16 de octubre 2012    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Las bolas de fuego de El Salvador

16 de octubre 2012    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Asueto haciendo clic aquí.

“San Jerónimo peleó con el diablo lanzando bolas de fuego”. Con esta frase el realizador Herbert Serpas da comienzo a una batalla a cámara lenta “entre dos bandos con docenas de integrantes que se lanzan aproximadamente 500 bolas de tela. Anteriormente han sido remojadas en gasolina y keroseno y se han guardado durante 3 meses en barriles sellados”, explica Serpas.

La escena es una de las muchas que se producen el 31 de agosto en Nejapa (El Salvador), que se viste de fiesta para “conmemorar la erupción volcánica del Cerro El Playón en noviembre de 1858, que obligó a sus habitantes a desplazarse al municipio de Nejpa”. Una tradición que se lleva celebrando más de 85 años.

Para conseguir las imágenes, el Sepas tuvo que envolverse en ropa protectora y procurar esquivar las bolas que se lanzaban de un lado a otro. “Fui un blanco muy fácil por quedarme quieto al estar concentrado en hacer tomas”.

A pesar del riesgo de sufrir quemaduras, el creador del vídeo recomienda la experiencia, “fue un exceso de adrenalina increíble”.


Música: Safari Volvo, Fuente: Vimeo

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Asueto haciendo clic aquí.

“San Jerónimo peleó con el diablo lanzando bolas de fuego”. Con esta frase el realizador Herbert Serpas da comienzo a una batalla a cámara lenta “entre dos bandos con docenas de integrantes que se lanzan aproximadamente 500 bolas de tela. Anteriormente han sido remojadas en gasolina y keroseno y se han guardado durante 3 meses en barriles sellados”, explica Serpas.

La escena es una de las muchas que se producen el 31 de agosto en Nejapa (El Salvador), que se viste de fiesta para “conmemorar la erupción volcánica del Cerro El Playón en noviembre de 1858, que obligó a sus habitantes a desplazarse al municipio de Nejpa”. Una tradición que se lleva celebrando más de 85 años.

Para conseguir las imágenes, el Sepas tuvo que envolverse en ropa protectora y procurar esquivar las bolas que se lanzaban de un lado a otro. “Fui un blanco muy fácil por quedarme quieto al estar concentrado en hacer tomas”.

A pesar del riesgo de sufrir quemaduras, el creador del vídeo recomienda la experiencia, “fue un exceso de adrenalina increíble”.


Música: Safari Volvo, Fuente: Vimeo

Compártelo twitter facebook whatsapp
El economista que retrata el Nueva York oculto
El rock visual de Álvaro P-FF
Preguntas de periodistas que cambiaron el curso de la historia
Fueron felices y comieron perdices…Y después ella murió
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 1
  • Comentarios cerrados.

    Publicidad