fbpx
3 de febrero 2014    /   DIGITAL
por
 

Universitarios mexicanos app-lacan los peligros del Distrito Federal

3 de febrero 2014    /   DIGITAL     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Una ciudad tan grande como México DF, con sus 22 millones de habitantes, también tiene grandes retos que resolver. Por ejemplo la seguridad en las calles. Según la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, el 68% de la población adulta de Ciudad de México considera que vivir aquí «es inseguro».

En esa tesitura, el grupo de estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México que componen el Laboratorio UNAM Mobile decidieron tomar cartas en el asunto. Ellos, apenas veinteañeros, son conscientes de que no podrían atrapar a los culpables de los aproximadamente tres millones de actos delictivos que se dan en la urbe cada año, “pero podemos ayudar y podemos influir en las personas a través de nuestros conocimientos”, define los fines del grupo Gissel Islas, portavoz del colectivo.

Su objetivo: aplicar todo lo que ellos saben de tecnología móvil para «hacer frente a problemáticas y retos nacionales y globales a través de la educación continua, la innovación y la investigación científica enlazada tanto con la academia como con la industria».

Unam1

El último desarrollo de este equipo voluntario de estudiantes que decidió utilizar el campus como sala de pruebas y aunar sus capacidades (provienen de carreras como ingeniería, matemáticas, administración o artes visuales) es una aplicación llamada Audivo. Del latín, ayuda. Esta app, tratando de paliar la frecuente ineficacia de los cuerpos de seguridad, pone en marcha una herramienta social que permite solventar problemas como encontrar a personas extraviadas, evitar zonas de riesgo, denunciar delitos e incluso avisar automáticamente a tus allegados si la cosa se pone fea.

«Planteamos un sistema en el que el reporte de criminalidad está hecho por los propios ciudadanos», explica Guillermo Vera, uno de los ingenieros creadores. «Lo vemos muy útil porque a veces, por la vías oficiales, existen casos en los que no se puede hacer nada. Las personas extraviadas, por ejemplo, que podrían haber sido secuestradas, suponen un trámite en el que no se empieza a buscarles hasta las 72 horas». Su aplicación, a partir de la información de los transeúntes, genera una base de datos con la que se notifica a los usuarios y a la fiscalía de los sucesos que van sucediendo y su ubicación, mapea rutas seguras y da un seguimiento geográfico para indicar, por ejemplo, el avance de un reporte de secuestro.

Además Audivo sirve como plataforma para denunciantes y como alarma para los allegados del cliente. A través de la herramienta ‘Acompáñame’, el celular se convierte en el guardaespaldas de nuestros recorridos «mediante una alarma silenciosa que se envía a nuestro teléfono (solo si tienes el sistema en funcionamiento) con la finalidad de ser desactivada para dejar saber que estamos a salvo. Si no podemos reportarnos como a salvo tras varios avisos, las personas a las que hayas elegido son notificadas de que algo no va según el plan”, explica Vera.

La App (que acaba de ganar el segundo premio de la convocatoria Hack DF y 40.000 pesos para poder empezar a rodar) se suma a la colección de aplicaciones que UNAM Mobile ha desarrollado desde que se crearon en 2006. En México, donde existen más de 30 millones de usuarios de smartphones y hasta hace apenas dos años la cantidad de desarrollos móviles era nula, ellos se dedican inventar soluciones urbanas para llevar en el bolsillo.

1176344_632144350191184_1090431406_n

Ahora, este equipo de universitarios brillantes que empezó a trabajar en Apps cuando no existían siquiera teléfonos inteligentes ni tiendas de aplicaciones, puede presumir de ser considerados un importante generador de conocimiento en las plataformas móviles y punta de lanza en el desarrollo de software y aplicaciones móviles en México.

Desarrollos como Iusagol (que informa a los usuarios de los tantos marcados por su equipo favorito), Nois (que permite identificar por voz a los artistas que te gustan), Mis Avisos (que permite al usuario comunicarse rápidamente a través de redes sociales durante situaciones de emergencia), UNAM 360 (que convierte el campus en una realidad aumentada para los visitantes) y otros desarrollos en entretenimiento, educación o vida en la ciudad son algunos de los avances sociales que el grupo ha lanzado al mercado.

«Se trata de trabajos en equipo donde cada cuál aporta lo que sabe», dice Islas, que pone su granito de arena procedente de la carrera de administración. Para elegir a los mejores ingenieros del grupo, cuenta esta portavoz que el último método de selección consistió en repartir por la universidad unos papelitos con claves de programación que solo sabiendo resolverlas se lograba acceder a la convocatoria. «Así también estaba resuelta la prueba de selección. Los que sabían resolver ese acertijo, que era difícil, eran lo suficientemente buenos».

Por el momento, ajenos a los avances de ‘profesionales’ y  gobernantes, ellos siguen acumulando premios por esos ‘trabajos’ que hacen en equipo después de clase. «Estamos proyectando muchas más aplicaciones que puedan ayudar a la población», esgrime la vocera.  A Vera, por su parte, se le nota orgulloso del sistema de prevención criminal que acaban de estrenar. «Crearemos ciudades mejores si trabajamos todos juntos en colaboración», afirma. «Somos nosotros los que debemos desarrollar lo que sabemos para hacer cosas que no se hacen, cosas buenas para nuestra ciudad».

