6 de junio 2011    /   BUSINESS
por
 

Las mentiras adelgazan

6 de junio 2011    /   BUSINESS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image


Piensa bien qué dices a tus tripas porque se lo creen todo. Una investigación de la Universiad de Yale ha descubierto que si una persona engaña a su estómago y le dice que está comiendo un alimento hipercalórico, aunque sea una acelga o una hoja de endivia, la hormona que origina el hambre disminuye su actividad.
El estudio, conducido por Alia Crum, se basó en proporcionar un batido de 380 calorías a 46 voluntarios en buen estado de salud. A una mitad aseguraron que estaban tomando una bebida hipocalórica y a la otra mitad le convencieron de que ese dulce les proporcionaría reservas para cruzar una montaña.
Los investigadores midieron los niveles de ghrelina, la hormona que segrega el estómago para aumentar el apetito, antes y después de que los individuos tomaran el batido, según explica New Scientist.
Los niveles de esta hormona cayeron en los voluntarios que creían haber tomado una bebida repleta de grasas saturadas y azúcares refinados. Su hambre, en las horas siguientes al experimento, se redujo considerablemente.
Los que pensaban que habían tomado un alimento saludable y bajo en calorías sintieron hambre antes que la otra mitad del grupo investigado. Sus niveles de ghrelina eran notablemente superiores al de las otras 23 personas.


Piensa bien qué dices a tus tripas porque se lo creen todo. Una investigación de la Universiad de Yale ha descubierto que si una persona engaña a su estómago y le dice que está comiendo un alimento hipercalórico, aunque sea una acelga o una hoja de endivia, la hormona que origina el hambre disminuye su actividad.
El estudio, conducido por Alia Crum, se basó en proporcionar un batido de 380 calorías a 46 voluntarios en buen estado de salud. A una mitad aseguraron que estaban tomando una bebida hipocalórica y a la otra mitad le convencieron de que ese dulce les proporcionaría reservas para cruzar una montaña.
Los investigadores midieron los niveles de ghrelina, la hormona que segrega el estómago para aumentar el apetito, antes y después de que los individuos tomaran el batido, según explica New Scientist.
Los niveles de esta hormona cayeron en los voluntarios que creían haber tomado una bebida repleta de grasas saturadas y azúcares refinados. Su hambre, en las horas siguientes al experimento, se redujo considerablemente.
Los que pensaban que habían tomado un alimento saludable y bajo en calorías sintieron hambre antes que la otra mitad del grupo investigado. Sus niveles de ghrelina eran notablemente superiores al de las otras 23 personas.

Compártelo twitter facebook whatsapp
El secreto del éxito de Steve Jobs
Tener pareja no es un impedimento para ser una solterona
El ‘opensource’ en el análisis de las compañías
La discreta reconquista agrícola de los huertos urbanos
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 11
  • Esta hamburguesa es de tofu. Esta hamburguesa es de tofu. Esta hamburguesa es de tofu. Esta hamburguesa es de tofu. Esta hamburguesa es de tofu. Esta hamburguesa es de tofu. Esta hamburguesa es de tofu. Esta hamburguesa es de tofu. Esta hamburguesa es de tofu. Esta hamburguesa es de tofu. Esta hamburguesa es de tofu. Esta hamburguesa es de tofu. Esta hamburguesa es de tofu. Esta hamburguesa es de tofu. Esta hamburguesa es de tofu. Esta hamburguesa es de tofu.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Publicidad