7 de diciembre 2011    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Las entrañas del telescopio más grande de Europa en 3D

7 de diciembre 2011    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

[pano file=»https://www.yorokobu.es/src/uploads/2012/02/GTC/GDC.xml» width=»500″ height=»333″ alt=»GTC»]
En el observatorio de La Palma es donde la astrofísica encuentra su verdadero significado. Este edén de la astronomía, situado a más de 2.300 metros de altura, está considerado como uno de los mejores lugares del mundo para observar las estrellas. La decena de telescopios instalados aquí, participados por 19 países, dan fe de ello. Entre ellos, se encuentra el Gran Tecann, el telescopio más grande del complejo con un espejo primario de 10,4 metros de diámetro.

Gabriele Merolli ha realizado una fotografía en 3D del interior del telescopio para poder ver de cerca el funcionamiento de este gigantesco aparato que cada noche se pone al servicio de la ciencia. (Un consejo: hacer clic en el icono de Fullscreen para agrandar la imagen).

La ubicación del observatorio en la cima de un isla en medio del Atlántico, la protege de la contaminación atmosférica y lumínica de los centro urbanos. A la vez, el clima de la zona provoca una formación de nubes casi constante, que se sitúa entre 1.000 y 2.000 metros de altura, que ayuda a blindar el observatorio de la luz de los pueblos costeros de la zona.

Para llegar hasta aquí hay que sortear durante una hora una serie de curvas que empiezan en la costa y acaban en el punto más alto de la isla. “Hay más de 500, las he contado todas”, asegura un astrofísico que hace el trayecto a diario. Hay pocos sitios donde uno puede presumir con certeza de haber compartido mareos con personajes históricos. Este es uno de ellos. “Neil Armstrong estuvo hace unos años y subió en coche”, explica la recepcionista del centro de visitantes a nuestra llegada al complejo*.

Más información sobre el observatorio de la Palma en este reportaje de Ling Magazine.

* Brian May, el guitarrista de Queen, tiene otra faceta menos conocida, la de astrofísico. Él también se ha dejado caer por aquí varias veces. Se dice que durante la primera subida lo pasó tan mal que prometió no volver nunca más en coche. Cumplió con su palabra. La siguiente visita la realizó en helicóptero.

Fotos: Gabriele Merolli

[pano file=»https://www.yorokobu.es/src/uploads/2012/02/GTC/GDC.xml» width=»500″ height=»333″ alt=»GTC»]
En el observatorio de La Palma es donde la astrofísica encuentra su verdadero significado. Este edén de la astronomía, situado a más de 2.300 metros de altura, está considerado como uno de los mejores lugares del mundo para observar las estrellas. La decena de telescopios instalados aquí, participados por 19 países, dan fe de ello. Entre ellos, se encuentra el Gran Tecann, el telescopio más grande del complejo con un espejo primario de 10,4 metros de diámetro.

Gabriele Merolli ha realizado una fotografía en 3D del interior del telescopio para poder ver de cerca el funcionamiento de este gigantesco aparato que cada noche se pone al servicio de la ciencia. (Un consejo: hacer clic en el icono de Fullscreen para agrandar la imagen).

La ubicación del observatorio en la cima de un isla en medio del Atlántico, la protege de la contaminación atmosférica y lumínica de los centro urbanos. A la vez, el clima de la zona provoca una formación de nubes casi constante, que se sitúa entre 1.000 y 2.000 metros de altura, que ayuda a blindar el observatorio de la luz de los pueblos costeros de la zona.

Para llegar hasta aquí hay que sortear durante una hora una serie de curvas que empiezan en la costa y acaban en el punto más alto de la isla. “Hay más de 500, las he contado todas”, asegura un astrofísico que hace el trayecto a diario. Hay pocos sitios donde uno puede presumir con certeza de haber compartido mareos con personajes históricos. Este es uno de ellos. “Neil Armstrong estuvo hace unos años y subió en coche”, explica la recepcionista del centro de visitantes a nuestra llegada al complejo*.

Más información sobre el observatorio de la Palma en este reportaje de Ling Magazine.

* Brian May, el guitarrista de Queen, tiene otra faceta menos conocida, la de astrofísico. Él también se ha dejado caer por aquí varias veces. Se dice que durante la primera subida lo pasó tan mal que prometió no volver nunca más en coche. Cumplió con su palabra. La siguiente visita la realizó en helicóptero.

Fotos: Gabriele Merolli

Compártelo twitter facebook whatsapp
¿Es España una distopía?
CutreCon, un festival con lo mejor del peor cine mundial
El origen de los dichos: Despedirse a la francesa
El paquistaní que tiró de la manta contra Nestlé
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Comentarios cerrados.

Publicidad