 

Una ciudad tan grande como México DF, con sus 22 millones de habitantes, también tiene grandes retos que resolver. Por ejemplo la seguridad en las calles. Según la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana realizada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía, el 68% de la población adulta de Ciudad de México considera que vivir aquí «es inseguro».

En esa tesitura, el grupo de estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de México que componen el Laboratorio UNAM Mobile decidieron tomar cartas en el asunto. Ellos, apenas veinteañeros, son conscientes de que no podrían atrapar a los culpables de los aproximadamente tres millones de actos delictivos que se dan en la urbe cada año, “pero podemos ayudar y podemos influir en las personas a través de nuestros conocimientos”, define los fines del grupo Gissel Islas, portavoz del colectivo.

Su objetivo: aplicar todo lo que ellos saben de tecnología móvil para «hacer frente a problemáticas y retos nacionales y globales a través de la educación continua, la innovación y la investigación científica enlazada tanto con la academia como con la industria».

Unam1

El último desarrollo de este equipo voluntario de estudiantes que decidió utilizar el campus como sala de pruebas y aunar sus capacidades (provienen de carreras como ingeniería, matemáticas, administración o artes visuales) es una aplicación llamada Audivo. Del latín, ayuda. Esta app, tratando de paliar la frecuente ineficacia de los cuerpos de seguridad, pone en marcha una herramienta social que permite solventar problemas como encontrar a personas extraviadas, evitar zonas de riesgo, denunciar delitos e incluso avisar automáticamente a tus allegados si la cosa se pone fea.

«Planteamos un sistema en el que el reporte de criminalidad está hecho por los propios ciudadanos», explica Guillermo Vera, uno de los ingenieros creadores. «Lo vemos muy útil porque a veces, por la vías oficiales, existen casos en los que no se puede hacer nada. Las personas extraviadas, por ejemplo, que podrían haber sido secuestradas, suponen un trámite en el que no se empieza a buscarles hasta las 72 horas». Su aplicación, a partir de la información de los transeúntes, genera una base de datos con la que se notifica a los usuarios y a la fiscalía de los sucesos que van sucediendo y su ubicación, mapea rutas seguras y da un seguimiento geográfico para indicar, por ejemplo, el avance de un reporte de secuestro.

Además Audivo sirve como plataforma para denunciantes y como alarma para los allegados del cliente. A través de la herramienta ‘Acompáñame’, el celular se convierte en el guardaespaldas de nuestros recorridos «mediante una alarma silenciosa que se envía a nuestro teléfono (solo si tienes el sistema en funcionamiento) con la finalidad de ser desactivada para dejar saber que estamos a salvo. Si no podemos reportarnos como a salvo tras varios avisos, las personas a las que hayas elegido son notificadas de que algo no va según el plan”, explica Vera.

La App (que acaba de ganar el segundo premio de la convocatoria Hack DF y 40.000 pesos para poder empezar a rodar) se suma a la colección de aplicaciones que UNAM Mobile ha desarrollado desde que se crearon en 2006. En México, donde existen más de 30 millones de usuarios de smartphones y hasta hace apenas dos años la cantidad de desarrollos móviles era nula, ellos se dedican inventar soluciones urbanas para llevar en el bolsillo.

1176344_632144350191184_1090431406_n

Ahora, este equipo de universitarios brillantes que empezó a trabajar en Apps cuando no existían siquiera teléfonos inteligentes ni tiendas de aplicaciones, puede presumir de ser considerados un importante generador de conocimiento en las plataformas móviles y punta de lanza en el desarrollo de software y aplicaciones móviles en México.

Desarrollos como Iusagol (que informa a los usuarios de los tantos marcados por su equipo favorito), Nois (que permite identificar por voz a los artistas que te gustan), Mis Avisos (que permite al usuario comunicarse rápidamente a través de redes sociales durante situaciones de emergencia), UNAM 360 (que convierte el campus en una realidad aumentada para los visitantes) y otros desarrollos en entretenimiento, educación o vida en la ciudad son algunos de los avances sociales que el grupo ha lanzado al mercado.

«Se trata de trabajos en equipo donde cada cuál aporta lo que sabe», dice Islas, que pone su granito de arena procedente de la carrera de administración. Para elegir a los mejores ingenieros del grupo, cuenta esta portavoz que el último método de selección consistió en repartir por la universidad unos papelitos con claves de programación que solo sabiendo resolverlas se lograba acceder a la convocatoria. «Así también estaba resuelta la prueba de selección. Los que sabían resolver ese acertijo, que era difícil, eran lo suficientemente buenos».

Por el momento, ajenos a los avances de ‘profesionales’ y  gobernantes, ellos siguen acumulando premios por esos ‘trabajos’ que hacen en equipo después de clase. «Estamos proyectando muchas más aplicaciones que puedan ayudar a la población», esgrime la vocera.  A Vera, por su parte, se le nota orgulloso del sistema de prevención criminal que acaban de estrenar. «Crearemos ciudades mejores si trabajamos todos juntos en colaboración», afirma. «Somos nosotros los que debemos desarrollar lo que sabemos para hacer cosas que no se hacen, cosas buenas para nuestra ciudad».

 

Compártelo twitter facebook whatsapp
Foldify, recortables en forma de app
Ugi's, la pizzería que se pasa por el forro las reglas del social media
El ecosistema
¿Cuántos esclavos trabajan para ti?
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *