11 de febrero 2014    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Las féminas de terracota

11 de febrero 2014    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Simbiosis haciendo clic aquí.

El emperador chino Qin Shihuang estaba preocupado. Era el año 200 antes de Cristo, sentía su muerte cerca y el otro mundo le daba miedo. En su paso por esta vida, el primer gobernante de una China unida/imperio del Centro había masacrado a cientos de miles de personas y esperaba que, al cruzar el último umbral, todos sus espíritus acudieran clamando venganza. Necesitaba un ejército que le protegiera, así que ordenó a sus artesanos que crearan miles y miles de soldados de terracota y a sus arquitectos que construyeran una tumba que pudiera albergar tal obra. Pero, a diferencia de otros yacimientos del mismo complejo, entre las figuras que protegía al primer Qin no se ha encontrado ninguna mujer.

La artista neoyorquina Prune Nourry, cuya obsesión gira en torno a la bioética en la posible creación a la carta de un bebé, ha puesto fin a esa situación creando su propio ejército de féminas de terracota.

0288_2265_tcd1_mr_0«Todas mis obras me llevaron a centrarme en cuestiones de la selección de sexo», explica, «esto es predominante sobretodo en Asia, especialmente en China e India». Como los dos países representan un tercio de la población mundial, «los desequilibrios que se dan allí entre hombre y mujer son disparadores de desequilibrios a escala global».

Tras realizar en India-donde hay 500.000 abortos de niñas anualmente según la ONG International Plan– su proyecto Holy Daughters, en el que dibujaba paralelismos entre la sagrada vaca y la depreciada condición de la mujer mediante la fusión en una escultura de ambos conceptos; quiso hacer algo parecido a China.

«Por supuesto, llevar el mismo tipo de obra a un contexto complemente diverso no tenía sentido», rememora, «necesitaba un símbolo poderoso, que tuviera una resonancia tanto nacional como universal».

Y lo encontró en la grandilocuente tumba descubierta en 1974, afeminando uno de los emblemas internacionales de un país en cuya capital, en el 2007, había 118 niños por cada 100 niñas y en Shanghai 120. La dote, la prenda que debe pagar la familia de la mujer durante el casamiento ya que se supone que aportará nuevos miembros a la familia del novio, junto con la recientemente y ligeramente relajada política del hijo único, se consideran los motivos principales de esta situación.

Junto con el escultor local Wen Xian Feng, Mourry creó a 116 estatuas, todas inspiradas en ocho huérfanas preadolescentes que conoció gracias a una ONG local. Cada una de ese centenar largo de figuras, como las esculturas originales, es diferentes a la anterior. La obra, finalizada en los últimos meses de 2013, se encuentra ahora de gira mundial. Cuando acabé de visitar países como Suiza, Francia o Estados Unidos, volverá a China, donde Mourry la enterrará en su propio y contemporáneo yacimiento arqueológico hasta 2030.

«Los sociólogos chinos estiman que ese año el desequilibrio entre hombres y mujeres alcanzará su pico», razona la fecha, siendo las proyecciones actuales que el 25% de los chinos nacidos en el año 2000 nunca podrá casarse. , «aunque espero que para entonces ya se haya habido una sensibilización y haya habido una inversión en el ratio de nacimiento».

«El hecho es que este proyecto ha evolucionado con el tiempo para convertirse en una cuestión personal», sentencia, «quién sabe lo que puede pasar con los años».

19_0273_01_0040

18_0273_02_0020

15_0268_0155

13_0268_0063

8_11tcd_process-mold_prune_12_mr

5_6tcd_process-originals_zach_5_mr

1_0259_2264

_mg_6536_0

1terra

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Simbiosis haciendo clic aquí.

El emperador chino Qin Shihuang estaba preocupado. Era el año 200 antes de Cristo, sentía su muerte cerca y el otro mundo le daba miedo. En su paso por esta vida, el primer gobernante de una China unida/imperio del Centro había masacrado a cientos de miles de personas y esperaba que, al cruzar el último umbral, todos sus espíritus acudieran clamando venganza. Necesitaba un ejército que le protegiera, así que ordenó a sus artesanos que crearan miles y miles de soldados de terracota y a sus arquitectos que construyeran una tumba que pudiera albergar tal obra. Pero, a diferencia de otros yacimientos del mismo complejo, entre las figuras que protegía al primer Qin no se ha encontrado ninguna mujer.

La artista neoyorquina Prune Nourry, cuya obsesión gira en torno a la bioética en la posible creación a la carta de un bebé, ha puesto fin a esa situación creando su propio ejército de féminas de terracota.

0288_2265_tcd1_mr_0«Todas mis obras me llevaron a centrarme en cuestiones de la selección de sexo», explica, «esto es predominante sobretodo en Asia, especialmente en China e India». Como los dos países representan un tercio de la población mundial, «los desequilibrios que se dan allí entre hombre y mujer son disparadores de desequilibrios a escala global».

Tras realizar en India-donde hay 500.000 abortos de niñas anualmente según la ONG International Plan– su proyecto Holy Daughters, en el que dibujaba paralelismos entre la sagrada vaca y la depreciada condición de la mujer mediante la fusión en una escultura de ambos conceptos; quiso hacer algo parecido a China.

«Por supuesto, llevar el mismo tipo de obra a un contexto complemente diverso no tenía sentido», rememora, «necesitaba un símbolo poderoso, que tuviera una resonancia tanto nacional como universal».

Y lo encontró en la grandilocuente tumba descubierta en 1974, afeminando uno de los emblemas internacionales de un país en cuya capital, en el 2007, había 118 niños por cada 100 niñas y en Shanghai 120. La dote, la prenda que debe pagar la familia de la mujer durante el casamiento ya que se supone que aportará nuevos miembros a la familia del novio, junto con la recientemente y ligeramente relajada política del hijo único, se consideran los motivos principales de esta situación.

Junto con el escultor local Wen Xian Feng, Mourry creó a 116 estatuas, todas inspiradas en ocho huérfanas preadolescentes que conoció gracias a una ONG local. Cada una de ese centenar largo de figuras, como las esculturas originales, es diferentes a la anterior. La obra, finalizada en los últimos meses de 2013, se encuentra ahora de gira mundial. Cuando acabé de visitar países como Suiza, Francia o Estados Unidos, volverá a China, donde Mourry la enterrará en su propio y contemporáneo yacimiento arqueológico hasta 2030.

«Los sociólogos chinos estiman que ese año el desequilibrio entre hombres y mujeres alcanzará su pico», razona la fecha, siendo las proyecciones actuales que el 25% de los chinos nacidos en el año 2000 nunca podrá casarse. , «aunque espero que para entonces ya se haya habido una sensibilización y haya habido una inversión en el ratio de nacimiento».

«El hecho es que este proyecto ha evolucionado con el tiempo para convertirse en una cuestión personal», sentencia, «quién sabe lo que puede pasar con los años».

19_0273_01_0040

18_0273_02_0020

15_0268_0155

13_0268_0063

8_11tcd_process-mold_prune_12_mr

5_6tcd_process-originals_zach_5_mr

1_0259_2264

_mg_6536_0

1terra

Compártelo twitter facebook whatsapp
¿Madalena o magdalena? Grupos consonánticos que nos vuelven locos
Carne Cruda vuelve… en internet
Tírate al monte en el BBK Live
El portadista ha muerto, viva el portadista
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 8
  • Comentarios cerrados.

    Publicidad