Publicado: 22 de septiembre 2016 05:56  /   IDEAS
por
 

Las patatas fritas nacieron del cabreo de un cocinero

Publicado: 22 de septiembre 2016 05:56  /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Sueños haciendo clic aquí.

Era el verano de 1853 en Nueva York. George Crum trabajaba de chef en el restaurante Moon’s Lake House. Un camarero le ordenó un plato de patatas. Él las cocinó. Las sirvió en un plato y las dejó listas para servir.

A los pocos minutos volvió el camarero con el plato. Un cliente pidió que las devolviera al cocinero. No estaba dispuesto a comerse eso:

—No me gustan. Son gordas y pastosas.

Crum, un hombre con fama de irascible, enfureció. Cortó las patatas tan finas como pudo, las frió bien en grasa y les echó sal.

Intentaba vengarse del cliente exigente, pero, sin buscarlo, dio con una receta colosal. Al tipo le encantaron.

El restaurante empezó a ofrecerlas con el nombre de ‘patatas crujientes’ y cada vez tenían que freir más.

Unos años más tarde, Crum abrió su propio restaurante. En cada mesa puso una cesta con ‘patatas crujientes’ y también las vendía como snack para llevar.

El aperitivo fue un éxito.

El estadounidense, de padre negro y madre americana indígena, nunca patentó su invento, pero en 1976 reconocieron su aportación a la gastronomía. Hoy una placa cerca de Moon’s Lake House conmemora el invento del chef.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Sueños haciendo clic aquí.

Era el verano de 1853 en Nueva York. George Crum trabajaba de chef en el restaurante Moon’s Lake House. Un camarero le ordenó un plato de patatas. Él las cocinó. Las sirvió en un plato y las dejó listas para servir.

A los pocos minutos volvió el camarero con el plato. Un cliente pidió que las devolviera al cocinero. No estaba dispuesto a comerse eso:

—No me gustan. Son gordas y pastosas.

Crum, un hombre con fama de irascible, enfureció. Cortó las patatas tan finas como pudo, las frió bien en grasa y les echó sal.

Intentaba vengarse del cliente exigente, pero, sin buscarlo, dio con una receta colosal. Al tipo le encantaron.

El restaurante empezó a ofrecerlas con el nombre de ‘patatas crujientes’ y cada vez tenían que freir más.

Unos años más tarde, Crum abrió su propio restaurante. En cada mesa puso una cesta con ‘patatas crujientes’ y también las vendía como snack para llevar.

El aperitivo fue un éxito.

El estadounidense, de padre negro y madre americana indígena, nunca patentó su invento, pero en 1976 reconocieron su aportación a la gastronomía. Hoy una placa cerca de Moon’s Lake House conmemora el invento del chef.

Compártelo twitter facebook whatsapp
La Europa de los mil Estados
La fábrica de líderes: así contribuyen medios y redes sociales a elegir a los políticos
El loco movimiento Provo que hizo de Ámsterdam un lugar tan iconoclasta
Cuando la ‘coronaplaga’ nos obligó a ser ‘covihumildes’
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Comentarios cerrados.