5 de junio 2012    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Las bicis robadas de Zhaohua Sen

5 de junio 2012    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Robar sin que nadie se percate de ello hasta mucho después (al menos, el tiempo suficiente para huir con el botín) es la máxima de cualquier ladrón que se precie. El autor del robo del carro de Manolo Escobar, por ejemplo, actuó con nocturnidad y se valió de que la víctima se encontraba ‘de romería’ para dar el golpe perfecto. Aunque mucho más mérito tiene el que se llevó las bicis de la serie fotográfica de Zhaohua Sen, que ni siquiera esperó a que sus dueños se bajasen de ellas para perpetrar el hurto…

Es una de las ventajas del latrocinio fotográfico. Basta con un editor de imágenes y cierta pericia para conseguir imágenes de ciclistas levitando sobre unas bicicletas invisibles de las que solo permanece su sombra.


Visto en Thecreatorproject

Robar sin que nadie se percate de ello hasta mucho después (al menos, el tiempo suficiente para huir con el botín) es la máxima de cualquier ladrón que se precie. El autor del robo del carro de Manolo Escobar, por ejemplo, actuó con nocturnidad y se valió de que la víctima se encontraba ‘de romería’ para dar el golpe perfecto. Aunque mucho más mérito tiene el que se llevó las bicis de la serie fotográfica de Zhaohua Sen, que ni siquiera esperó a que sus dueños se bajasen de ellas para perpetrar el hurto…

Es una de las ventajas del latrocinio fotográfico. Basta con un editor de imágenes y cierta pericia para conseguir imágenes de ciclistas levitando sobre unas bicicletas invisibles de las que solo permanece su sombra.


Visto en Thecreatorproject

Compártelo twitter facebook whatsapp
Las aventuras europeas de la Santísima Virgen María
El libro más pesado del mundo
Esto no es Hollywood
D-IVE, el festival de la foto móvil
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 2
  • Comentarios cerrados.

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Publicidad