24 de enero 2017    /   DIGITAL
por
 

‘Legends of Hemato’: storytelling colaborativo para crear un relato épico desternillante

24 de enero 2017    /   DIGITAL     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

«Estás desayunando. Llaman a la puerta de tu casa. Miras por la mirilla. Es… tu madre».

Así empieza Legends of Hemato, que su creador define como “videojuego interactivo social español”. O deberíamos decir uno de sus creadores, porque la historia que se esconde detrás de ya casi un centenar de tuits no ha nacido sólo del ingenio de Miguel Ángel López, más conocido como El Hematocrítico, sino también del de miles de personas que participan en las microencuestas que crea el humorista.

Ellos decidieron que fuera la madre lo que el protagonista (que es cada lector, porque la leyenda está narrada en primera persona) viera al asomarse por la mirilla, y no un fantasma, un ovni o un hada, que eran las otras opciones propuestas por el autor. Un formato de ‘elige tu propia aventura’ que a muchos les traerá buenos recuerdos de esos libros que devoraban en los 90.

hematocrítico

Foto: yofuiaegb.com

La historia comenzó el 2 de enero. El día 3, Hemato (como le llaman cariñosamente sus seguidores) ya sabía que tenía entre manos algo grande. «¡Le vi las posibilidades de diversión enseguida!», asegura. «Ya me han explicado que esto no lo he inventado yo, claro», añade; aludiendo a otros proyectos similares. Por ejemplo, este en el que se puede elegir una aventura saltando de un perfil a otro de Twitter; o este otro, que propone continuar la historia dejando un comentario. El uso de encuestas de Twitter agiliza mucho el juego.

Tres semanas después de ese arranque, Legends of Hemato está lejos de ser un relato costumbrista: ya tiene portales tridimensionales, amazonas, ejércitos de hermanas genéticamente perfectas, dragones, oráculos y minotauras húngaras, entre otros muchos personajes.

Miguel Ángel López utiliza las posibilidades de storytelling de internet de forma magistral. Por ejemplo, el multicanal: muchos espectadores veían el programa de televisión Top Chef sólo por el placer de consultar las ocurrencias que El Hematocrítico y su cohorte de seguidores iban escribiendo con el hashtag que inventaba el humorista para cada capítulo.

El tema de las encuestas en Twitter es caballo ganador porque, según explica López, «muchas veces respondes automáticamente a las encuestas que aparecen». En la época de las prisas, somos partidarios del clic fácil, y más si lo que se nos presenta es una pregunta divertida seguida de opciones locas. Cada vez que Hemato hace una pregunta de Legends, la encuesta recibe hasta 1.500 respuestas.

Entre la guasa de Legends of Hemato asoma una historia con sentido: «Ese es el objetivo principal, que en medio de toda la locura que hay por culpa de las decisiones aleatorias –las mías y las de los seguidores– exista algo parecido a una coherencia narrativa. Tengo un par de sorpresas guardadas en la manga».

El objetivo es que en medio de toda la locura exista algo parecido a una coherencia narrativa

La conversación que se crea alrededor de cada una de sus ocurrencias aporta mucha calidad al asunto. Sus seguidores son también gente ingeniosa, amantes del humor sencillo e inteligente. «Son bastante buena gente, la verdad. Las reacciones que recibo en internet suelen ser en un 99% positivas, cosa rarísima para lo que soy consciente que existe por ahí», dice él, que no deja de sorprenderse por cómo le siguen «en las movidas más raras» que se le ocurren. «Que la gente empatice con la Minotaura Húngara o los Elfos Gallegos, combinaciones de palabras aleatorias que he elegido porque me hace gracia cómo suenan, me parece precioso y emocionante».

El día anterior a empezar Legends no se le había pasado por la cabeza hacer un juego colectivo con este formato, así que está seguro de que en las redes sociales «quedan posibilidades para hacer el memo casi infinitas».

Él, que tantas veces ha sido trendic topic gracias a las locuras más variadas (su ‘cruzada’ para conseguir ser community manager de la Policía, su uso del hashtag irónico #XulioFerreiroDimisión y muchas otras) sabe mejor que nadie de qué depende que una idea conecte con el público en internet: «las que tienen éxito son las que hacen que la gente se lo pase mejor. Hay demasiada gente intentando epatar en las redes sociales, impresionar o presumir de malote. Yo creo que a mí me va bien porque lo que intento es que la gente se divierta. Yo disfruto haciendo que la gente se lo pase bien, así de naif».

En las redes quedan posibilidades casi infinitas para hacer el memo.

El Hematocrítico ha llevado al papel libros como Drama en el portal y El hematocrítico de arte, que empezaron en internet. Preguntado sobre si Legends of Hemato podría ser trasladado a un formato físico algún día, su confusión es total: «No puedo ni imaginar cómo sería ese producto, la verdad. Pero YO QUÉ SÉ. YO QUÉ SÉ».

En la «vida real», Miguel Ángel López es maestro de Educación Infantil. «Yo creo que soy bastante así, como me muestro en redes. He elegido ser maestro porque me encanta tratar con niños, y eso es parte de mi personalidad. El tipo de humor que hago es el que me gusta consumir». Se refiere a un humor cargado de ironía pero exento en su mayor parte de cuestiones no aptas para menores. Raras veces se encontrarán en sus perfiles referencias sexuales o palabras malsonantes.

Su profesión interfiere ligeramente en su actividad en internet: «Ahora tengo padres de alumnos abiertamente seguidores y me da apuro contar libremente anécdotas de mis alumnos como contaba antes. Me las guardo en la nevera y las contaré con años de distancia», indica.

Cada día, dedica un par de horas a sus labores «hematocríticas». La parte remunerada le ocupa bastante tiempo: tiene secciones en revistas (por ejemplo, su proyecto Liopardo para Atresmedia), pero siempre está haciendo cosas «porque sí» para todo el mundo. «Es que me encanta», justifica.

En internet todo se difunde como la pólvora y no todo el mundo cita apropiadamente las fuentes, pero el tema de los derechos de autor no le preocupa especialmente. «Nunca he tenido problemas en ese aspecto, la verdad. Los cabronazis existen y me parece indigno que se aprovechen así del ingenio de los demás, pero es todo relativo».

El Hematocrítico ha construido un lenguaje propio, característico y muy reconocible. Se inventa palabras, como «tróspido», que se ha hecho tan popular que no sería raro verla incluida en el diccionario de la Real Academia Española; o construcciones atípicas COMO.USAR.ASÍ.LAS.MAYÚSCULAS. Se lo puede permitir porque su escritura es excelente. Él lo justifica así: «Me encantan las licencias, vivan las licencias. Las posibilidades expresivas de utilizar mayúsculas de vez en cuando son muy divertidas y NO. PUEDO.PARAR.».

¿Cuándo acabará Legends of Hemato? Su respuesta es tajante: «NO TENGO NI IDEA».


El ‘fan art’ de las Hermanas Trueno que encabeza este post es obra de @manuelbartual

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

«Estás desayunando. Llaman a la puerta de tu casa. Miras por la mirilla. Es… tu madre».

Así empieza Legends of Hemato, que su creador define como “videojuego interactivo social español”. O deberíamos decir uno de sus creadores, porque la historia que se esconde detrás de ya casi un centenar de tuits no ha nacido sólo del ingenio de Miguel Ángel López, más conocido como El Hematocrítico, sino también del de miles de personas que participan en las microencuestas que crea el humorista.

Ellos decidieron que fuera la madre lo que el protagonista (que es cada lector, porque la leyenda está narrada en primera persona) viera al asomarse por la mirilla, y no un fantasma, un ovni o un hada, que eran las otras opciones propuestas por el autor. Un formato de ‘elige tu propia aventura’ que a muchos les traerá buenos recuerdos de esos libros que devoraban en los 90.

hematocrítico

Foto: yofuiaegb.com

La historia comenzó el 2 de enero. El día 3, Hemato (como le llaman cariñosamente sus seguidores) ya sabía que tenía entre manos algo grande. «¡Le vi las posibilidades de diversión enseguida!», asegura. «Ya me han explicado que esto no lo he inventado yo, claro», añade; aludiendo a otros proyectos similares. Por ejemplo, este en el que se puede elegir una aventura saltando de un perfil a otro de Twitter; o este otro, que propone continuar la historia dejando un comentario. El uso de encuestas de Twitter agiliza mucho el juego.

Tres semanas después de ese arranque, Legends of Hemato está lejos de ser un relato costumbrista: ya tiene portales tridimensionales, amazonas, ejércitos de hermanas genéticamente perfectas, dragones, oráculos y minotauras húngaras, entre otros muchos personajes.

Miguel Ángel López utiliza las posibilidades de storytelling de internet de forma magistral. Por ejemplo, el multicanal: muchos espectadores veían el programa de televisión Top Chef sólo por el placer de consultar las ocurrencias que El Hematocrítico y su cohorte de seguidores iban escribiendo con el hashtag que inventaba el humorista para cada capítulo.

El tema de las encuestas en Twitter es caballo ganador porque, según explica López, «muchas veces respondes automáticamente a las encuestas que aparecen». En la época de las prisas, somos partidarios del clic fácil, y más si lo que se nos presenta es una pregunta divertida seguida de opciones locas. Cada vez que Hemato hace una pregunta de Legends, la encuesta recibe hasta 1.500 respuestas.

Entre la guasa de Legends of Hemato asoma una historia con sentido: «Ese es el objetivo principal, que en medio de toda la locura que hay por culpa de las decisiones aleatorias –las mías y las de los seguidores– exista algo parecido a una coherencia narrativa. Tengo un par de sorpresas guardadas en la manga».

El objetivo es que en medio de toda la locura exista algo parecido a una coherencia narrativa

La conversación que se crea alrededor de cada una de sus ocurrencias aporta mucha calidad al asunto. Sus seguidores son también gente ingeniosa, amantes del humor sencillo e inteligente. «Son bastante buena gente, la verdad. Las reacciones que recibo en internet suelen ser en un 99% positivas, cosa rarísima para lo que soy consciente que existe por ahí», dice él, que no deja de sorprenderse por cómo le siguen «en las movidas más raras» que se le ocurren. «Que la gente empatice con la Minotaura Húngara o los Elfos Gallegos, combinaciones de palabras aleatorias que he elegido porque me hace gracia cómo suenan, me parece precioso y emocionante».

El día anterior a empezar Legends no se le había pasado por la cabeza hacer un juego colectivo con este formato, así que está seguro de que en las redes sociales «quedan posibilidades para hacer el memo casi infinitas».

Él, que tantas veces ha sido trendic topic gracias a las locuras más variadas (su ‘cruzada’ para conseguir ser community manager de la Policía, su uso del hashtag irónico #XulioFerreiroDimisión y muchas otras) sabe mejor que nadie de qué depende que una idea conecte con el público en internet: «las que tienen éxito son las que hacen que la gente se lo pase mejor. Hay demasiada gente intentando epatar en las redes sociales, impresionar o presumir de malote. Yo creo que a mí me va bien porque lo que intento es que la gente se divierta. Yo disfruto haciendo que la gente se lo pase bien, así de naif».

En las redes quedan posibilidades casi infinitas para hacer el memo.

El Hematocrítico ha llevado al papel libros como Drama en el portal y El hematocrítico de arte, que empezaron en internet. Preguntado sobre si Legends of Hemato podría ser trasladado a un formato físico algún día, su confusión es total: «No puedo ni imaginar cómo sería ese producto, la verdad. Pero YO QUÉ SÉ. YO QUÉ SÉ».

En la «vida real», Miguel Ángel López es maestro de Educación Infantil. «Yo creo que soy bastante así, como me muestro en redes. He elegido ser maestro porque me encanta tratar con niños, y eso es parte de mi personalidad. El tipo de humor que hago es el que me gusta consumir». Se refiere a un humor cargado de ironía pero exento en su mayor parte de cuestiones no aptas para menores. Raras veces se encontrarán en sus perfiles referencias sexuales o palabras malsonantes.

Su profesión interfiere ligeramente en su actividad en internet: «Ahora tengo padres de alumnos abiertamente seguidores y me da apuro contar libremente anécdotas de mis alumnos como contaba antes. Me las guardo en la nevera y las contaré con años de distancia», indica.

Cada día, dedica un par de horas a sus labores «hematocríticas». La parte remunerada le ocupa bastante tiempo: tiene secciones en revistas (por ejemplo, su proyecto Liopardo para Atresmedia), pero siempre está haciendo cosas «porque sí» para todo el mundo. «Es que me encanta», justifica.

En internet todo se difunde como la pólvora y no todo el mundo cita apropiadamente las fuentes, pero el tema de los derechos de autor no le preocupa especialmente. «Nunca he tenido problemas en ese aspecto, la verdad. Los cabronazis existen y me parece indigno que se aprovechen así del ingenio de los demás, pero es todo relativo».

El Hematocrítico ha construido un lenguaje propio, característico y muy reconocible. Se inventa palabras, como «tróspido», que se ha hecho tan popular que no sería raro verla incluida en el diccionario de la Real Academia Española; o construcciones atípicas COMO.USAR.ASÍ.LAS.MAYÚSCULAS. Se lo puede permitir porque su escritura es excelente. Él lo justifica así: «Me encantan las licencias, vivan las licencias. Las posibilidades expresivas de utilizar mayúsculas de vez en cuando son muy divertidas y NO. PUEDO.PARAR.».

¿Cuándo acabará Legends of Hemato? Su respuesta es tajante: «NO TENGO NI IDEA».


El ‘fan art’ de las Hermanas Trueno que encabeza este post es obra de @manuelbartual

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Chucho McMemo o cómo vivir de tu mascota en internet
Hacia el onanismo liberal: así trabajan los ‘riders’ del porno
Esta muñeca ha sido prohibida en Alemania por espiar a los niños
Mandanga Mondays: encuestas delirantes para aliviar la amargura de los lunes
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 2
  • ¡Qué buen artículo! A pesar de seguir a Hematocrítico por su proyecto de intervención humorística con el arte clásico en Tumblr, no tenía idea del que ha desarrollado en Twitter. Por otro lado, y quizá por clavada, sólo quiero comentar que el uso de las mayúsculas DE.ESTE.MODO no se originó con sus actualizaciones (como se deja entender en los párrafos finales de este texto), sino que ya son parte del lenguaje del Internet y sus recovecos, desde hace bastantes años, y siempre son buen remate para la intensidad de una frase. FUNCIONA.CADA.MALDITA.VEZ. ¡Saludos!

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies