fbpx
1 de febrero 2012    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Las tres fotos que Kodak podría haberse hecho (y que, inexplicablemente, no se hizo)

1 de febrero 2012    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

1975: el ingeniero de Kodak Steve Sasson inventa la cámara digital. 1991: Kodak lanza junto a Nikon una cámara profesional de –atención– 1.3 megapíxeles. 1995: primera cámara “apunta y dispara”.

El 19 de enero de 2012 se acoge al concurso de acreedores, confiando en poder vender sus 1.100 patentes a alguno de los grandes actores de la fotografía digital o a un especialista en la explotación de patentes.

El problema de Kodak no ha sido la innovación. Pero hay tres fotos que Kodak podría haberse hecho y que, inexplicablemente, no se hizo.

foto 1: La campeona de la foto digital

La adopción de la fotografía digital empezó lentamente, cogió velocidad con la extensión de internet y ha explotado con los móviles.

Kodak lo inventó, pero no tuvo cintura para cambiar un modelo de negocio basado en subvencionar las cámaras y generar margen en las películas y el papel.

Nadie lo quiso ver o nadie tuvo el valor de asumir las consecuencias. Nadie supo poner al usuario en el centro y darse cuenta de que para la mayoría, la foto es el momento, por encima de la calidad.

Velocidad de disparo demasiado lenta, sobrecarga de luz, el objeto no se distingue.

foto 2: La del álbum de fotos social

Las fotos se hacen para capturar un momento especial con el propósito de verlas en otras ocasiones y revivirlo, o bien de compartirlas con otros. Las fotos no solo se hacen, se usan.

Si llevas 130 años en la industria de la foto, lo sabes. Si has decidido llamar “carrousel” a tu rueda de diapositivas para evocar a los caballitos de feria de la infancia, lo usas. Cuando asocias vacaciones a Kodak, lo proclamas.

Kodak fue la comunidad de amantes de la fotografía más grande que jamás había existido. Hasta que llegó Flickr y fue el álbum de fotos social. Instagram, la app para compartir fotografías, es la mayor comunidad móvil nativa, por encima de Foursquare. Si lo sabes, úsalo.

Profundidad de campo mal ajustada. El conocimiento clave está fuera de foco, oculto en medio del paisaje.

foto 3: La de plataforma tecnológica de la imagen digital

Cuando Kodak inventó la cámara digital no inventó solo un producto, sino una industria completa, la misma que la ha llevado a su práctica desaparición. Sorpresa: el 85% de las cámaras digitales y teléfonos interactivos usan alguna tecnología de Kodak.

Quizás no estés en condiciones de cambiar el rumbo de un portaviones a tiempo. Pero seguro que no estás preparado para detener un tsunami. Puedes quizás cobrar del seguro –los litigios jurídicos– después, pero será ya demasiado tarde.

Decidir cuánto compartir para mantener una posición crucial en el sistema, y a la vez, cuánto reservarse para explotar un valor exclusivo, supone probablemente la decisión estratégica más relevante en escenarios abiertos.

Javi Creus es fundador de Ideas for Change

Este artículo fue publicado en el número de febrero de Yorokobu.

 

1975: el ingeniero de Kodak Steve Sasson inventa la cámara digital. 1991: Kodak lanza junto a Nikon una cámara profesional de –atención– 1.3 megapíxeles. 1995: primera cámara “apunta y dispara”.

El 19 de enero de 2012 se acoge al concurso de acreedores, confiando en poder vender sus 1.100 patentes a alguno de los grandes actores de la fotografía digital o a un especialista en la explotación de patentes.

El problema de Kodak no ha sido la innovación. Pero hay tres fotos que Kodak podría haberse hecho y que, inexplicablemente, no se hizo.

foto 1: La campeona de la foto digital

La adopción de la fotografía digital empezó lentamente, cogió velocidad con la extensión de internet y ha explotado con los móviles.

Kodak lo inventó, pero no tuvo cintura para cambiar un modelo de negocio basado en subvencionar las cámaras y generar margen en las películas y el papel.

Nadie lo quiso ver o nadie tuvo el valor de asumir las consecuencias. Nadie supo poner al usuario en el centro y darse cuenta de que para la mayoría, la foto es el momento, por encima de la calidad.

Velocidad de disparo demasiado lenta, sobrecarga de luz, el objeto no se distingue.

foto 2: La del álbum de fotos social

Las fotos se hacen para capturar un momento especial con el propósito de verlas en otras ocasiones y revivirlo, o bien de compartirlas con otros. Las fotos no solo se hacen, se usan.

Si llevas 130 años en la industria de la foto, lo sabes. Si has decidido llamar “carrousel” a tu rueda de diapositivas para evocar a los caballitos de feria de la infancia, lo usas. Cuando asocias vacaciones a Kodak, lo proclamas.

Kodak fue la comunidad de amantes de la fotografía más grande que jamás había existido. Hasta que llegó Flickr y fue el álbum de fotos social. Instagram, la app para compartir fotografías, es la mayor comunidad móvil nativa, por encima de Foursquare. Si lo sabes, úsalo.

Profundidad de campo mal ajustada. El conocimiento clave está fuera de foco, oculto en medio del paisaje.

foto 3: La de plataforma tecnológica de la imagen digital

Cuando Kodak inventó la cámara digital no inventó solo un producto, sino una industria completa, la misma que la ha llevado a su práctica desaparición. Sorpresa: el 85% de las cámaras digitales y teléfonos interactivos usan alguna tecnología de Kodak.

Quizás no estés en condiciones de cambiar el rumbo de un portaviones a tiempo. Pero seguro que no estás preparado para detener un tsunami. Puedes quizás cobrar del seguro –los litigios jurídicos– después, pero será ya demasiado tarde.

Decidir cuánto compartir para mantener una posición crucial en el sistema, y a la vez, cuánto reservarse para explotar un valor exclusivo, supone probablemente la decisión estratégica más relevante en escenarios abiertos.

Javi Creus es fundador de Ideas for Change

Este artículo fue publicado en el número de febrero de Yorokobu.

 

Compártelo twitter facebook whatsapp
‘El primer concierto sólo para rubias’
Así era el Photoshop antes de que existiera el Photoshop
El ser vivo más alto del mundo crece en un bosque de gigantes
Nombres epicenos: un solo género para definirlos a todos
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies