fbpx
19 de abril 2016    /   BUSINESS
por
 

Tres razones por las que los niños finlandeses son los que mejor leen

19 de abril 2016    /   BUSINESS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Aprenden a leer a los 7 años, más tarde que en cualquier otro país y, sin embargo, apenas cumplidos los 9, los alumnos finlandeses lideran los rankings sobre comprensión lectora. ¿Por qué?

Fue hace 21 años cuando la IEA publicó su primer informe en el que Finlandia aparecía como el primer país en cuanto a competencia lectora se refiere. Desde entonces, el país nórdico no ha dejado de liderar las pruebas sobre esta capacidad que la OCDE realiza de manera periódica en diferentes países, y destaca también en esta materia (entre otras muchas) en otros informes internacionales como PISA.

shutterstock_95584771

A Xavier Melgarejo, psicólogo escolar en el Colegio Claret de Barcelona y doctor en pedagogía (especializado en el sistema finlandés), le llama poderosamente la atención que en tan solo dos años desde que comienzan a leer, los niños finlandeses se conviertan en los que mejor lo hacen del mundo, «teniendo en cuenta, además, que son los que menos horas curriculares dedican a la lengua y a la lectura».

En su intervención en el I Congreso Internacional de Comprensión Lectora Infantil y Primaria (CICLIP) explica que la razón reside en el propio sistema educativo finlandés, «el cual no es simplemente el sistema escolar en sí sino que está formado por tres grandes piezas que hacen funcionar todo el engranaje: familia, escuela y estructuras socioculturales».

Respecto a la familia finlandesa, Melgarejo, destaca su amor por la lectura. «Son de las que más leen del mundo. Acuden con mucha frecuencia a la biblioteca, que son multitud en todo el país, y con una gran cantidad y variedad de libros a su disposición. Durante los más de 14 años que viví allí lo que más me sorprendía era la cantidad de libros que las familias se llevaban para leer. Llevaban maletas para cargar los libros hasta casa…»

Los padres, sigue contando Melgarejo, leen con sus hijos, «leen delante de ellos, y estos los imitan», pero no enseñan a leer a sus hijos. «No hacen de maestros. Les enseñan hábitos de respeto hacia la lectura y hacia el profesorado. Actúan como modelos sociales. Practican con el ejemplo».

De la estructura sociocultural, la segunda pata del engranaje que compone el sistema educativo finlandés, Melgarejo destaca dos actores principales: «la primera es la televisión. Puede resultar chocante pero en Finlandia la TV refuerza el proceso de aprendizaje de la lectura». Que los programas se emitan todos en su lengua original con subtítulos, incluidos los contenidos infantiles, hace que el niño se encuentre super motivado cuando comienza a leer. «Es entonces cuando se entera de qué van los dibujos. Como, además, los subtítulos van muy deprisa, esto refuerza su aprendizaje».

En España, en cambio, la televisión se ha posicionado siempre como la enemiga de la lectura. «Era algo entendible en los años de dictadura, cuando los contenidos se doblaban para poder tener un mayor control sobre ellos. Pero es una época pasada. Debería haber un acuerdo a nivel estatal para dejar de doblar los contenidos».

Puede resultar chocante pero en Finlandia la TV refuerza el proceso de aprendizaje de la lectura

La iglesia luterana también forma parte de ese entramado sociocultural que tanto ha propiciado los buenos hábitos de lectura en el país nórdico. «Es cierto que la gente ya no se considera tan creyente como antes y acude menos a misa pero existe un poso latente desde hace siglos que ha motivado a la gente a leer. En la iglesia luterana, uno solo logra la salvación mediante la lectura de las sagradas escrituras».

La única manera, pues, de librarse del infierno pasaba por aprender a leer. «Tan enraizada está esta creencia en el país que cuando Rusia se quedó con parte de aquel territorio en el XIX tras vencer la guerra contra Suecia, para ganarse el favor de sus nuevos súbditos, el Zar aceptó la propuesta de crear una escuela para que los niños ciegos pudieran aprender a leer las sagradas escrituras y, de esa forma, salvarse».

El entorno escolar es la tercera pieza del sistema educativo finlandés. «El hecho de que comiencen a leer a los 7 años es porque entienden que es cuando el cerebro está preparado para hacerlo. Antes de los 7 lo único que deben hacer es jugar y al cumplir esa edad comienzan a aprender de una manera contundente».

Para Melgarejo, la clave del éxito reside en el propio maestro. «Para estas edades se eligen a los mejores profesores porque su influencia en el niño será determinante. Es el que les ayudará a estructurar su pensamiento, la lengua…»

En un país donde «ser un profesor es todo un honor porque vas a tratar con el mayor tesoro del país: los niños», encontrar un buen maestro no debería resultar difícil porque son los mejores los que se dedican a la enseñanza. «La nota media en selectividad para Magisterio es de 9,5 sobre 10».Una apreciación en la que Melgarejo coincide con el experto en innovación en educación Tony Wagner.

Una de las competencias que debe dominar cualquier maestro que quiera enseñar a los alumnos más pequeños es el de la lectura. «Los finlandeses no escatiman a la hora de invertir para preservar su lengua y su cultura. No es un país fuerte militarmente pero sí en lo que se refiere a la cultura. Ellos confían en que esto es lo que les permite garantizar su identidad como nación y su cohesión social».

A la hora de aprender a leer, los finlandeses no tienen ningún truco. «No existe un método concreto pero seguro que si vas a una escuela de allí no encontrarás tanta pizarra digital ni tanto portátil como en otros lugares». Lo que es muy probable que sí encuentres, dice Melgarejo, es un piano. Porque el aprendizaje en Finlandia debe desenvolverse en un entorno donde rija la belleza. «Aprenden a leer cantando, la música está en todas partes…El maestro no tiene que ser un virtuoso pero sí tener ciertas nociones de música. También de dibujo…»

Los finlandeses no escatiman a la hora de preservar su lengua y su cultura. No es un país fuerte militarmente pero sí en lo que se refiere a la cultura. Ellos confían en que esto es lo que les permite garantizar su identidad como nación y su cohesión social

A las ya citadas, Melgarejo añade un par de circunstancias que, en su opinión, favorecen el buen funcionamiento del sistema educativo finlandés. «Por un lado, el apoyo con el que cuentan los niños con problemas de lectura (dilexia, etc.). Es elemental que se pongan a sus disposición todos los recursos necesarios cuanto antes para impedir que la lectura se convierta para ellos en una experiencia traumática».

También, la descentralización del sistema («todo se decide a escala municipal, los directores tienen también mucho que decir, se confía mucho en ellos») es, en su opinión, otra de las razones por las que Finlandia sigue encabezando todos los rankings educativos.

Aprenden a leer a los 7 años, más tarde que en cualquier otro país y, sin embargo, apenas cumplidos los 9, los alumnos finlandeses lideran los rankings sobre comprensión lectora. ¿Por qué?

Fue hace 21 años cuando la IEA publicó su primer informe en el que Finlandia aparecía como el primer país en cuanto a competencia lectora se refiere. Desde entonces, el país nórdico no ha dejado de liderar las pruebas sobre esta capacidad que la OCDE realiza de manera periódica en diferentes países, y destaca también en esta materia (entre otras muchas) en otros informes internacionales como PISA.

shutterstock_95584771

A Xavier Melgarejo, psicólogo escolar en el Colegio Claret de Barcelona y doctor en pedagogía (especializado en el sistema finlandés), le llama poderosamente la atención que en tan solo dos años desde que comienzan a leer, los niños finlandeses se conviertan en los que mejor lo hacen del mundo, «teniendo en cuenta, además, que son los que menos horas curriculares dedican a la lengua y a la lectura».

En su intervención en el I Congreso Internacional de Comprensión Lectora Infantil y Primaria (CICLIP) explica que la razón reside en el propio sistema educativo finlandés, «el cual no es simplemente el sistema escolar en sí sino que está formado por tres grandes piezas que hacen funcionar todo el engranaje: familia, escuela y estructuras socioculturales».

Respecto a la familia finlandesa, Melgarejo, destaca su amor por la lectura. «Son de las que más leen del mundo. Acuden con mucha frecuencia a la biblioteca, que son multitud en todo el país, y con una gran cantidad y variedad de libros a su disposición. Durante los más de 14 años que viví allí lo que más me sorprendía era la cantidad de libros que las familias se llevaban para leer. Llevaban maletas para cargar los libros hasta casa…»

Los padres, sigue contando Melgarejo, leen con sus hijos, «leen delante de ellos, y estos los imitan», pero no enseñan a leer a sus hijos. «No hacen de maestros. Les enseñan hábitos de respeto hacia la lectura y hacia el profesorado. Actúan como modelos sociales. Practican con el ejemplo».

De la estructura sociocultural, la segunda pata del engranaje que compone el sistema educativo finlandés, Melgarejo destaca dos actores principales: «la primera es la televisión. Puede resultar chocante pero en Finlandia la TV refuerza el proceso de aprendizaje de la lectura». Que los programas se emitan todos en su lengua original con subtítulos, incluidos los contenidos infantiles, hace que el niño se encuentre super motivado cuando comienza a leer. «Es entonces cuando se entera de qué van los dibujos. Como, además, los subtítulos van muy deprisa, esto refuerza su aprendizaje».

En España, en cambio, la televisión se ha posicionado siempre como la enemiga de la lectura. «Era algo entendible en los años de dictadura, cuando los contenidos se doblaban para poder tener un mayor control sobre ellos. Pero es una época pasada. Debería haber un acuerdo a nivel estatal para dejar de doblar los contenidos».

Puede resultar chocante pero en Finlandia la TV refuerza el proceso de aprendizaje de la lectura

La iglesia luterana también forma parte de ese entramado sociocultural que tanto ha propiciado los buenos hábitos de lectura en el país nórdico. «Es cierto que la gente ya no se considera tan creyente como antes y acude menos a misa pero existe un poso latente desde hace siglos que ha motivado a la gente a leer. En la iglesia luterana, uno solo logra la salvación mediante la lectura de las sagradas escrituras».

La única manera, pues, de librarse del infierno pasaba por aprender a leer. «Tan enraizada está esta creencia en el país que cuando Rusia se quedó con parte de aquel territorio en el XIX tras vencer la guerra contra Suecia, para ganarse el favor de sus nuevos súbditos, el Zar aceptó la propuesta de crear una escuela para que los niños ciegos pudieran aprender a leer las sagradas escrituras y, de esa forma, salvarse».

El entorno escolar es la tercera pieza del sistema educativo finlandés. «El hecho de que comiencen a leer a los 7 años es porque entienden que es cuando el cerebro está preparado para hacerlo. Antes de los 7 lo único que deben hacer es jugar y al cumplir esa edad comienzan a aprender de una manera contundente».

Para Melgarejo, la clave del éxito reside en el propio maestro. «Para estas edades se eligen a los mejores profesores porque su influencia en el niño será determinante. Es el que les ayudará a estructurar su pensamiento, la lengua…»

En un país donde «ser un profesor es todo un honor porque vas a tratar con el mayor tesoro del país: los niños», encontrar un buen maestro no debería resultar difícil porque son los mejores los que se dedican a la enseñanza. «La nota media en selectividad para Magisterio es de 9,5 sobre 10».Una apreciación en la que Melgarejo coincide con el experto en innovación en educación Tony Wagner.

Una de las competencias que debe dominar cualquier maestro que quiera enseñar a los alumnos más pequeños es el de la lectura. «Los finlandeses no escatiman a la hora de invertir para preservar su lengua y su cultura. No es un país fuerte militarmente pero sí en lo que se refiere a la cultura. Ellos confían en que esto es lo que les permite garantizar su identidad como nación y su cohesión social».

A la hora de aprender a leer, los finlandeses no tienen ningún truco. «No existe un método concreto pero seguro que si vas a una escuela de allí no encontrarás tanta pizarra digital ni tanto portátil como en otros lugares». Lo que es muy probable que sí encuentres, dice Melgarejo, es un piano. Porque el aprendizaje en Finlandia debe desenvolverse en un entorno donde rija la belleza. «Aprenden a leer cantando, la música está en todas partes…El maestro no tiene que ser un virtuoso pero sí tener ciertas nociones de música. También de dibujo…»

Los finlandeses no escatiman a la hora de preservar su lengua y su cultura. No es un país fuerte militarmente pero sí en lo que se refiere a la cultura. Ellos confían en que esto es lo que les permite garantizar su identidad como nación y su cohesión social

A las ya citadas, Melgarejo añade un par de circunstancias que, en su opinión, favorecen el buen funcionamiento del sistema educativo finlandés. «Por un lado, el apoyo con el que cuentan los niños con problemas de lectura (dilexia, etc.). Es elemental que se pongan a sus disposición todos los recursos necesarios cuanto antes para impedir que la lectura se convierta para ellos en una experiencia traumática».

También, la descentralización del sistema («todo se decide a escala municipal, los directores tienen también mucho que decir, se confía mucho en ellos») es, en su opinión, otra de las razones por las que Finlandia sigue encabezando todos los rankings educativos.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Diccionario de la Economía Truculenta: El rebote del gato muerto
Con la oficina a cuestas: cómo trabajar desde cualquier sitio
El sueño de encontrar piso compartido sin levantar el culo del sillón
Las Havaianas para el Mundial de Sudáfrica
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 32
  • Efectivamente lo de Finlandia es toda una cultura en torno a la educación. Aquí, la descentralización que de por sí podría ser positiva ya sabemos cómo acabaría. Colegios e institutos que dependan del ayuntamiento o del director del centro para la elección del profesorado fomentarían los amiguismos y enchufes … porque somos así.

  • Lo de ignorar la autoría de la ilustración, la fotografía y el video sistemáticamente mientras que la redactora figura dos veces es un hábito lamentable de esta revista, dan la impresión de ser reproducidas sin permiso. Esto en Finlandia no pasa (o si, a saber). Buen artículo.

  • Me parece interesante el artículo , porque tienen un pacto por la educación desde hace años y gobierne quien gobierne no se cambia a gusto de los políticos.
    La otra es que están más maduros para aprender a leer a los 6 o 7 años que a los 4 o 5 años a esa edad todavía tienen que jugar, es el error del sistema educativo de otros países que a los 5 años tienen que saber leer.

  • No podemos imitar sus familias lectoras, cultas, su televisión, su sistema de bibliotecas, su clima, su estructura social…solo nos queda imitar su formación, selección, promoción del profesorado. No lo hacemos diferente. Hacemos justo lo contrario. No existen los magros.

  • Esos resultados los aprecié en el Colegio América del Callao ( en donde puse a mis hijos) Ellos llevan un programa PEIN, que supervisó y aprobó el Ministerio de Educación (no e porqué no lo aplican en la educación pública) Para el ingreso a este colegio no consideraban su el niño a los 6 años sabía leer o sumar, por cierto muchos iban sabiendo y no ingresaban, sólo requerían que supera identificarse, hacer sus necesidades sólo, saber ubicarse en el espacio, entre otros. Al final del primer grado recién les enseñaban a leer y les promovían el hábito de lectura, en adelante. Tienen una biblioteca muy completa. Hoy veo en mis hijos que la lectura no es ningún problema para ellos, al contrario, les gusta leer mucho, comprenden perfectamente lo que leen. Debemos hacer algo para que la currícula de los colegios públicos y privados (porque los mayoría de éstos últimos no ofrece un buen programa) cambie a este modelo. La lectura es la base de la identidad cultural y el desarrollo.

  • Pues yo precisamene lei un informe que defendía la incorporación de libros de textos en los colegios británicos, y mencionaba a Finlandia comentando que su sistema educativo está en estos momentos en declive *. Esto se relaciona con otra mención anterior en la que explicaba que el periodo de declive había empezado precisamente al descentralizarse la educación del gobierno, con el abandono por parte del gobierno del diseño centralizado de los libros de texto.
    Por mi experiencia, en dos países, he llegado a la conclusión (opinión personal) que hay muchos beneficios en los métodos de toda la vida, es decir, tener un temario y contenidos bien claros para todos, profesores, padres y alumnos, para ello lo mejor es tener libros de textos estandarizados de gran calidad, y en realidad las pizarras interactivas y demás modernidad son superfluos, están bien como apoyo a la educación de vez en cuando pero no como «herramienta» principal.

    * They were witnessing Finnish schools at precisely the time that their pupil attainment peaked, according to longitudinal analysis of Finnish military conscript test scores, and before Finland’s current period of decline.(https://www.gov.uk/government/speeches/how-to-get-more-high-quality-textbooks-into-classrooms)

  • Es que en Finlandia la gente está educada en la disciplina y no en los botellones. Los padres enseñan a sus hijos a cuidar la Naturaleza y no a pegarle fuego como en España. Les enseñan a recoger la caca de sus mascotas y no dejarlas en las aceras como en España. Les enseñan a reciclar la basura y no a desperdigarla, Les enseñan la puntualidad como un respeto y no a llegar tarde como en España. Les enseñan a pagar sus impuestos porque saben que mas tarde eso les beneficiará en servicios sociales y no como en España , pais donde los defraudadores, ladrones y corruptos son ensalzados , etc.etc.

  • Estoy convencida por experiencia que los niños deben comenzar aprender a leer cuando estén preparados para hacerlo, o sea cuando hayan alcanzado la maduración necesaria, que en el Jardín deben jugar y jugar guiados por su maestra(o).
    Si hay algo de lo que estoy agradecida y orgullosa es que eso lo aprendí en la capacitación que me dio el MINEDU en el año 2000 y lo apliqué y nadie me hará cambiar de idea, lo primero que debemos lograr es que los niños piensen, razonen, aprendan a resolver problemas, deben hacer que sus cerebros se activen al máximo, solo jugando. Soy maestra Jardinera y he tenido muchos alumnos en mis 23 años de docencia y según lo que aprendí traté de darles lo mejor de mí, nunca les obligué a leer ni a escribir solo a jugar para desarrollar las diferentes capacidades no solo en su aula sino en diferentes ambientes, jugando con ellos logré que aprendieran a ser y a hacer. Lo sé y vivo contenta por ello. La educación en el Perú puede mejorar, pero para ello debemos cambiar todos de manera de pensar.

  • Yo estudié finés en la Universidad Autónoma de Madrid allá por los años 80, Pasé un mes en Kuopio al finalizar tres años de estudio del idioma finés y la cultura finlandesa en la UAM con la magnífica profesora Ursula Ojanen y presenté , era 1988, un proyecto al Ministeio de Exteriores español para una becas de 9 meses para estudiar el sistema bibliotecario finlandés, por supuesto no me lo dieron, según me dijeron sólo se las daban a estudios de ingeniería , Casi 30 años más tarde aquí se sigue igual y Finlandia progresa y progresa en educación y cultura. Y ¿Por qué no me quedaría allí? Miksi ?

  • LA CONFIANZA ENTRE MEXICANOS Y LA CULTURA DE VALORES SE HA PERDIDO, MUCHO POR MODELOS EDUCATIVOS BASADOS EN LA COMPETITIVIDAD, NOS HAN JODIDO COMO MEXICANOS AL SERVICIO DEL EMPRESARIO, NO HAY UN MODELO EDUCATIVO DE COOPERATIVIDAD, POR LO TANTO NI DE CONFIANZA, NI DE INCULCARNOS VALORES COMO PERSONAS Y CUIDARLOS. UN SISTEMA EDUCATIVO MEDIOCRE BASADO EN EL EGOISMO INDUCIDOS POR LAS OLIGARQUIAS FINANCIERAS QUE DISFRAZAN DE GOBIERNO DEMOCRATICO. ES UNA LASTIMA QUE LA MAYORIA DE LA GENTE NO SE DE CUENTA QUE TAN INTERIORIZADO TRAE ESE GRANDISIMO ERROR EN SUS CONCIENCIAS Y LO SIGAN REPRODUCIENDO.

  • Me parece muy interesante, el articulo cada vez noto mas personas interesadas en temas de como ayudar a mejorar la educación de los niños, siento que se viene una como revolución en cuanto a materia educativa se refiere para varios paises, espero entre ellos este México, me quedo con esta frase Antes de los 7 lo único que deben hacer es jugar y al cumplir esa edad comienzan a aprender de una manera contundente».

  • El habito de la lectura lo adquiri a los 7 tenia decenas de comics mexicanos. Mi adiccion fue los comics. Y hasta hoy perdura ese habito admirablemente bello.

  • Felicitaciones al sistema educativo de Finlandia,muy interesante como me gustaría saber mas sobre la enseñanza de las matemáticas,soy docente de niños de 6 y 7 años de los colegios de Fe y Alegría (Perú)y me encanta enseñar,gracias por compartir algunas estrategias.

  • Muy interesante el artículo, en Argentina la educación primaria es cada día peor. Es inexplicable que existiendo este tipo de experiencias positivas no podamos incorporarlas a nuestro sistema educativo. Gracias!

  • »En la iglesia luterana, uno solo logra la salvación mediante la lectura de las sagradas escrituras»

    Esto no es enteramente cierto. La iglesia luterana hace enfasis en el conocimineto y lectura de las escrituras como revelación de Dios al ser humano pero la salvación se obtiene por gracia de Dios mediante la fé en Jesucristo como redentor.

  • Soy maestra y me gustaria buscar una forma de enseñar a mis chicos y siempre he querido saber como hacen los filandese para enseñar a leer y escribir.Los felicito.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *