22 de septiembre 2016    /   IDEAS
por
 

Las patatas fritas nacieron del cabreo de un cocinero

22 de septiembre 2016    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Era el verano de 1853 en Nueva York. George Crum trabajaba de chef en el restaurante Moon’s Lake House. Un camarero le ordenó un plato de patatas. Él las cocinó. Las sirvió en un plato y las dejó listas para servir.

A los pocos minutos volvió el camarero con el plato. Un cliente pidió que las devolviera al cocinero. No estaba dispuesto a comerse eso:

—No me gustan. Son gordas y pastosas.

Crum, un hombre con fama de irascible, enfureció. Cortó las patatas tan finas como pudo, las frió bien en grasa y les echó sal.

Intentaba vengarse del cliente exigente, pero, sin buscarlo, dio con una receta colosal. Al tipo le encantaron.

El restaurante empezó a ofrecerlas con el nombre de ‘patatas crujientes’ y cada vez tenían que freir más.

Unos años más tarde, Crum abrió su propio restaurante. En cada mesa puso una cesta con ‘patatas crujientes’ y también las vendía como snack para llevar.

El aperitivo fue un éxito.

El estadounidense, de padre negro y madre americana indígena, nunca patentó su invento, pero en 1976 reconocieron su aportación a la gastronomía. Hoy una placa cerca de Moon’s Lake House conmemora el invento del chef.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Era el verano de 1853 en Nueva York. George Crum trabajaba de chef en el restaurante Moon’s Lake House. Un camarero le ordenó un plato de patatas. Él las cocinó. Las sirvió en un plato y las dejó listas para servir.

A los pocos minutos volvió el camarero con el plato. Un cliente pidió que las devolviera al cocinero. No estaba dispuesto a comerse eso:

—No me gustan. Son gordas y pastosas.

Crum, un hombre con fama de irascible, enfureció. Cortó las patatas tan finas como pudo, las frió bien en grasa y les echó sal.

Intentaba vengarse del cliente exigente, pero, sin buscarlo, dio con una receta colosal. Al tipo le encantaron.

El restaurante empezó a ofrecerlas con el nombre de ‘patatas crujientes’ y cada vez tenían que freir más.

Unos años más tarde, Crum abrió su propio restaurante. En cada mesa puso una cesta con ‘patatas crujientes’ y también las vendía como snack para llevar.

El aperitivo fue un éxito.

El estadounidense, de padre negro y madre americana indígena, nunca patentó su invento, pero en 1976 reconocieron su aportación a la gastronomía. Hoy una placa cerca de Moon’s Lake House conmemora el invento del chef.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Dibujos japoneses para vender fuegos artificiales por catálogo
Charqui de sangrecita: así es cómo Perú reduce la anemia infantil con un remedio inca
Loreto Sánchez Seoane: «Las mujeres son marginadas por actitudes sexuales que sí se toleran en los hombres»
Los caballeros las prefieren rellenitas
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies