9 de septiembre 2013    /   CREATIVIDAD
por
 

Las viscerales esculturas de Jessica Harrison

9 de septiembre 2013    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Las figuritas de cerámica que las abuelas tenían por sus casas, la mayoría de las veces con algún brazo de menos o incluso con apéndices pegados con cola, dan aún más miedo, si cabe, desde que Jessica Harrison se fijó en ellas.

Esta artista inglesa se graduó en escultura y acaba de terminar este mismo año su doctorado, también en escutura, por la Universidad de Edimburgo. Jessica pasa la mayor parte de su tiempo trabajando en cerámicas y piedra, pero también dibuja y deja espacio para litografías.

Una de las cosas que más llaman la atención de su trabajo son las pequeñas porcelanas ‘cursilongas’, esas que podrían ser parte de la colección de Lladró antes de que Jaime Hayón se incorporase a la marca. Pero lo divertido de estas es que la señorita Harrison les da un toque más humano y un tanto siniestro. Así, esas viejas cerámicas son manipuladas y amputadas de forma intencional para mostrar lo que tienen dentro y dejar colgando los ojos y los sesos como si de una peli de serie B se tratara.

Jharrison_Caroline(1)

Jharrison_Fiona(1)

“Mi trabajo se centra en la interacción entre creador y espectador basándose en el cuerpo activo, tanto en la producción como en la interpretación de la escultura, para explorar con un toque imaginativo y sensibilidad propioceptiva para ofrecer una alternativa de pensamiento sobre el cuerpo, más allá de una tradición de lo de dentro y lo de fuera”, comenta la inglesa.

Define su estilo como ecléctico “aunque unido siempre al cuerpo humano”, añade. Harrison es capaz de otorgar vida a los materiales con los que trabaja y dar calor a lo que es frío. Además, con el uso de siliconas consigue efectos muy interesantes como piedras que se retuercen o la serie de muebles en miniatura con textura de piel humana.

JessicaHarrison.Holeinthehead_03

Sus influencias pasan por el arte povera y los artistas de instalaciones y escultores brasileños de los 60 pero también destaca el trabajo de Atsuo Okamoto, Daniel Silver, Giuseppe Penone, el filósofo Michel Serres, el arquitecto Juhani Pallasma, el antropólogo Tim Ingold, el arqueólogo Christopher Tilley y el escritor Steven Connor.

JessicaHarrison.stone2_01

Próximamente mostrará parte de su obra en el Museo de Arte y Diseño de Nueva York y espera poder preparar otra exposición para el año que viene en París.

Jharrison_Georgina(1)

Jharrison_GraceAnne

jharrison_Mairi2

Jharrison_Rosamund(2)

Jharrison_Ruby(1) Jharrison_Susan(1)

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Las figuritas de cerámica que las abuelas tenían por sus casas, la mayoría de las veces con algún brazo de menos o incluso con apéndices pegados con cola, dan aún más miedo, si cabe, desde que Jessica Harrison se fijó en ellas.

Esta artista inglesa se graduó en escultura y acaba de terminar este mismo año su doctorado, también en escutura, por la Universidad de Edimburgo. Jessica pasa la mayor parte de su tiempo trabajando en cerámicas y piedra, pero también dibuja y deja espacio para litografías.

Una de las cosas que más llaman la atención de su trabajo son las pequeñas porcelanas ‘cursilongas’, esas que podrían ser parte de la colección de Lladró antes de que Jaime Hayón se incorporase a la marca. Pero lo divertido de estas es que la señorita Harrison les da un toque más humano y un tanto siniestro. Así, esas viejas cerámicas son manipuladas y amputadas de forma intencional para mostrar lo que tienen dentro y dejar colgando los ojos y los sesos como si de una peli de serie B se tratara.

Jharrison_Caroline(1)

Jharrison_Fiona(1)

“Mi trabajo se centra en la interacción entre creador y espectador basándose en el cuerpo activo, tanto en la producción como en la interpretación de la escultura, para explorar con un toque imaginativo y sensibilidad propioceptiva para ofrecer una alternativa de pensamiento sobre el cuerpo, más allá de una tradición de lo de dentro y lo de fuera”, comenta la inglesa.

Define su estilo como ecléctico “aunque unido siempre al cuerpo humano”, añade. Harrison es capaz de otorgar vida a los materiales con los que trabaja y dar calor a lo que es frío. Además, con el uso de siliconas consigue efectos muy interesantes como piedras que se retuercen o la serie de muebles en miniatura con textura de piel humana.

JessicaHarrison.Holeinthehead_03

Sus influencias pasan por el arte povera y los artistas de instalaciones y escultores brasileños de los 60 pero también destaca el trabajo de Atsuo Okamoto, Daniel Silver, Giuseppe Penone, el filósofo Michel Serres, el arquitecto Juhani Pallasma, el antropólogo Tim Ingold, el arqueólogo Christopher Tilley y el escritor Steven Connor.

JessicaHarrison.stone2_01

Próximamente mostrará parte de su obra en el Museo de Arte y Diseño de Nueva York y espera poder preparar otra exposición para el año que viene en París.

Jharrison_Georgina(1)

Jharrison_GraceAnne

jharrison_Mairi2

Jharrison_Rosamund(2)

Jharrison_Ruby(1) Jharrison_Susan(1)

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Contar historias desde un ring
Joan Quirós: el calígrafo que oye las palabras que traza
Esto no va solo de hostias
Tus terrores inconfesables, recopilados en un cómic
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies