fbpx
10 de febrero 2016    /   IDEAS
por
 

Los libros para colorear que enamoraron a los EEUU de los 60

10 de febrero 2016    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Vivimos tiempos blandengues. Dicen que Peter Pan se ha apropiado de los gustos de los adultos. Les encanta montar ligas de Lego, ir a campamentos de verano y los libros de colorear. La prueba está en el ranking de los más vendidos en Amazon en 2015. Esta lista incluye varias obras para pintar. Dicen calman los arrebatos de nostalgia y alivian el estrés.

Los libros de adultos para colorear existen desde mediados del siglo pasado, pero entonces no invitaban a pasar el rato entre flores y animales, como el actual Secret Garden, de Johanna Basford, que ha vendido más de un millón de copias en todo el mundo.

En la década de los 60, esos libros tenían otras intenciones. Eran satíricos y subversivos. Se reían de las neurosis de la época, según New Republic. De la seguridad nacional, de los comunistas, de los que temían a los comunistas, del sexo y de las enfermedades mentales.

Khrushchev’s Top Secret Coloring Book: Your First Red Reader caricaturizaba a los políticos soviéticos y el modo de vida de los países comunistas. John Birch Society Coloring Book ridiculizaba las historias que contaban los ideólogos de las teorías conspiratorias. Los autores se reían del miedo y el alarmismo que tanto gusta en Estados Unidos. Y así, en una de sus páginas completamente en blanco, preguntaban: «¿Cuántos comunistas puedes descubrir en esta imagen? Yo veo 11. Encontrarlos requiere práctica».

En 1962 apareció un libro que enamoró a los estadounidenses. Por primera vez en la historia podían colorear la vida de un presidente y eso hicieron en las páginas de JFK Coloring Book. La obra, con dibujos del caricaturista Mort Drucker y textos de los comediantes Paul Laikin, Rochelle Davis y Jackie Kannon, encabezó la lista de ventas de libros de no ficción de The New York Times.

Estos volúmenes eran un filón. Ese año vendieron obras para el público jabato por más de un millón de dólares. El gusto por pintar políticos nunca volvió a dar tanto de sí, según un artículo de Smithsonian, pero hoy aún quedan adeptos. En algún hogar del mundo puede que ahora mismo alguien esté poniendo verde a dos candidatos a la presidencia de EEUU: Hillary Clinton y Donald Trump.

Pero al principio de todo, antes incluso del interés por entintar políticos, apareció un libro que pretendía pellizcar el pensamiento: The Executive Coloring Book. En 1961, los publicitarios Marcie Hans, Dennis Altman y Martin A. Cohen publicaron una obra para ejecutivos en la que invitaban a colorear un día de trabajo de un hombre de negocios. Aunque el verdadero propósito nunca fue ese. Los autores no tenían ningún interés en que un adulto pasara la tarde rayando esas hojas. Lo que pretendían era hacer sátira política para agitar el conformismo cotidiano de los estadounidenses. En septiembre de 1962, The Daily Illini dijo lo que todos ya sabían: nadie esperaba encontrar a un adulto coloreando esos dibujos. En ese artículo, rescatado por New Republic, escribieron que las viñetas solo eran «para mirar y reír».

El libro arrancaba con esta frase: ‘A Coloring Book for Executives’ (un libro para colorear destinado a ejecutivos). Eran los años de Mad Men. Un ejecutivo se levantó de la cama y, todavía en calzones, dijo: «Este soy yo. Soy un ejecutivo. Los ejecutivos son importantes. Ellos van a oficinas importantes y hacen cosas importantes. Colorea mi ropa interior».

libro para colorear ejecutivos

«Esta es mi chaqueta. Coloréala gris o perderé mi empleo».

libros de ejecutivos para colorear

«Esta es mi maleta. Me ayuda a que la gente sepa que soy un ejecutivo. Hace que parezca eficiente. Organizado. Competente. Me pregunto si se abre».

libro ejecutivo para colorear

«Este es mi tren. Me lleva a la oficina todos los días. Conoces a gente muy interesante en el tren. Píntalos a todos de gris».

libro para colorear ejecutivos

«Este es mi ascensor. Me eleva hacia lo alto. Hay otros individuos que no son ejecutivos junto a mí. Son buena gente pero no me gustaría que mi hija se casara con alguno de ellos».

Captura de pantalla 2016-02-10 a las 13.07.45

«Este es el presidente de mi compañía. Me odia. Me insulta pero me da muchos incentivos. Mi esposa lo llama ‘papa’».

Captura de pantalla 2016-02-10 a las 13.10.53

«Esta es mi secretaria. La odio. Es mezquina. Antes tenía a una mujer dulce y amable. Pero mi mujer llamó a su papa».

Captura de pantalla 2016-02-10 a las 13.14.13

«Esta es mi mujer».

Captura de pantalla 2016-02-10 a las 13.14.29

«Esta es el comedor de mi empresa. A veces paso por ahí y sonrío a mis empleados. «Hola, empleados», dice mi sonrisa. «Soy uno de vosotros». Nunca he comido ahí».

Captura de pantalla 2016-02-10 a las 13.15.06

«Este es un cliente. Huele mal. Tiene dinero para gastar. Me cae bien».

Captura de pantalla 2016-02-10 a las 13.15.56

Vivimos tiempos blandengues. Dicen que Peter Pan se ha apropiado de los gustos de los adultos. Les encanta montar ligas de Lego, ir a campamentos de verano y los libros de colorear. La prueba está en el ranking de los más vendidos en Amazon en 2015. Esta lista incluye varias obras para pintar. Dicen calman los arrebatos de nostalgia y alivian el estrés.

Los libros de adultos para colorear existen desde mediados del siglo pasado, pero entonces no invitaban a pasar el rato entre flores y animales, como el actual Secret Garden, de Johanna Basford, que ha vendido más de un millón de copias en todo el mundo.

En la década de los 60, esos libros tenían otras intenciones. Eran satíricos y subversivos. Se reían de las neurosis de la época, según New Republic. De la seguridad nacional, de los comunistas, de los que temían a los comunistas, del sexo y de las enfermedades mentales.

Khrushchev’s Top Secret Coloring Book: Your First Red Reader caricaturizaba a los políticos soviéticos y el modo de vida de los países comunistas. John Birch Society Coloring Book ridiculizaba las historias que contaban los ideólogos de las teorías conspiratorias. Los autores se reían del miedo y el alarmismo que tanto gusta en Estados Unidos. Y así, en una de sus páginas completamente en blanco, preguntaban: «¿Cuántos comunistas puedes descubrir en esta imagen? Yo veo 11. Encontrarlos requiere práctica».

En 1962 apareció un libro que enamoró a los estadounidenses. Por primera vez en la historia podían colorear la vida de un presidente y eso hicieron en las páginas de JFK Coloring Book. La obra, con dibujos del caricaturista Mort Drucker y textos de los comediantes Paul Laikin, Rochelle Davis y Jackie Kannon, encabezó la lista de ventas de libros de no ficción de The New York Times.

Estos volúmenes eran un filón. Ese año vendieron obras para el público jabato por más de un millón de dólares. El gusto por pintar políticos nunca volvió a dar tanto de sí, según un artículo de Smithsonian, pero hoy aún quedan adeptos. En algún hogar del mundo puede que ahora mismo alguien esté poniendo verde a dos candidatos a la presidencia de EEUU: Hillary Clinton y Donald Trump.

Pero al principio de todo, antes incluso del interés por entintar políticos, apareció un libro que pretendía pellizcar el pensamiento: The Executive Coloring Book. En 1961, los publicitarios Marcie Hans, Dennis Altman y Martin A. Cohen publicaron una obra para ejecutivos en la que invitaban a colorear un día de trabajo de un hombre de negocios. Aunque el verdadero propósito nunca fue ese. Los autores no tenían ningún interés en que un adulto pasara la tarde rayando esas hojas. Lo que pretendían era hacer sátira política para agitar el conformismo cotidiano de los estadounidenses. En septiembre de 1962, The Daily Illini dijo lo que todos ya sabían: nadie esperaba encontrar a un adulto coloreando esos dibujos. En ese artículo, rescatado por New Republic, escribieron que las viñetas solo eran «para mirar y reír».

El libro arrancaba con esta frase: ‘A Coloring Book for Executives’ (un libro para colorear destinado a ejecutivos). Eran los años de Mad Men. Un ejecutivo se levantó de la cama y, todavía en calzones, dijo: «Este soy yo. Soy un ejecutivo. Los ejecutivos son importantes. Ellos van a oficinas importantes y hacen cosas importantes. Colorea mi ropa interior».

libro para colorear ejecutivos

«Esta es mi chaqueta. Coloréala gris o perderé mi empleo».

libros de ejecutivos para colorear

«Esta es mi maleta. Me ayuda a que la gente sepa que soy un ejecutivo. Hace que parezca eficiente. Organizado. Competente. Me pregunto si se abre».

libro ejecutivo para colorear

«Este es mi tren. Me lleva a la oficina todos los días. Conoces a gente muy interesante en el tren. Píntalos a todos de gris».

libro para colorear ejecutivos

«Este es mi ascensor. Me eleva hacia lo alto. Hay otros individuos que no son ejecutivos junto a mí. Son buena gente pero no me gustaría que mi hija se casara con alguno de ellos».

Captura de pantalla 2016-02-10 a las 13.07.45

«Este es el presidente de mi compañía. Me odia. Me insulta pero me da muchos incentivos. Mi esposa lo llama ‘papa’».

Captura de pantalla 2016-02-10 a las 13.10.53

«Esta es mi secretaria. La odio. Es mezquina. Antes tenía a una mujer dulce y amable. Pero mi mujer llamó a su papa».

Captura de pantalla 2016-02-10 a las 13.14.13

«Esta es mi mujer».

Captura de pantalla 2016-02-10 a las 13.14.29

«Esta es el comedor de mi empresa. A veces paso por ahí y sonrío a mis empleados. «Hola, empleados», dice mi sonrisa. «Soy uno de vosotros». Nunca he comido ahí».

Captura de pantalla 2016-02-10 a las 13.15.06

«Este es un cliente. Huele mal. Tiene dinero para gastar. Me cae bien».

Captura de pantalla 2016-02-10 a las 13.15.56

Compártelo twitter facebook whatsapp
Cien años después del primer español moderno
Una plataforma para que los artistas vivan a sueldo de sus fans
¿Para qué sirve el arte?
Un bosque para rehabilitar presos
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 5
  • Hola, me llamo Santiago de Argentina. Empeze a leer yorokobu hace alrededor de 2 años ya y es una de mis revistas o Web en mi caso preferida. Nunca habia comentado nada pero bueno queria hacer una aclaracion.
    El articulo esta genial pero hay una parte, esta —->«Esta es el comedor de mi empresa. A veces paso por ahí y sonrío a mis empleados. “Hola, empleados”, les digo con una sonrisa. “Soy uno de vosotros”. Nunca he comido ahí» que esta mal traducida. lo que dice la imagen es: «Este es el comedor de mi empresa. A veces paso por ahí y sonrío a mis empleados. “Hola, empleados”, les dice mi sonrisa, “Soy uno de vosotros”. Nunca he comido ahí»

  • «Esta es mi secretaria. La odio. Es mezquina. Antes tenía a una mujer dulce y amable. Pero mi mujer la llamaba ‘papa’». Eso está mal traducido, la última frase es: «Pero mi mujer llamó a su papá». no tiene ni pies ni cabeza como lo habéis traducido vosotros.

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *