4 de septiembre 2015    /   CREATIVIDAD
por
 

Líneas de guerra: cuando el diseño gráfico y la II Guerra Mundial iban de la mano

4 de septiembre 2015    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Una guerra lo cambia todo. El diseño editorial y gráfico no podía quedarse al margen de la brutal influencia de un conflicto bélico de la magnitud de la II Guerra Mundial.
Eso es al menos lo que quiere demostrar y explicar de una manera muy gráfica el libro Linhas de guerra. Que diseño y guerra van de la mano. «Este libro busca analizar paralelamente los dos aspectos para que el lector pueda observar que el diseño editorial y el mayor conflicto de la historia de la humanidad caminan juntos y trajeron cambios importantes para el diseño actual», explica Gustavo Vitulo, su autor, en su página de Behance.
DSC_0363
DSC_0695
Para remarcar esos dos puntos de vista ha marcado físicamente sobre la cubierta dos líneas de tiempo: el editorial, objetivo y moderno, viene definido por una línea de puntos como reminiscencia del Modernismo; para la guerra, una línea discontinua que recuerda las rutas de mapas en el pasado. Con cubierta de cuero y envuelto en un mapa que simula salpicaduras de sangre, el libro recuerda los viejos diarios de guerra de los oficiales. Para reforzar esa línea vintage, la obra viene acompañada de recreaciones de viejas postales y recortes de periódicos de la época.
Gustavo Vitulo es un diseñador brasileño de 20 años que compagina su trabajo en una gran agencia de publicidad con otros proyectos para clientes locales que realiza como freelance. Apasionado del diseño gráfico desde que tenía 13 años, «hoy mi atención se centra en el diseño emocional aplicado al branding y diseño editorial», afirma.
DSC_0518
En su opinión, el período entre 1933 y 1945 fue significativo en el desarrollo del diseño gráfico y editorial, sobre todo en Occidente, donde la llegada del Modernismo impulsó varios cambios en el diseño de formas, colores, cuadrículas y tipografía. El cierre de la escuela Bauhaus y el establecimiento en Estados Unidos de una nueva escuela de creadores cambió todo el concepto creativo. Se acabó con el exceso de información y se priorizaron las formas básicas, los espacios en blanco y tipografías claras. Paralelamente, la Guerra también fue responsable del cambio en la creatividad de carteles por necesidades propagandísticas.
DSC_0558
«Hasta el estallido de la guerra», continúa explicando Vitulo a Yorokobu, «el diseño estuvo fuertemente influenciado por el Art Nouveau, que gustaba del exceso de detalles y elementos decorativos. El objetivo era mostrar un fuerte impacto visual». Después del conflicto, parte de ese estilo instaurado en la contienda aún permanece.
DSC_0851
La obra Neue Typographie de Jan Tschichold, publicada en 1925, ha influido exponencialmente en el diseño actual. En opinión del brasileño, es algo que puede verse en el gusto por el minimalismo, la objetividad y claridad de información en todos los campos del diseño y del arte actuales.
«El movimiento web que vemos hoy en día, con su simplicidad, claridad, centrado en la experiencia de usuario y que aborrece toda información visual innecesaria, ya estaba en el discurso de Tschichold antes de la II G.M.», explica.
Sin duda, una guerra lo cambia todo. Y sus efectos, aunque sea a nivel estético, perduran en el tiempo.
DSC_0409
DSC_0656
DSC_0658
DSC_0806-2
DSC_0391-2
 

Una guerra lo cambia todo. El diseño editorial y gráfico no podía quedarse al margen de la brutal influencia de un conflicto bélico de la magnitud de la II Guerra Mundial.
Eso es al menos lo que quiere demostrar y explicar de una manera muy gráfica el libro Linhas de guerra. Que diseño y guerra van de la mano. «Este libro busca analizar paralelamente los dos aspectos para que el lector pueda observar que el diseño editorial y el mayor conflicto de la historia de la humanidad caminan juntos y trajeron cambios importantes para el diseño actual», explica Gustavo Vitulo, su autor, en su página de Behance.
DSC_0363
DSC_0695
Para remarcar esos dos puntos de vista ha marcado físicamente sobre la cubierta dos líneas de tiempo: el editorial, objetivo y moderno, viene definido por una línea de puntos como reminiscencia del Modernismo; para la guerra, una línea discontinua que recuerda las rutas de mapas en el pasado. Con cubierta de cuero y envuelto en un mapa que simula salpicaduras de sangre, el libro recuerda los viejos diarios de guerra de los oficiales. Para reforzar esa línea vintage, la obra viene acompañada de recreaciones de viejas postales y recortes de periódicos de la época.
Gustavo Vitulo es un diseñador brasileño de 20 años que compagina su trabajo en una gran agencia de publicidad con otros proyectos para clientes locales que realiza como freelance. Apasionado del diseño gráfico desde que tenía 13 años, «hoy mi atención se centra en el diseño emocional aplicado al branding y diseño editorial», afirma.
DSC_0518
En su opinión, el período entre 1933 y 1945 fue significativo en el desarrollo del diseño gráfico y editorial, sobre todo en Occidente, donde la llegada del Modernismo impulsó varios cambios en el diseño de formas, colores, cuadrículas y tipografía. El cierre de la escuela Bauhaus y el establecimiento en Estados Unidos de una nueva escuela de creadores cambió todo el concepto creativo. Se acabó con el exceso de información y se priorizaron las formas básicas, los espacios en blanco y tipografías claras. Paralelamente, la Guerra también fue responsable del cambio en la creatividad de carteles por necesidades propagandísticas.
DSC_0558
«Hasta el estallido de la guerra», continúa explicando Vitulo a Yorokobu, «el diseño estuvo fuertemente influenciado por el Art Nouveau, que gustaba del exceso de detalles y elementos decorativos. El objetivo era mostrar un fuerte impacto visual». Después del conflicto, parte de ese estilo instaurado en la contienda aún permanece.
DSC_0851
La obra Neue Typographie de Jan Tschichold, publicada en 1925, ha influido exponencialmente en el diseño actual. En opinión del brasileño, es algo que puede verse en el gusto por el minimalismo, la objetividad y claridad de información en todos los campos del diseño y del arte actuales.
«El movimiento web que vemos hoy en día, con su simplicidad, claridad, centrado en la experiencia de usuario y que aborrece toda información visual innecesaria, ya estaba en el discurso de Tschichold antes de la II G.M.», explica.
Sin duda, una guerra lo cambia todo. Y sus efectos, aunque sea a nivel estético, perduran en el tiempo.
DSC_0409
DSC_0656
DSC_0658
DSC_0806-2
DSC_0391-2
 

Compártelo twitter facebook whatsapp
Por un mundo mejor
Abracadabrapp: la Moleskine que hace fotos con filtros manuales
El planeta de los monstruos deleitosos
Aprender chino con dibujos
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 1
  • Comentarios cerrados.

    Publicidad