fbpx
25 de octubre 2012    /   CIENCIA
por
 

Las pizarras cuánticas (Fotokobu)

25 de octubre 2012    /   CIENCIA     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Han pasado tres años desde que Alejandro Guijarro se interesó por ellas. Tiempo que lo ha llevado a fotografiarlas en la Universidad de Stanford, Berkley, Cambridge, Oxford y el CERN. Son pizarras. Pizarras que pueblan los grandes centros de estudio de la física. Espacios que albergan los restos de las fórmulas matemáticas que elaboran las mentes más privilegiadas en este campo. Una superficie en el que todo es susceptible de ser modificado, transformado y borrado. Un fiel reflejo del universo en el que nada es absoluto y todo es susceptible de ser cuestionado, según Guijarro.

Puedes ver el resto del post en Fotokobu.

Han pasado tres años desde que Alejandro Guijarro se interesó por ellas. Tiempo que lo ha llevado a fotografiarlas en la Universidad de Stanford, Berkley, Cambridge, Oxford y el CERN. Son pizarras. Pizarras que pueblan los grandes centros de estudio de la física. Espacios que albergan los restos de las fórmulas matemáticas que elaboran las mentes más privilegiadas en este campo. Una superficie en el que todo es susceptible de ser modificado, transformado y borrado. Un fiel reflejo del universo en el que nada es absoluto y todo es susceptible de ser cuestionado, según Guijarro.

Puedes ver el resto del post en Fotokobu.

Compártelo twitter facebook whatsapp
La creciente legión de argentinos que consume ansiolíticos como golosinas
Cómics que divulgan ciencia y demuestran lo poco que tiene de aburrida
La inmigración es rentable
El acelerador del conocimiento
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies