fbpx
12 de marzo 2018    /   CREATIVIDAD
por
 

Cómo alcanzar la felicidad mediante las matemáticas

12 de marzo 2018    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

La matemática Lillian R. Lieber defendió en sus libros de divulgación científica que era posible conseguir la felicidad y la armonía social mediante las matemáticas.

Todo comenzó a mediados de los años 40, cuando Lieber publicó The Education of T. C. MITS, un libro dividido en 20 capítulos cuyo principal objetivo era acercar las matemáticas a la gente de la calle. De hecho, eso era lo que indicaba el «T. C. MITS» que aparece en el título, que no era otra cosa que las siglas de The Celebrated Man in The Street (algo así como «el respetado hombre de la calle»).

El libro, que iba acompañado de los dibujos realizados por Hugh Gray Lieber, esposo de la autora y responsable de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Long Island, recibió muy buena acogida. Incluso Albert Einstein tuvo elogiosas palabras hacia él: «He leído con gusto este nuevo libro. Tiene hermosos ejemplos, ilustraciones… Estoy convencido de que este original proyecto de Lieber recibirá el reconocimiento que realmente merece», declaró el científico.

Esas buenas críticas animaron a Lillian Lieber a continuar con su labor como divulgadora. Una vez retirada de la investigación y de la docencia, la autora decidió escribir más libros que presentaban las matemáticas desde un punto de vista totalmente inusual.

Para hacer sus trabajos más accesibles para el gran público, Lieber optó no solo por ilustrar los textos, sino también por escribirlos de una forma muy particular. En lugar de utilizar párrafos largos, partió las frases como si se tratase de un libro de poesía aunque no lo fuera:

This is not intended to be
free verse.
Writing each phrase on a separate line
facilitates rapid reading,
and everyone
is in a hurry
nowadays.

[Más o menos: «Esto no pretende ser / verso libre / Al escribir cada frase en una línea / Se facilita la lectura rápida / Y actualmente / Todo el mundo tiene prisa»].

Además de tratados científicos para un público académico, Lieber escribió casi 20 títulos divulgativos. Entre ellos se encuentran The Einstein theory of Relativity, Modern Mathematics for T. C. Mits, The Celebrated Man in the Street o Take a Number: Mathematics for the Two Billion. Sin embargo, el que tal vez llame más la atención es Human Values and Science, Art and Mathematics.

Publicado en 1961, en Human Values and Science, Art and Mathematics Lieber presenta las matemáticas de una forma muy novedosa, al tiempo que relaciona la disciplina con otras aparentemente lejanas como la filosofía y la ética. Un trabajo cuyo objetivo último es explicar cómo las matemáticas pueden ser una vía para lograr la felicidad.

This book is really about
Life, Liberty, and the Pursuit of Happiness,
using ideas from mathematics
to make these concepts less vague.

[«En realidad este libro va sobre / la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad / empleando ideas de las matemáticas / para hacer esos conceptos menos vagos»].

Lo primero que plantea Lieber en su texto es que la vida no es únicamente existir. La felicidad es un sentimiento, una búsqueda que va más allá de cuestiones materiales como el dinero, y que puede estar más cercana a acciones cotidianas como contemplar el paisaje.

De esta forma, la manera de percibir el mundo dependería de cada persona y las matemáticas, como creación humana, también serían reflejo de la forma de concebir el mundo de aquellos que las han desarrollado.

Eso explica también que la forma de entender el mundo no fuera la misma durante el tiempo en que se utilizaba la geometría euclidiana que a partir de 1826, cuando Nikolái Lobachevski enunció la geometría no euclidiana.

Según explica Lieber, la geometría euclidiana se basa en postulados a partir de los cuales se deben probar una serie de teorías. El problema es que, por la naturaleza del sistema, esos postulados nunca son cuestionados ni demostrados.

Por esa razón, Lieber considera que es necesario cambiar la actitud ante esos apriorismos. En lugar de considerarlos «verdades evidentes» sobre la naturaleza, deben considerarse suposiciones hechas por el ser humano para poder operar según ese sistema matemático y que pueden reflejar cómo funciona la naturaleza… o no.

Este cambio de actitud permitió que la creatividad entrase en el campo de las matemáticas y la física. Una transformación que dio lugar a la geometría en espacios tridimensionales curvos sobre la que se basa, entre otras investigaciones, la Teoría de la Relatividad de Einstein.

La negación de certezas de la geometría no euclidiana le sirvió a Lieber para relacionar las matemáticas con la ética y la libertad. Según la autora, los seres humanos necesitan libertad para crear, crecer y experimentar. Una libertad que debe ir acompañada de responsabilidad para evitar los conflictos con los demás que, evidentemente, deben disfrutar también de esa misma libertad para crear, crecer y experimentar.

A todo eso hay que añadir que esa libertad debe desarrollase sin violencia por parte de todos los implicados, igual que en el ámbito matemático conviven sin conflictos varios sistemas porque sus usuarios deben tener claro que ninguno de ellos, por sus limitaciones inherentes, permite conocer «la Verdad».

Lieber concluye que ese crecimiento fruto de la libertad será lo que permita alcanzar esa deseada felicidad. Un proceso que, advierte la autora, no está exento de dificultades. Ni más ni menos que las mismas que se plantean en una investigación matemática.

La matemática Lillian R. Lieber defendió en sus libros de divulgación científica que era posible conseguir la felicidad y la armonía social mediante las matemáticas.

Todo comenzó a mediados de los años 40, cuando Lieber publicó The Education of T. C. MITS, un libro dividido en 20 capítulos cuyo principal objetivo era acercar las matemáticas a la gente de la calle. De hecho, eso era lo que indicaba el «T. C. MITS» que aparece en el título, que no era otra cosa que las siglas de The Celebrated Man in The Street (algo así como «el respetado hombre de la calle»).

El libro, que iba acompañado de los dibujos realizados por Hugh Gray Lieber, esposo de la autora y responsable de la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Long Island, recibió muy buena acogida. Incluso Albert Einstein tuvo elogiosas palabras hacia él: «He leído con gusto este nuevo libro. Tiene hermosos ejemplos, ilustraciones… Estoy convencido de que este original proyecto de Lieber recibirá el reconocimiento que realmente merece», declaró el científico.

Esas buenas críticas animaron a Lillian Lieber a continuar con su labor como divulgadora. Una vez retirada de la investigación y de la docencia, la autora decidió escribir más libros que presentaban las matemáticas desde un punto de vista totalmente inusual.

Para hacer sus trabajos más accesibles para el gran público, Lieber optó no solo por ilustrar los textos, sino también por escribirlos de una forma muy particular. En lugar de utilizar párrafos largos, partió las frases como si se tratase de un libro de poesía aunque no lo fuera:

This is not intended to be
free verse.
Writing each phrase on a separate line
facilitates rapid reading,
and everyone
is in a hurry
nowadays.

[Más o menos: «Esto no pretende ser / verso libre / Al escribir cada frase en una línea / Se facilita la lectura rápida / Y actualmente / Todo el mundo tiene prisa»].

Además de tratados científicos para un público académico, Lieber escribió casi 20 títulos divulgativos. Entre ellos se encuentran The Einstein theory of Relativity, Modern Mathematics for T. C. Mits, The Celebrated Man in the Street o Take a Number: Mathematics for the Two Billion. Sin embargo, el que tal vez llame más la atención es Human Values and Science, Art and Mathematics.

Publicado en 1961, en Human Values and Science, Art and Mathematics Lieber presenta las matemáticas de una forma muy novedosa, al tiempo que relaciona la disciplina con otras aparentemente lejanas como la filosofía y la ética. Un trabajo cuyo objetivo último es explicar cómo las matemáticas pueden ser una vía para lograr la felicidad.

This book is really about
Life, Liberty, and the Pursuit of Happiness,
using ideas from mathematics
to make these concepts less vague.

[«En realidad este libro va sobre / la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad / empleando ideas de las matemáticas / para hacer esos conceptos menos vagos»].

Lo primero que plantea Lieber en su texto es que la vida no es únicamente existir. La felicidad es un sentimiento, una búsqueda que va más allá de cuestiones materiales como el dinero, y que puede estar más cercana a acciones cotidianas como contemplar el paisaje.

De esta forma, la manera de percibir el mundo dependería de cada persona y las matemáticas, como creación humana, también serían reflejo de la forma de concebir el mundo de aquellos que las han desarrollado.

Eso explica también que la forma de entender el mundo no fuera la misma durante el tiempo en que se utilizaba la geometría euclidiana que a partir de 1826, cuando Nikolái Lobachevski enunció la geometría no euclidiana.

Según explica Lieber, la geometría euclidiana se basa en postulados a partir de los cuales se deben probar una serie de teorías. El problema es que, por la naturaleza del sistema, esos postulados nunca son cuestionados ni demostrados.

Por esa razón, Lieber considera que es necesario cambiar la actitud ante esos apriorismos. En lugar de considerarlos «verdades evidentes» sobre la naturaleza, deben considerarse suposiciones hechas por el ser humano para poder operar según ese sistema matemático y que pueden reflejar cómo funciona la naturaleza… o no.

Este cambio de actitud permitió que la creatividad entrase en el campo de las matemáticas y la física. Una transformación que dio lugar a la geometría en espacios tridimensionales curvos sobre la que se basa, entre otras investigaciones, la Teoría de la Relatividad de Einstein.

La negación de certezas de la geometría no euclidiana le sirvió a Lieber para relacionar las matemáticas con la ética y la libertad. Según la autora, los seres humanos necesitan libertad para crear, crecer y experimentar. Una libertad que debe ir acompañada de responsabilidad para evitar los conflictos con los demás que, evidentemente, deben disfrutar también de esa misma libertad para crear, crecer y experimentar.

A todo eso hay que añadir que esa libertad debe desarrollase sin violencia por parte de todos los implicados, igual que en el ámbito matemático conviven sin conflictos varios sistemas porque sus usuarios deben tener claro que ninguno de ellos, por sus limitaciones inherentes, permite conocer «la Verdad».

Lieber concluye que ese crecimiento fruto de la libertad será lo que permita alcanzar esa deseada felicidad. Un proceso que, advierte la autora, no está exento de dificultades. Ni más ni menos que las mismas que se plantean en una investigación matemática.

Compártelo twitter facebook whatsapp
‘Periferias’: 150 historias de Ricardo Cavolo que te harán replantearte qué es «lo normal»
La rebelión de un lobby como mero lugar de paso
Si James Brown es el padrino del soul, Edward Tufte es el padrino de la infografía
Imprentas que donan material a escuelas sin recursos
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 2
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *