15 de diciembre 2011    /   CREATIVIDAD
por
 

Las muñecas no mueren nunca

15 de diciembre 2011    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Scrabble

¿Tiene sentido seguir alimentando vertederos? La población del planeta sigue creciendo a un ritmo que se acerca a lo insostenible. La consecuencia es que la basura que generamos también aumenta. La reutilización, el reciclaje, no es una opción. Es una obligación. Juguetes a la Carta es una empresa que se ocupa de comprar a los usuarios los juguetes que no usan y los hace llegar a ONGs y fundaciones que les prolongan la vida.

Cuando un juguete sale del precinto, tiene ya fecha de caducidad. Por mucho que el Twister tuviese escrito en su caja ‘De 0 a 99’, no tengo yo recuerdos de abuelos y artrosis poniendo pierna izquierda en color verde. La diversión, en muchas ocasiones se basa en la novedad, en la experimentación de nuevas sensaciones y eso, por desgracia, con la mayoría de juguetes, se suele apagar con el paso del tiempo.

«Juguetes a la carta surge para dar respuesta a un problema con el que nos encontramos los padres», explican desde la compañía. «Compramos juguetes para nuestros hijos, que crecen muy rápido. No hay tiempo para amortizarlos y, además, después no sabemos qué hacer con esos juguetes, que normalmente acaban olvidados y, al final, casi siempre en la basura».

Patricia Martínez y Joan Ramón Martorell vieron un problema y, en él, una oportunidad. Veían con frustración cómo las ofertas en tienda incitaban a compras innecesarias y pensaron en un mecanismo que premiase el reciclado y que hiciera posible la renovación de los juguetes de casa. Por eso, en Juguetes a la Carta compran todos los juguetes abandonados por el 50% de su valor de mercado. «Las ofertas por una segunda unidad a la hora de comprar juguetes no aportan nada. Es mucho más interesante que ese descuento se aplique cuando los niños quieran un juguete nuevo más adecuado a su edad», cuentan.

La empresa se ocupa de hacer llegar los juguetes que están en condiciones de ser utilizados a fundaciones y ONGs. También se encarga de gestionar correctamente los que se encuentras en malas condiciones de uso y los hacen llegar a los puntos de reciclaje más adecuados en cada caso. » Nuestra responsabilidad social se basa en la concienciación, donación, reutilización y reciclaje. Fomentamos también que los niños empiecen a ser conscientes de que se puede ayudar a otras personas y que tengan un aliciente para cuidar de la mejor manera posible los juguetes para que otros niños, con menos suerte, puedan seguir usándolos».

Relacionado:

Toygaroo, juguetes de usar y no tirar

 

Scrabble

¿Tiene sentido seguir alimentando vertederos? La población del planeta sigue creciendo a un ritmo que se acerca a lo insostenible. La consecuencia es que la basura que generamos también aumenta. La reutilización, el reciclaje, no es una opción. Es una obligación. Juguetes a la Carta es una empresa que se ocupa de comprar a los usuarios los juguetes que no usan y los hace llegar a ONGs y fundaciones que les prolongan la vida.

Cuando un juguete sale del precinto, tiene ya fecha de caducidad. Por mucho que el Twister tuviese escrito en su caja ‘De 0 a 99’, no tengo yo recuerdos de abuelos y artrosis poniendo pierna izquierda en color verde. La diversión, en muchas ocasiones se basa en la novedad, en la experimentación de nuevas sensaciones y eso, por desgracia, con la mayoría de juguetes, se suele apagar con el paso del tiempo.

«Juguetes a la carta surge para dar respuesta a un problema con el que nos encontramos los padres», explican desde la compañía. «Compramos juguetes para nuestros hijos, que crecen muy rápido. No hay tiempo para amortizarlos y, además, después no sabemos qué hacer con esos juguetes, que normalmente acaban olvidados y, al final, casi siempre en la basura».

Patricia Martínez y Joan Ramón Martorell vieron un problema y, en él, una oportunidad. Veían con frustración cómo las ofertas en tienda incitaban a compras innecesarias y pensaron en un mecanismo que premiase el reciclado y que hiciera posible la renovación de los juguetes de casa. Por eso, en Juguetes a la Carta compran todos los juguetes abandonados por el 50% de su valor de mercado. «Las ofertas por una segunda unidad a la hora de comprar juguetes no aportan nada. Es mucho más interesante que ese descuento se aplique cuando los niños quieran un juguete nuevo más adecuado a su edad», cuentan.

La empresa se ocupa de hacer llegar los juguetes que están en condiciones de ser utilizados a fundaciones y ONGs. También se encarga de gestionar correctamente los que se encuentras en malas condiciones de uso y los hacen llegar a los puntos de reciclaje más adecuados en cada caso. » Nuestra responsabilidad social se basa en la concienciación, donación, reutilización y reciclaje. Fomentamos también que los niños empiecen a ser conscientes de que se puede ayudar a otras personas y que tengan un aliciente para cuidar de la mejor manera posible los juguetes para que otros niños, con menos suerte, puedan seguir usándolos».

Relacionado:

Toygaroo, juguetes de usar y no tirar

 

Compártelo twitter facebook whatsapp
Sexo ‘a cachos’ para evitar la censura de Instagram
Pintores reporteros y fotógrafos esclavos del ‘instante decisivo’
Yellow Spot: el urinario portátil que se lo pone más fácil a las mujeres
Un ejército de mimos para agilizar el tráfico de las ciudades latinoamericanas
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 2
  • ¡Buenos días Valquiria! Si compras un juguete en Juguetes a la carta, nos comprometemos a recomprar ese mismo juguete por el 50% de su valor. De esta manera nuestros ingresos proceden de la primera venta del juguete. La recompra, recogida, donación y transporte son costes que asumimos como empresa comprometida socialmente.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies