un objetivo de estas jornadas y una forma de afección y, por tanto, de reacción tras las vivencias de estos escenarios”, explica Borjabad.

Según su opinión, y advirtiendo del peligro de las generalizaciones, más que el distanciamiento de los alumnos de la realidad del mercado, el mayor problema es ignorar las necesidades de la sociedad. El resultado es un proceso de frustración de los recién horneados arquitectos. “Aunque la realidad no sea lo que te cuentan en la escuela, eso no implica que uno no sea capaz de ser válido para ella. Sin embargo, en la mayoría de los casos, ese choque, esa frustración, pueden más y mantienen al estudiante incrustado en esa percepción anticuada y desconectada de la sociedad actual”, dice la arquitecta.

El lugar en el que se deban situar los profesionales de la arquitectura vendrá dado con el tiempo, de manera casi automática. Para Borjabad, el principal reto de los que van salir de las escuelas de arquitectura es “poner en duda la base de todo. Debemos ser capaces de desarrollar una crítica globalizada, de reinventarnos y de encontrar oportunidades donde los demás parece que sólo ven desgracias. Reinventarnos no sólo a nosotros mismos, sino las formas de detectar las necesidades y servicios de la sociedad”, cuenta.

En la arquitectura deben cambiar los procesos pedagógicos, divulgativos, los flujos de trabajo o la gestión y explotación de las necesidades del mercado. Los actores de esta película se encuentran ante un guión casi virgen, con todas las páginas por escribir. El primer paso, que es uno de los más críticos, el de aceptar que hay mucho que escribir, ya está dado. A partir de ahora solo falta hacer transcurrir la voluntad por senderos de innovación.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Asueto haciendo clic aquí.

La comodidad atonta. Se vive con gratitud, pero adormece la conciencia. Los tiempos convulsos son los que se ocupan, se quiera o no, de agitar las mentes en la búsqueda de un nuevo tiempo de sosiego vital. En un escenario en el que se están replanteando todos los procesos educativos, los que están más cerca del momento en que se deben llevar a la práctica también sufren de la mirada del ojo crítico. El rol del arquitecto en este nuevo marco se cuestiona desde las aulas de las escuelas. Son los propios alumnos los que se están ocupando de ello.

Todos tenemos patrones preconcebidos y planes de vuelo. Es natural y legítimo. El único problema es que la realidad es terca como ella sola y obliga a cambiar las fichas de sitio y a explorar vías que en un principio no estaban previstas.

Cuando muchos estudiantes de arquitectura de los que están a punto de obtener su título comenzaron su carrera, en España los tochos aún tenían un valor muy considerable. El país se acercaba de manera inevitable al desastre pero lo cierto en ese momento todavía se decía que “la vivienda no va a bajar nunca”. en un escenario tan favorable, era sencillo que un estudiante se imaginase dirigiendo su propio estudio y construyendo día sí y día también.

En 2012, los arquitectos han de replantear su papel en la sociedad ya que el parón en la edificación va para largo. Por suerte, para un profesional de la creatividad, la capacidad de idear nuevas maneras de reinventar procesos es como el valor al soldado. Se le supone.

Acaban de concluir las jornadas de formación de CREARQ (el Consejo de Representantes de Estudiantes de Arquitectura). Bajo el lema ‘Reformulando nuestro futuro’, algunos de los futuros arquitectos más activos en la participación tenían claro qué temas tenían que tratar. Para Maite Borjabad, presidenta saliente de CREARQ, “el conformismo ya no vale, que tanto nuestra profesión como los sistemas de aprendizaje están obsoletos y todo forma parte de un cambio en el que si no actúas, se estanca”.

Para Borjabad, la necesidad de plantear esta intensiva convocatoria nace de una obligación moral de participar en el futuro de la docencia de su disciplina y de la misma profesión. “Cada uno de los participantes ha generado para sí mismo un objetivo de estas jornadas y una forma de afección y, por tanto, de reacción tras las vivencias de estos escenarios”, explica Borjabad.

Según su opinión, y advirtiendo del peligro de las generalizaciones, más que el distanciamiento de los alumnos de la realidad del mercado, el mayor problema es ignorar las necesidades de la sociedad. El resultado es un proceso de frustración de los recién horneados arquitectos. “Aunque la realidad no sea lo que te cuentan en la escuela, eso no implica que uno no sea capaz de ser válido para ella. Sin embargo, en la mayoría de los casos, ese choque, esa frustración, pueden más y mantienen al estudiante incrustado en esa percepción anticuada y desconectada de la sociedad actual”, dice la arquitecta.

El lugar en el que se deban situar los profesionales de la arquitectura vendrá dado con el tiempo, de manera casi automática. Para Borjabad, el principal reto de los que van salir de las escuelas de arquitectura es “poner en duda la base de todo. Debemos ser capaces de desarrollar una crítica globalizada, de reinventarnos y de encontrar oportunidades donde los demás parece que sólo ven desgracias. Reinventarnos no sólo a nosotros mismos, sino las formas de detectar las necesidades y servicios de la sociedad”, cuenta.

En la arquitectura deben cambiar los procesos pedagógicos, divulgativos, los flujos de trabajo o la gestión y explotación de las necesidades del mercado. Los actores de esta película se encuentran ante un guión casi virgen, con todas las páginas por escribir. El primer paso, que es uno de los más críticos, el de aceptar que hay mucho que escribir, ya está dado. A partir de ahora solo falta hacer transcurrir la voluntad por senderos de innovación.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Elvis celebra bodas en Barcelona
La fractura interna de estar entre dos mundos: así es ser hijo de inmigrantes chinos
«Deberíamos trabajar cuatro días por semana»
El otro Gandhi que la Historia escondió
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 3
  • En todo de acuerdo. Menos en la última palabra fetiche #innovación.
    Por otra parte, el artículo se olvida que en otras latitudes europeas del norte, más allá de la propia disciplina técnica, los patrones de las ciudades y su evolución han discurrido por unos modelos territoriales más sostenibles con modelos productivos más adaptados, a una lógica de límites al crecimiento. Y por otra parte, en su parte más intervencionista, ¿por qué no comenzar a salirse de la propia disciplina, y buscar #EspaciosDeInteracción #Interdisciplinares #Críticos y #Transformadores ?
    Un saludo,
    Dr. Igor Calzada, Ph.D.
    http://www.euskalhiria.org

    • Hola Igor!

      Por supuesto que soy consciente de que esa mutación de procesos o roles se dan en otros países de la misma manera que la educación se plantea de otra forma. pensaba que se daba por supuesto que circunscribía el debate al ámbito territorial de España ya que son los consejos de estudiantes de las universidades de aquí los que se reúnen en CREARQ. Agradezco tu comentario porque me ayuda a aclararlo.

      Saludos!

  • Comentarios cerrados.

    Publicidad