fbpx
3 de agosto 2010    /   BUSINESS
por
 

Las carreteras que crean chispas

3 de agosto 2010    /   BUSINESS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

innowattech-road

A partir de 2013, los conductores que accedan a la autopista entre Venecia y Trieste ayudarán a generar electricidad con el movimiento de sus coches. Es una tecnología de la compañía israelí Innowattech.

La búsqueda de nuevas fuentes de energía lleva al ser humano a explorar soluciones en los lugares más insospechados. Cada centímetro de fricción es una oportunidad para generar energía. Cada movimiento o material inutilizado es un canal potencial para ser explotado por la ciencia.

Innowattech, una compañía israelí fundada en 2007, quiere añadir un nuevo elemento a la ecuación energética del futuro. La compañía comercializa generadores que se instalan debajo del asfalto. El movimiento del coche sobre ellas produce electricidad de tal forma que, en un futuro no tan lejano, el alumbrado de las carreteras se podrá abastecer de la propia energía de los vehículos que la utilizan.

“Nuestros generadores están construidos con material piezoeléctrico. Se instala a unos 5 centímetros debajo de la capa superior del asfalto. La presión de los vehículos sobre ellas se convierte en electricidad que abastece las necesidades energéticas de la misma carretera. Al final, se parece mucho a la eólica y solar. Depende totalmente de la intensidad del tráfico al igual que las otras dependen del sol y el viento”, explica el Profesor Haim Abramovich, fundador de la compañía.

Próximamente se podrá ver la tecnología funcionando en el día a día, según Abramovich. “Acabamos de firmar un acuerdo con la constructora encargada de la remodelación de la autopista entre Venecia y Trieste que finalizará en 2013. En este caso, las alertas de tráfico en la carretera funcionarán con la electricidad de los coches que circulan por la autopista”.

Pero las posibilidades de la tecnología no quedan reservadas para la carretera. Innowattech comercializa también un sistema similar para las vías de tren. “El siguiente paso será generar energía del movimiento de los peatones”.

El ejemplo de Innowattech no es el único que busca aprovechar el movimiento para crear electricidad. En Rotterdam la discoteca Watt abastece sus necesidades energéticas del movimiento de sus visitantes en la pista de baile. En Corea el Instituto Nacional de Ciencia y Tecnología ha creado un sistema que permite recargar coches eléctricos mientras los vehículos están en movimiento.

Todos comparten las mismas características. Están en su infancia, pero demuestran una vez más que el futuro no siempre pasa por inventar algo radicalmente nuevo. Muchas veces, simplemente, se trata de adaptar lo que ya está inventado.

“Nuestra principal inspiración han sido los hermanos Currie. Ellos nos demostraron en 1880 que al comprimir un cristal se crea un potencial eléctrico. Lo que hemos hecho es aplicarlo a las necesidades del siglo 21”, explica Abramovich.

¿Cuánta energía puede generar un kilómetro de carreteras eléctricas?

“Ahora mismo para instalar la tecnología en un kilómetro de carril de una carretera se necesitan 6250 generadores con un coste de medio millón de dólares. El paso de 600 vehículos viajando a 72 kilómetros por hora es capaz de generar alrededor de 200 kilovatios la hora. La inversión se recupera entre 3 y 6 años”, explica Abramovich. En comparación, un hogar español consume de media unos 4.000 kilovatios al año, según datos de IDAE.

Artículo publicado en el número de julio (Yorokobu)

innowattech-road

A partir de 2013, los conductores que accedan a la autopista entre Venecia y Trieste ayudarán a generar electricidad con el movimiento de sus coches. Es una tecnología de la compañía israelí Innowattech.

La búsqueda de nuevas fuentes de energía lleva al ser humano a explorar soluciones en los lugares más insospechados. Cada centímetro de fricción es una oportunidad para generar energía. Cada movimiento o material inutilizado es un canal potencial para ser explotado por la ciencia.

Innowattech, una compañía israelí fundada en 2007, quiere añadir un nuevo elemento a la ecuación energética del futuro. La compañía comercializa generadores que se instalan debajo del asfalto. El movimiento del coche sobre ellas produce electricidad de tal forma que, en un futuro no tan lejano, el alumbrado de las carreteras se podrá abastecer de la propia energía de los vehículos que la utilizan.

“Nuestros generadores están construidos con material piezoeléctrico. Se instala a unos 5 centímetros debajo de la capa superior del asfalto. La presión de los vehículos sobre ellas se convierte en electricidad que abastece las necesidades energéticas de la misma carretera. Al final, se parece mucho a la eólica y solar. Depende totalmente de la intensidad del tráfico al igual que las otras dependen del sol y el viento”, explica el Profesor Haim Abramovich, fundador de la compañía.

Próximamente se podrá ver la tecnología funcionando en el día a día, según Abramovich. “Acabamos de firmar un acuerdo con la constructora encargada de la remodelación de la autopista entre Venecia y Trieste que finalizará en 2013. En este caso, las alertas de tráfico en la carretera funcionarán con la electricidad de los coches que circulan por la autopista”.

Pero las posibilidades de la tecnología no quedan reservadas para la carretera. Innowattech comercializa también un sistema similar para las vías de tren. “El siguiente paso será generar energía del movimiento de los peatones”.

El ejemplo de Innowattech no es el único que busca aprovechar el movimiento para crear electricidad. En Rotterdam la discoteca Watt abastece sus necesidades energéticas del movimiento de sus visitantes en la pista de baile. En Corea el Instituto Nacional de Ciencia y Tecnología ha creado un sistema que permite recargar coches eléctricos mientras los vehículos están en movimiento.

Todos comparten las mismas características. Están en su infancia, pero demuestran una vez más que el futuro no siempre pasa por inventar algo radicalmente nuevo. Muchas veces, simplemente, se trata de adaptar lo que ya está inventado.

“Nuestra principal inspiración han sido los hermanos Currie. Ellos nos demostraron en 1880 que al comprimir un cristal se crea un potencial eléctrico. Lo que hemos hecho es aplicarlo a las necesidades del siglo 21”, explica Abramovich.

¿Cuánta energía puede generar un kilómetro de carreteras eléctricas?

“Ahora mismo para instalar la tecnología en un kilómetro de carril de una carretera se necesitan 6250 generadores con un coste de medio millón de dólares. El paso de 600 vehículos viajando a 72 kilómetros por hora es capaz de generar alrededor de 200 kilovatios la hora. La inversión se recupera entre 3 y 6 años”, explica Abramovich. En comparación, un hogar español consume de media unos 4.000 kilovatios al año, según datos de IDAE.

Artículo publicado en el número de julio (Yorokobu)

Compártelo twitter facebook whatsapp
Este diccionario recopila los sentimientos más bonitos (e intraducibles) del mundo
¿Cómo es la persona más típica del mundo?
Toldo: un gestor para abrir una tienda en internet ‘como se abre un blog en WordPress’
Tech Review: Los prismáticos de Google
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *