7 de octubre 2021    /   CREATIVIDAD
por
 

Línea 10 de Metrovalencia: la creatividad viaja en metro

7 de octubre 2021    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista de Back to haciendo clic aquí.

El metro de Valencia crece. Y lo hace con una nueva línea, la 10, que unirá el centro de Valencia con la zona de la Ciutat de les Arts i les Ciències y el barrio de Natzaret. Un total de cinco kilómetros y ocho estaciones.

Pero para su presentación no bastaba una imagen cualquiera; hacía falta una bienvenida llena de luz y de color que contagiara de optimismo a los futuros usuarios. Algo que reforzara el vínculo emocional entre las infraestructuras y los vecinos de esos barrios de Valencia, y que combinara, a su vez, a través del arte, la cultura valenciana con esas mismas infraestructuras.

Por esta razón, FGV (Ferrocarriles de la Generalitat Valenciana), organismo del que depende Metrovalencia, encargó a ocho jóvenes ilustradores crear la imagen de cada una de las estaciones de la nueva línea 10, asignándoles directamente una estación a cada uno. Y lo hizo mediante un proceso de selección en el que hubo más de 90 propuestas. Los elegidos han sido Mar Hernández ‘Malota’, Diego Blanco, Pau Valls, Irene Pérez, Víctor Visa, Ángela Fernández del Campo, Simone Virgini y Elga Fernández.

Una acción que enmarcada dentro de la candidatura València Capital Mundial del Diseño 2022, promovida por la Associació València Capital del Disseny.

DIEGO BLANCO – ALACANT

Línea 10 de Metrovalencia

Si le hubieran dejado elegir, Diego Blanco hubiera escogido también esta estación. No era una zona extraña para él ya que ahí se encuentra su tienda favorita de revelado de fotografía. «Y mucho antes, cuando llegué a esta ciudad y soñaba con ser ilustrador, me movía por esa calle para asistir a todas las inauguraciones que hacía Pepita Lumier, una galería de ilustración que por desgracia ya cerró», explica el ilustrador.

Así que, nada más saber la estación que tenía que dibujar, cogió su cámara y se pasó una mañana entera caminando por las mismas tres calles para captar los elementos de los edificios, dibujar a la gente e intentar extraer la esencia de este barrio tan influenciado por la cercanía de la Estación del Norte. «Es bastante normal encontrar viajeros y taxis, aunque también creo que la zona tiene esa esencia de barrio que a todos nos gusta, con sus pequeños comercios y vecinos paseando a sus perretes», aclara Diego Blanco.

«Desde el principio sabía que mi ilustración tenía que servir de entretenimiento a los habituales usuarios de Metrovalencia mientras esperan el transporte público. Quería hacer una escena con múltiples lecturas y detalles, llena de simpáticos personajes deambulando por la calle, numerosos objetos escondidos y pequeñas historias para que los más pequeños (y no tan pequeños) jugasen a buscar e inventar situaciones», comenta sobre su ilustración. «Por ejemplo, me encantaría que las personas que vayan a ver la ilustración buscasen la pequeña llave que abre el misterioso maletín del hombre que está sentado a la izquierda».

En cuanto a los colores, los que utiliza en este trabajo son deliberadamente vivos y luminosos, como lo son también Alicante y Valencia. «Como valenciano de adopción y amante de las naranjas, he introducido estas frutas por toda la escena, principalmente en ese camión que está a punto de causar un divertido y cítrico accidente en mitad de la calle».

SIMONE VIRGINI – MORERES

«Moreres es una zona muy tranquila, con un parque muy bonito y bastante cerca del puerto. Me gustó descubrirla». Así habla el italiano Simone Virgini de Moreres, la estación que le encargaron dibujar. Virgini llegó a Valencia para estudiar un máster de ilustración y aquí se ha quedado.

«Para hacer la ilustración me inspiré en los elementos del entorno que más llamaron mi atención cuando visité el lugar —explica—. Los altos edificios, el puente tan característico, la avenida con palmeras y el parque. Todos ellos representados en la imagen con una paleta de colores que pretende transmitir tranquilidad y calidez».

