16 de mayo 2011    /   CREATIVIDAD
por
 

Lee Ranaldo y la horca que ahoga al sonido

16 de mayo 2011    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image


Si ven a un tipo golpeando una guitarra Fender con unas baquetas, pensarán que anda un pelín desencaminado, que alguien le contó mal cómo va esto de la música. Sin embargo, y teniendo en cuenta que Lee Ranaldo, guitarrista de Sonic Youth, ha discurrido siempre por los derroteros por los que ha discurrido, la cosa no parece tan extraña.
Lee Ranaldo no fue al Festival de Acción Artística SOS 4.8 de Murcia a dar un concierto. O casi. Las cortinas sonoras de Ranaldo, que son consecuencia de un cuarto de siglo de trabajo con la banda que comparte con Kim Gordon, Thurston Moore y Steve Shelley, establecen el escenario de historias de carreteras desérticas y ambientes polvorientos, de noches decadentes en La Vegas o cálidas puestas de sol en California. Sin embargo, es la palabra -hablada en este caso-, la que es el centro de la actuación de Ranaldo.

El guitarrista fue a Murcia a formar parte de la sección Voces, a mostrar un poemario que, sobre el escenario se desgranó tras el amenazante y eterno abanico de los efectos conseguidos por una guitarra literalmente ahorcada del techo del auditorio del recinto ferial La Fica, y frente a proyecciones con reminiscencias vintage que remitían a la psicodelia de hace casi medio siglo.
La propuesta de Ranaldo se aleja de lo cómodo, de lo convencional y posiciona al SOS 4.8 en un lugar que, en este momento, no ocupa ningún otro festival, en un lugar en el los grandes conciertos son el centro, es cierto, pero sólo una parte de una vasta oferta de contenidos poco trillados que pasa por la el espacio artístico Mustang o una sala llena de vinilos de esos que ya sobraban en casa hace 30 años y que encerraban temas que rozaban el ridículo. Allí estaban esos discos para que cualquiera que tuviera la falta de escrúpulos suficientes, los hiciera sonar.



Si ven a un tipo golpeando una guitarra Fender con unas baquetas, pensarán que anda un pelín desencaminado, que alguien le contó mal cómo va esto de la música. Sin embargo, y teniendo en cuenta que Lee Ranaldo, guitarrista de Sonic Youth, ha discurrido siempre por los derroteros por los que ha discurrido, la cosa no parece tan extraña.
Lee Ranaldo no fue al Festival de Acción Artística SOS 4.8 de Murcia a dar un concierto. O casi. Las cortinas sonoras de Ranaldo, que son consecuencia de un cuarto de siglo de trabajo con la banda que comparte con Kim Gordon, Thurston Moore y Steve Shelley, establecen el escenario de historias de carreteras desérticas y ambientes polvorientos, de noches decadentes en La Vegas o cálidas puestas de sol en California. Sin embargo, es la palabra -hablada en este caso-, la que es el centro de la actuación de Ranaldo.

El guitarrista fue a Murcia a formar parte de la sección Voces, a mostrar un poemario que, sobre el escenario se desgranó tras el amenazante y eterno abanico de los efectos conseguidos por una guitarra literalmente ahorcada del techo del auditorio del recinto ferial La Fica, y frente a proyecciones con reminiscencias vintage que remitían a la psicodelia de hace casi medio siglo.
La propuesta de Ranaldo se aleja de lo cómodo, de lo convencional y posiciona al SOS 4.8 en un lugar que, en este momento, no ocupa ningún otro festival, en un lugar en el los grandes conciertos son el centro, es cierto, pero sólo una parte de una vasta oferta de contenidos poco trillados que pasa por la el espacio artístico Mustang o una sala llena de vinilos de esos que ya sobraban en casa hace 30 años y que encerraban temas que rozaban el ridículo. Allí estaban esos discos para que cualquiera que tuviera la falta de escrúpulos suficientes, los hiciera sonar.


Compártelo twitter facebook whatsapp
Slowdown Studio: el arte que te seca en verano y te arropa en invierno
Tina Paterson recupera el Madrid de ayer en una colección de elegantes ilustraciones
Píxeles y musas: así funciona la creatividad en los videojuegos
Estos números bailan rap
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Publicidad