8 de junio 2012    /   CREATIVIDAD
por
 

Libros escritos en tela

8 de junio 2012    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista On fire haciendo clic aquí.

Entre el libro y la tela hay un espacio remoto donde trabaja Crudo. Este colectivo artístico considera el libro como un medio de expresión con posibilidades infinitas. “El libro”, dicen, “al liberarse del soporte tradicional, es capaz de ofrecer un discurso plástico diferente”. Una vez rotas las cadenas de lo clásico y lo habitual, entran Carol Galiñanes y Bengoa Vázquez a “explorar su potencialidad táctil a partir del contraste entre un contenido potente y un acabado delicado”.

Este colectivo, y a la vez su estudio de diseño, se fijó en esa puerta de escape que tienen los libros para dejar de ser lo que han sido siempre y convertirse en un objeto artístico. Dejan, para ello, el papel y trabajan en tela.

En este material Crudo ha hecho una revista y un libro. La primera es, más bien, un artzine (ni revista ni fanzine). Se llama Cuarto y 1/2 y está formada por 50 unidades que cuentan lo mismo, pero que ninguna es exactamente igual a otra porque cada ejemplar está intervenido a mano y ha sido imprimido digitalmente sobre distintas telas en casa.

El artzine

Cuarto y 1/2 ha salido hace unas semanas a la calle. El artzine mide 5,5×4,25 cm y tiene 42 páginas. La encuadernación es cosida a máquina y en su ficha técnica hablan de este número 1 como “Crudo. Deteriorado. Dañado. Incompleto. Amputado”.

“En cada número habrá un colaborador distinto”, explica Carol Galiñanes. “En esta ocasión participa Susana Barrero Basurto. La escritora y guionista ha creado un relato basándose en los trabajos de Crudo con la intención de transmitir la filosofía del colectivo”.

El libro único

Desnudo va dentro de una maleta. El interior guarda un libro-objeto, una máquina de coser y unas etiquetas donde está escrito el poema Desnudo de Vicente Aleixandre.

En este caso es un ejemplar único. “Es una obra inacabada. El lector la completa colocando cada etiqueta junto a la ilustración del libro que desee”, especifica Galiñanes.

El libro, de 40×40 cm, está hecho por telas, pasamanería, encajes, plumas sintéticas, cartón, hilo, etiquetas de cartoncillo, la maleta y una máquina de coser.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista On fire haciendo clic aquí.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista On fire haciendo clic aquí.

Entre el libro y la tela hay un espacio remoto donde trabaja Crudo. Este colectivo artístico considera el libro como un medio de expresión con posibilidades infinitas. “El libro”, dicen, “al liberarse del soporte tradicional, es capaz de ofrecer un discurso plástico diferente”. Una vez rotas las cadenas de lo clásico y lo habitual, entran Carol Galiñanes y Bengoa Vázquez a “explorar su potencialidad táctil a partir del contraste entre un contenido potente y un acabado delicado”.

Este colectivo, y a la vez su estudio de diseño, se fijó en esa puerta de escape que tienen los libros para dejar de ser lo que han sido siempre y convertirse en un objeto artístico. Dejan, para ello, el papel y trabajan en tela.

En este material Crudo ha hecho una revista y un libro. La primera es, más bien, un artzine (ni revista ni fanzine). Se llama Cuarto y 1/2 y está formada por 50 unidades que cuentan lo mismo, pero que ninguna es exactamente igual a otra porque cada ejemplar está intervenido a mano y ha sido imprimido digitalmente sobre distintas telas en casa.

El artzine

Cuarto y 1/2 ha salido hace unas semanas a la calle. El artzine mide 5,5×4,25 cm y tiene 42 páginas. La encuadernación es cosida a máquina y en su ficha técnica hablan de este número 1 como “Crudo. Deteriorado. Dañado. Incompleto. Amputado”.

“En cada número habrá un colaborador distinto”, explica Carol Galiñanes. “En esta ocasión participa Susana Barrero Basurto. La escritora y guionista ha creado un relato basándose en los trabajos de Crudo con la intención de transmitir la filosofía del colectivo”.

El libro único

Desnudo va dentro de una maleta. El interior guarda un libro-objeto, una máquina de coser y unas etiquetas donde está escrito el poema Desnudo de Vicente Aleixandre.

En este caso es un ejemplar único. “Es una obra inacabada. El lector la completa colocando cada etiqueta junto a la ilustración del libro que desee”, especifica Galiñanes.

El libro, de 40×40 cm, está hecho por telas, pasamanería, encajes, plumas sintéticas, cartón, hilo, etiquetas de cartoncillo, la maleta y una máquina de coser.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista On fire haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
El síndrome del 'guiri'
Los 5 posts más vistos de la semana
Los carteles viejos no venden, pero expresan emociones
Chupa esta portada
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 2
  • Comentarios cerrados.

    Publicidad