IRENE PÉREZ – QUATRE CARRERES

Al igual que Virgini, Irene Pérez no conocía muy bien la zona en la que se ubicará la estación que le habían encargado ilustrar. «Cuando me asignaron la estación de Quatre Carreres me puse a investigar bastante sobre la zona y me gustó mucho el hecho de que representa algo muy típico de Valencia, la mezcla de tradición y modernidad», explica. «En esta zona podemos encontrar desde áreas de huerta, con antiguas barracas y alquerías, así como zonas residenciales muy nuevas o la Ciudad de las Artes y las Ciencias».

En su investigación, averiguó que el nombre de esta parada hace referencia a las cuatro carreteras que sirven de aglutinante de los siete barrios que componen esta zona. Y de ahí le vino la idea de crear un personaje que las representara, «una especie de guardián que abraza esta zona tan variopinta», comenta.

Al tratarse de un área tan amplia, a Pérez no le quedó más remedio que elegir solo unos pocos elementos distintivos: la iglesia de Nuestra Señora de Monteolivete, algunos edificios nuevos, la estación de tren de Font de Sant Lluís, la famosa Ciutat de les Artes i les Ciències y alguna de las muchas barracas y huertas dispersas por la zona.

«Respecto a la paleta de colores, yo disfruto mucho trabajando con colores primarios de una forma un poco naíf», aclara. «En este caso quise limitarme a cuatro tintas más el blanco y elegir colores vivos que nos hagan pensar en el brillo de la luz valenciana y nos transmitan alegría cuando estemos en la oscuridad del metro. Respecto al estilo plano con texturas que suelo usar, quizá está influido por los carteles publicitarios litográficos de los años veinte. Soy una gran fan de los carteles antiguos».

ÁNGELA FERNÁNDEZ DEL CAMPO – OCEANOGRÀFIC

En los trabajos de Ángela Fernández del Campo, es la figura humana la que predomina. Pero para crear esta ilustración, la ilustradora madrileña tuvo que investigar sobre el fondo marino, su vegetación y su fauna, «cosa que he disfrutado mucho, y a partir de aquí siempre tendré esa conexión con esta parte de Valencia», afirma.

«En primer lugar, quería destacar el mar como un elemento característico de la ciudad de Valencia y de la estación de Oceanogràfic. Quise jugar con el orden de las cosas y hacer el imposible de ver a humanos dando un paseo por el fondo marino y disfrutando de él».

Lo que tenía claro desde el principio era que quería representar el fondo marino para este trabajo, y lo primero que se le vino a la cabeza al pensar en ello y en el Oceanogràfic fue una ballena. Así que empezó a bocetar a partir de esa primera idea.

«El formato grande para el que está pensada la ilustración me sugería una escena con muchos detalles que ir descubriendo y buscando», explica. «También en crear un juego visual pensando en quién lo vería de cerca y de lejos. Veía el fondo marino lleno de colores vivos, con algunos peces que se camuflan entre los colores de las algas, pero sobre todo lleno de colores que destacan entre azules y verdes, propios del imaginario marino. Y esto fue lo que determinó la paleta de colores».

VÍCTOR VISA – CIUTAT ARTS I CIÈNCIES/JUSTÍCIA

 Víctor Visa dice haber tenido suerte: le tocó la estación que él hubiera elegido, la de Ciutat Arts i Ciències/Justícia, ya que afirma tener mucho vínculo con ella. «Yo soy de la zona desde que nací y actualmente, ya independizado, sigo viviendo muy cerca de esta parada; aún veo la Ciudad de las Artes desde casa. Me tocó la parada de mi barrio».

La gente es la protagonista de su ilustración. «Quise destacar a las personas, el trasiego de gente que va y viene, turistas y vecinos… La gente es la protagonista de la imagen, y de fondo, la Ciudad de las Artes y las Ciencias», describe su trabajo.

«Para inspirarme, me acercaba a la zona a pasear al perro y me detenía a ver a las personas y los elementos más destacados de esa arquitectura que hemos visto tantas veces y en tantos sitios. Era importante para mí que la imagen no fuese otra más de este complejo arquitectónico», comenta.

En su trabajo para esta parada, destacan los colores azul y blanco, tan característicos de este lugar. «Sobre la arquitectura y los personajes hay un cielo nocturno lleno de referencias espaciales, estrellas y planetas que nos recuerdan que estamos hablando de la parada Ciutat Arts i Ciéncies/Justícia».

ELGA FERNÁNDEZ LAMAS- NATZARET

«La verdad es que hacer está ilustración me ha descubierto un barrio maravilloso que se mantiene en lucha, y encuentro similitudes con el barrio donde crecí en Galicia», cuenta Elga Fernández Lamas, la ilustradora que ha creado la imagen de la estación de Natzaret.

Para esta gallega, el de Natzaret es un barrio que arrastra una serie de malas políticas que lo han aislado, al que se le hacen promesas de cambio año tras año que no terminan de cumplirse. «No tengo nada que ver con la futura estación de Natzaret y te podría contar mil historias de otras paradas, pero precisamente por eso, esta parada creo que va a ser muy importante para el barrio y va a hacer que haya un mayor movimiento de personas que se animen a ir», aventura.

Durante unas cuantas mañanas, Elga Fernández visitó el barrio junto con su hija, a modo de excursión, para hacer fotos y vivir el ambiente del barrio. Y descubrió unas cuantas cosas. Por ejemplo, que el mejor pan de Valencia está en Natzaret. «Te lo digo como gallega amante del mejor pan. Natzaret es un poco como entrar en una isla. En la ilustración aparecen el mercado, una de las maravillosas panaderías, el Pont de Les Drassanes, el hospital de sangre, la antigua estación y más edificios referentes del barrio», detalla.

«La paleta de colores, surge de los colores originales del barrio, no hay mucho inventado. La verdad es que estoy muy orgullosa de haber hecho esta ilustración».

PAU VALLS – AMADO GRANET/MONTOLIVET

«Yo me encargué de la parada Amado Granell / Montolivet. Creo que de todas es la única en la que tenía que aparecer un personaje histórico. En este caso, Amado Granell, un militar republicano que participó en la liberación de París. La parada lleva su nombre porque está situada en la avenida Amado Granell, dentro del barrio de Montolivet», explica Pau Valls, el creador de la imagen de esta estación.

Pocas cosas le unían a este barrio, salvo que estuvo viviendo cerca de él durante una temporada. En el briefing se decía que, además del personaje histórico, debía incluir elementos que identificaran el barrio. «Montolivet es un barrio obrero que, a pesar de estar cerca del centro, no es una zona turística, aunque hay lugares de interés como el Museo Fallero, representado en la ilustración con la estatua de la llama que preside la entrada del museo —aclara—. Otro de los lugares emblemáticos de este barrio es la Iglesia de la Virgen y un olivo que está situado en un pequeño cruce de calles en el corazón del barrio y que recuerda el origen de su nombre».

Pero tenía claro que, además de ilustrar esos lugares característicos y más conocidos de Montolivet, quería representar de alguna manera la vida del barrio. «Por eso, en la izquierda de la ilustración he dibujado parte de la avenida Amado Granell con algunas personas paseando. Más en primer plano, otras personas están en una terraza de bar, algo también característico del barrio y de la avenida en concreto».

«A la hora de colorear, quería usar una paleta limitada, ya que sabía que iban a haber muchos elementos y quería sintetizar lo máximo posible», explica Valls. «La paleta surgió poco a poco a base de pruebas, pero sí que tenía claro desde un principio que quería que fuesen colores vivos y alegres y le dieran calidez al barrio».

MAR HERNÁNDEZ ‘MALOTA’ – RUSSAFA

Russafa es uno de los barrios emblemáticos de Valencia, explica Mar Hernández, más conocida como Malota. Ella vive muy cerca de esa zona y decidió ilustrar el Parc Central, un lugar donde va a menudo a montar en bici y a pasear.

Cuando le asignaron esta parada de la nueva línea 10, Malota empezó a investigar sobre el barrio. «Me pareció muy interesante que en sus inicios fue un gran jardín de recreo construido por Abd Allah al-Balansi en el siglo IX. La misma palabra russafa proviene del árabe y significa jardín», explica el resultado de sus investigaciones.

«Escogí una paleta en la que principalmente hay colores cálidos (rojos y amarillos) y también verdes. Creo que transmite el bienestar, la paz y la conexión con la naturaleza que se pueden encontrar en el jardín».

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista de Back to haciendo clic aquí.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista de Back to haciendo clic aquí.

El metro de Valencia crece. Y lo hace con una nueva línea, la 10, que unirá el centro de Valencia con la zona de la Ciutat de les Arts i les Ciències y el barrio de Natzaret. Un total de cinco kilómetros y ocho estaciones.

Pero para su presentación no bastaba una imagen cualquiera; hacía falta una bienvenida llena de luz y de color que contagiara de optimismo a los futuros usuarios. Algo que reforzara el vínculo emocional entre las infraestructuras y los vecinos de esos barrios de Valencia, y que combinara, a su vez, a través del arte, la cultura valenciana con esas mismas infraestructuras.

Por esta razón, FGV (Ferrocarriles de la Generalitat Valenciana), organismo del que depende Metrovalencia, encargó a ocho jóvenes ilustradores crear la imagen de cada una de las estaciones de la nueva línea 10, asignándoles directamente una estación a cada uno. Y lo hizo mediante un proceso de selección en el que hubo más de 90 propuestas. Los elegidos han sido Mar Hernández ‘Malota’, Diego Blanco, Pau Valls, Irene Pérez, Víctor Visa, Ángela Fernández del Campo, Simone Virgini y Elga Fernández.

Una acción que enmarcada dentro de la candidatura València Capital Mundial del Diseño 2022, promovida por la Associació València Capital del Disseny.

DIEGO BLANCO – ALACANT

Línea 10 de Metrovalencia

Si le hubieran dejado elegir, Diego Blanco hubiera escogido también esta estación. No era una zona extraña para él ya que ahí se encuentra su tienda favorita de revelado de fotografía. «Y mucho antes, cuando llegué a esta ciudad y soñaba con ser ilustrador, me movía por esa calle para asistir a todas las inauguraciones que hacía Pepita Lumier, una galería de ilustración que por desgracia ya cerró», explica el ilustrador.

Así que, nada más saber la estación que tenía que dibujar, cogió su cámara y se pasó una mañana entera caminando por las mismas tres calles para captar los elementos de los edificios, dibujar a la gente e intentar extraer la esencia de este barrio tan influenciado por la cercanía de la Estación del Norte. «Es bastante normal encontrar viajeros y taxis, aunque también creo que la zona tiene esa esencia de barrio que a todos nos gusta, con sus pequeños comercios y vecinos paseando a sus perretes», aclara Diego Blanco.

«Desde el principio sabía que mi ilustración tenía que servir de entretenimiento a los habituales usuarios de Metrovalencia mientras esperan el transporte público. Quería hacer una escena con múltiples lecturas y detalles, llena de simpáticos personajes deambulando por la calle, numerosos objetos escondidos y pequeñas historias para que los más pequeños (y no tan pequeños) jugasen a buscar e inventar situaciones», comenta sobre su ilustración. «Por ejemplo, me encantaría que las personas que vayan a ver la ilustración buscasen la pequeña llave que abre el misterioso maletín del hombre que está sentado a la izquierda».

En cuanto a los colores, los que utiliza en este trabajo son deliberadamente vivos y luminosos, como lo son también Alicante y Valencia. «Como valenciano de adopción y amante de las naranjas, he introducido estas frutas por toda la escena, principalmente en ese camión que está a punto de causar un divertido y cítrico accidente en mitad de la calle».

SIMONE VIRGINI – MORERES

«Moreres es una zona muy tranquila, con un parque muy bonito y bastante cerca del puerto. Me gustó descubrirla». Así habla el italiano Simone Virgini de Moreres, la estación que le encargaron dibujar. Virgini llegó a Valencia para estudiar un máster de ilustración y aquí se ha quedado.

«Para hacer la ilustración me inspiré en los elementos del entorno que más llamaron mi atención cuando visité el lugar —explica—. Los altos edificios, el puente tan característico, la avenida con palmeras y el parque. Todos ellos representados en la imagen con una paleta de colores que pretende transmitir tranquilidad y calidez».

IRENE PÉREZ – QUATRE CARRERES

Al igual que Virgini, Irene Pérez no conocía muy bien la zona en la que se ubicará la estación que le habían encargado ilustrar. «Cuando me asignaron la estación de Quatre Carreres me puse a investigar bastante sobre la zona y me gustó mucho el hecho de que representa algo muy típico de Valencia, la mezcla de tradición y modernidad», explica. «En esta zona podemos encontrar desde áreas de huerta, con antiguas barracas y alquerías, así como zonas residenciales muy nuevas o la Ciudad de las Artes y las Ciencias».

En su investigación, averiguó que el nombre de esta parada hace referencia a las cuatro carreteras que sirven de aglutinante de los siete barrios que componen esta zona. Y de ahí le vino la idea de crear un personaje que las representara, «una especie de guardián que abraza esta zona tan variopinta», comenta.

Al tratarse de un área tan amplia, a Pérez no le quedó más remedio que elegir solo unos pocos elementos distintivos: la iglesia de Nuestra Señora de Monteolivete, algunos edificios nuevos, la estación de tren de Font de Sant Lluís, la famosa Ciutat de les Artes i les Ciències y alguna de las muchas barracas y huertas dispersas por la zona.

«Respecto a la paleta de colores, yo disfruto mucho trabajando con colores primarios de una forma un poco naíf», aclara. «En este caso quise limitarme a cuatro tintas más el blanco y elegir colores vivos que nos hagan pensar en el brillo de la luz valenciana y nos transmitan alegría cuando estemos en la oscuridad del metro. Respecto al estilo plano con texturas que suelo usar, quizá está influido por los carteles publicitarios litográficos de los años veinte. Soy una gran fan de los carteles antiguos».

ÁNGELA FERNÁNDEZ DEL CAMPO – OCEANOGRÀFIC

En los trabajos de Ángela Fernández del Campo, es la figura humana la que predomina. Pero para crear esta ilustración, la ilustradora madrileña tuvo que investigar sobre el fondo marino, su vegetación y su fauna, «cosa que he disfrutado mucho, y a partir de aquí siempre tendré esa conexión con esta parte de Valencia», afirma.

«En primer lugar, quería destacar el mar como un elemento característico de la ciudad de Valencia y de la estación de Oceanogràfic. Quise jugar con el orden de las cosas y hacer el imposible de ver a humanos dando un paseo por el fondo marino y disfrutando de él».

Lo que tenía claro desde el principio era que quería representar el fondo marino para este trabajo, y lo primero que se le vino a la cabeza al pensar en ello y en el Oceanogràfic fue una ballena. Así que empezó a bocetar a partir de esa primera idea.

«El formato grande para el que está pensada la ilustración me sugería una escena con muchos detalles que ir descubriendo y buscando», explica. «También en crear un juego visual pensando en quién lo vería de cerca y de lejos. Veía el fondo marino lleno de colores vivos, con algunos peces que se camuflan entre los colores de las algas, pero sobre todo lleno de colores que destacan entre azules y verdes, propios del imaginario marino. Y esto fue lo que determinó la paleta de colores».

VÍCTOR VISA – CIUTAT ARTS I CIÈNCIES/JUSTÍCIA

 Víctor Visa dice haber tenido suerte: le tocó la estación que él hubiera elegido, la de Ciutat Arts i Ciències/Justícia, ya que afirma tener mucho vínculo con ella. «Yo soy de la zona desde que nací y actualmente, ya independizado, sigo viviendo muy cerca de esta parada; aún veo la Ciudad de las Artes desde casa. Me tocó la parada de mi barrio».

La gente es la protagonista de su ilustración. «Quise destacar a las personas, el trasiego de gente que va y viene, turistas y vecinos… La gente es la protagonista de la imagen, y de fondo, la Ciudad de las Artes y las Ciencias», describe su trabajo.

«Para inspirarme, me acercaba a la zona a pasear al perro y me detenía a ver a las personas y los elementos más destacados de esa arquitectura que hemos visto tantas veces y en tantos sitios. Era importante para mí que la imagen no fuese otra más de este complejo arquitectónico», comenta.

En su trabajo para esta parada, destacan los colores azul y blanco, tan característicos de este lugar. «Sobre la arquitectura y los personajes hay un cielo nocturno lleno de referencias espaciales, estrellas y planetas que nos recuerdan que estamos hablando de la parada Ciutat Arts i Ciéncies/Justícia».

ELGA FERNÁNDEZ LAMAS- NATZARET

«La verdad es que hacer está ilustración me ha descubierto un barrio maravilloso que se mantiene en lucha, y encuentro similitudes con el barrio donde crecí en Galicia», cuenta Elga Fernández Lamas, la ilustradora que ha creado la imagen de la estación de Natzaret.

Para esta gallega, el de Natzaret es un barrio que arrastra una serie de malas políticas que lo han aislado, al que se le hacen promesas de cambio año tras año que no terminan de cumplirse. «No tengo nada que ver con la futura estación de Natzaret y te podría contar mil historias de otras paradas, pero precisamente por eso, esta parada creo que va a ser muy importante para el barrio y va a hacer que haya un mayor movimiento de personas que se animen a ir», aventura.

Durante unas cuantas mañanas, Elga Fernández visitó el barrio junto con su hija, a modo de excursión, para hacer fotos y vivir el ambiente del barrio. Y descubrió unas cuantas cosas. Por ejemplo, que el mejor pan de Valencia está en Natzaret. «Te lo digo como gallega amante del mejor pan. Natzaret es un poco como entrar en una isla. En la ilustración aparecen el mercado, una de las maravillosas panaderías, el Pont de Les Drassanes, el hospital de sangre, la antigua estación y más edificios referentes del barrio», detalla.

«La paleta de colores, surge de los colores originales del barrio, no hay mucho inventado. La verdad es que estoy muy orgullosa de haber hecho esta ilustración».

PAU VALLS – AMADO GRANET/MONTOLIVET

«Yo me encargué de la parada Amado Granell / Montolivet. Creo que de todas es la única en la que tenía que aparecer un personaje histórico. En este caso, Amado Granell, un militar republicano que participó en la liberación de París. La parada lleva su nombre porque está situada en la avenida Amado Granell, dentro del barrio de Montolivet», explica Pau Valls, el creador de la imagen de esta estación.

Pocas cosas le unían a este barrio, salvo que estuvo viviendo cerca de él durante una temporada. En el briefing se decía que, además del personaje histórico, debía incluir elementos que identificaran el barrio. «Montolivet es un barrio obrero que, a pesar de estar cerca del centro, no es una zona turística, aunque hay lugares de interés como el Museo Fallero, representado en la ilustración con la estatua de la llama que preside la entrada del museo —aclara—. Otro de los lugares emblemáticos de este barrio es la Iglesia de la Virgen y un olivo que está situado en un pequeño cruce de calles en el corazón del barrio y que recuerda el origen de su nombre».

Pero tenía claro que, además de ilustrar esos lugares característicos y más conocidos de Montolivet, quería representar de alguna manera la vida del barrio. «Por eso, en la izquierda de la ilustración he dibujado parte de la avenida Amado Granell con algunas personas paseando. Más en primer plano, otras personas están en una terraza de bar, algo también característico del barrio y de la avenida en concreto».

«A la hora de colorear, quería usar una paleta limitada, ya que sabía que iban a haber muchos elementos y quería sintetizar lo máximo posible», explica Valls. «La paleta surgió poco a poco a base de pruebas, pero sí que tenía claro desde un principio que quería que fuesen colores vivos y alegres y le dieran calidez al barrio».

MAR HERNÁNDEZ ‘MALOTA’ – RUSSAFA

Russafa es uno de los barrios emblemáticos de Valencia, explica Mar Hernández, más conocida como Malota. Ella vive muy cerca de esa zona y decidió ilustrar el Parc Central, un lugar donde va a menudo a montar en bici y a pasear.

Cuando le asignaron esta parada de la nueva línea 10, Malota empezó a investigar sobre el barrio. «Me pareció muy interesante que en sus inicios fue un gran jardín de recreo construido por Abd Allah al-Balansi en el siglo IX. La misma palabra russafa proviene del árabe y significa jardín», explica el resultado de sus investigaciones.

«Escogí una paleta en la que principalmente hay colores cálidos (rojos y amarillos) y también verdes. Creo que transmite el bienestar, la paz y la conexión con la naturaleza que se pueden encontrar en el jardín».

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista de Back to haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
El padre vigilante que acabó creando arte GIF
Los 5 posts más vistos de la semana
Winsor & Newton: material de dibujo contra la frustración
Un cómic y una heroína para tumbar la violencia sexual en India
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *