fbpx
16 de diciembre 2013    /   CREATIVIDAD
por
 

Letreros de negocios que no existen

16 de diciembre 2013    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Hay un lugar imaginario en el que los comercios lucen carteles con nombres como corazonería, excusería, putas e hijos o mariconería. Las palabras que decoran sus fachadas están pintadas y elaboradas a mano como las tiendas de antaño.

Hace unos meses, estos establecimientos dejaron de habitar el terreno de la ficción y se hicieron realidad. Cartel Cartelería es un proyecto de la ilustradora Tuchi Yayayay y el director de arte Guillermo Frank, que consiste en diseñar señales de negocios inventados para que cualquiera que lo desee los traslade a su pared.

“Siempre nos han gustado mucho las señales hechas a mano. Las admiramos por las ciudades. En lugar de esperar un encargo, decidimos hacer nuestros propios letreros”, explica Frank.

tumblr_mugll0FiLk1skvhrfo1_1280

La inspiración para cada una de ellas parte de 40 relatos cortos enviados con celeridad a los buzones de entrada de Yayayay y Frank. Su razón de ser parte de pequeños relatos de ficción que explican la elección del nombre.

1excuseria

Modales surge de un escrito por Eduardo Vea (colaborador habitual de Yorokobu) que cuenta la historia de Don Francisco Gutiérrez Herschsfield. Un hombre que, a pesar de ser huérfano, llegó a formar parte de la alta alcurnia jerezana a principios de los 70 y que despacha modales en su tienda:

modalesweb

“Don Francisco, hombre culto donde los hubo, regalaba modales en un local de la calle Garrochistas de Bailén. -Las buenas formas no se enseñan ni se estudian, las buenas maneras se regalan y se reciben como un DON -comentaba siempre Don Francisco”, reza la historia.

Excuserías, en cambio, tiene un origen más casual que surge de la tardanza en mandar el relato de Peio Azkoaga. Su email pide perdón por no haber podido enviarlo a tiempo, un explicación que se convierte en el pretexto para crear esta señal.

tumblr_mxaf3ktHMS1skvhrfo1_r1_1280

Y así 8 carteles en total conforman la primera edición de Cartel Cartelería, que no está dispuesto a dejar que lo racional se interponga con su deseo de llenar las paredes de sus señales imaginarias.

tumblr_mxaf3zGlv51skvhrfo1_r1_1280

tumblr_mxp0usQUer1skvhrfo1_r2_1280
tumblr_mxkdp8D4xK1r02vw7o1_1280

Hay un lugar imaginario en el que los comercios lucen carteles con nombres como corazonería, excusería, putas e hijos o mariconería. Las palabras que decoran sus fachadas están pintadas y elaboradas a mano como las tiendas de antaño.

Hace unos meses, estos establecimientos dejaron de habitar el terreno de la ficción y se hicieron realidad. Cartel Cartelería es un proyecto de la ilustradora Tuchi Yayayay y el director de arte Guillermo Frank, que consiste en diseñar señales de negocios inventados para que cualquiera que lo desee los traslade a su pared.

“Siempre nos han gustado mucho las señales hechas a mano. Las admiramos por las ciudades. En lugar de esperar un encargo, decidimos hacer nuestros propios letreros”, explica Frank.

tumblr_mugll0FiLk1skvhrfo1_1280

La inspiración para cada una de ellas parte de 40 relatos cortos enviados con celeridad a los buzones de entrada de Yayayay y Frank. Su razón de ser parte de pequeños relatos de ficción que explican la elección del nombre.

1excuseria

Modales surge de un escrito por Eduardo Vea (colaborador habitual de Yorokobu) que cuenta la historia de Don Francisco Gutiérrez Herschsfield. Un hombre que, a pesar de ser huérfano, llegó a formar parte de la alta alcurnia jerezana a principios de los 70 y que despacha modales en su tienda:

modalesweb

“Don Francisco, hombre culto donde los hubo, regalaba modales en un local de la calle Garrochistas de Bailén. -Las buenas formas no se enseñan ni se estudian, las buenas maneras se regalan y se reciben como un DON -comentaba siempre Don Francisco”, reza la historia.

Excuserías, en cambio, tiene un origen más casual que surge de la tardanza en mandar el relato de Peio Azkoaga. Su email pide perdón por no haber podido enviarlo a tiempo, un explicación que se convierte en el pretexto para crear esta señal.

tumblr_mxaf3ktHMS1skvhrfo1_r1_1280

Y así 8 carteles en total conforman la primera edición de Cartel Cartelería, que no está dispuesto a dejar que lo racional se interponga con su deseo de llenar las paredes de sus señales imaginarias.

tumblr_mxaf3zGlv51skvhrfo1_r1_1280

tumblr_mxp0usQUer1skvhrfo1_r2_1280
tumblr_mxkdp8D4xK1r02vw7o1_1280

Compártelo twitter facebook whatsapp
¿Cómo serán las banderas que enarbolarán (o no) las próximas generaciones?
Los trapos para pan de toda la vida, con dibujos de ilustradores
Hybrid Festival lleva el arte a mercados y hoteles
The Unseen: prendas que cambian de color según el estado de ánimo
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 10
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *