11 de noviembre 2014    /   DIGITAL
por
 

Literatura digital, esa gran desconocida

11 de noviembre 2014    /   DIGITAL     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Ahora haciendo clic aquí.

Los eReaders y los eBooks ya están anticuados. En realidad, lo estuvieron desde que nacieron. Lo supe el día que conocí las primeras piezas de Literatura digital: la aventura más arriesgada del mundo literario y una gran desconocida.
Sus palabras clave son búsqueda, experimentación, apropiación, riesgo y, por supuesto, espacio. Porque la Literatura digital va mucho más allá de la simple pantalla: intenta ocupar todos tus sentidos.
Un Kindle o cualquier eReader te dan comodidad, pero no deja de ser un libro visto a través de una pantalla: solo literatura digitalizada.
Entonces…
¿Qué chingados es la Literatura digital?
Ese es el objetivo de este texto. Sin embargo, conforme avanzaba en mi investigación comprendí aquello de que «la curiosidad mató al gato», pues me encontré con un universo tan amplio y diverso, que intentar explicar qué es  la Literatura Digital (de forma sencilla) me parecía una misión imposible.
Pero lo vamos a intentar.
Primero hagamos un poco de historia de la mano de Oreto Domènech, miembro del grupo de investigación Hermeneia: estudios literarios y tecnologías digitales de la Universidad de Barcelona, quien nos recuerda que la Literatura digital no es cosa de unos pocos años (a diferencia de los eBooks). Fue en 1959 cuando Lutz y Bensen publicaron en la revista Augenblick el resultado del primer poema generado electrónicamente por computadora a partir de integrar un logaritmo a la novela El castillo de Kafka y lo llamaron Stochastische Texte.

Un Kindle o cualquier eReader te dan comodidad, pero no deja de ser un libro visto a través de una pantalla: solo literatura digitalizada


De esta manera, explica Domènech, la literatura digital o electrónica no es solamente mediada sino también construida con la máquina. Lo digital no es meramente un soporte o vehículo como lo puede ser el papel, sino que es un medio de expresión.
Un ejemplo actual es la herramienta PAC (Poesía Asistida por Computadora) creada por Eugenio Tisselli y que está disponible para cualquier persona que quiera usarla y con la que ha publicado bastantes poemas, incluso en papel.
Para Tisselli, las características de la Literatura digital se corresponden con las posibilidades funcionales de los medios digitales: la capacidad de cálculo, la interacción, la conectividad y la integración de diferentes lenguajes.
Dos buenos ejemplos de esta última característica son las obras Tierra de extracción y Hotel Minotauro, realizadas por el escritor Doménico Chiappe, quien a partir de su trabajo prefiere nombrar a la Literatura digital como Literatura multimedia. En sus obras se combinan tanto escritura como música, voz, sonidos e imágenes.
Su objetivo es forzar los límites de expresión literaria, encontrar otras formas de narrar. Por ejemplo, Tierra de extracción nació en forma de catorce de canciones y un texto. Luego comenzó el guión y finalmente se integraron diferentes creadores para que proveyeran a la obra de conocimientos o artes que Chiappe no dominaba en aquel momento. Fueron diez años de trabajo y aun así el autor considera que ni Tierra de extracción ni Hotel Minotauro están del todo terminadas. Asegura que esta última obra incluso está contemplada para añadir más pasillos, laberintos y tramas.
Tiene claro, además, que la tecnología no puede ni de debe condicionar la creatividad a la hora de desarrollar sus obras. Prefiere lanzar ideas y ver si al final pueden realizarse. Y está convencido de que existe un trasvase de conocimientos y experiencias de uno a otro: «comparten polifonías, fragmentación, juego de tramas».
Coincide con esta idea Oreto Domènech, al asegurar que la Literatura digital también alimenta a la literatura en papel. «Si nos acercamos al fenómeno de la literatura digital sin prejuicios, vemos cómo entre el papel y los bits se produce un interesante y productivo diálogo a favor de las humanidades».
De acuerdo, pero ¿dónde nos podemos acercar a la Literatura digital?
Eugenio Tisselli y Oreto Domènech señalan como principal fuente a la Electronic Literature Organization (ELO), la cual incluye escritores, artistas, lectores, investigadores y desarrolladores. Ha publicado dos antologías: Electronic Literature Collection, Volume I (2006) y Volume II (2011). Y ya se espera una tercera para el año 2016.

Doménico Chiappe: «Las fronteras de las artes son cada vez más liquidas en lo multimedia»


Ambos también señalan a Hermenia, grupo de investigación de Estudios Literarios y Tecnologías Digitales de la Universitat de Barcelona. Uno de los mejores sitios en catalán y español para conocer a fondo la Literatura digital. «Ahí se pueden encontrar los enlaces a más de 700 obras, además de textos teóricos, didácticos y trabajos de estudiantes que se han acercado a la lectura en pantalla y han realizado excelentes análisis literarios», señala Domènech.
Y precisamente aquí surge otra duda: ¿y los lectores? ¿Quiénes son los principales consumidores de Literatura digital?
Domènech señala que, por el momento, los lectores se encuentran todavía dentro de un reducido círculo, sobre todo en el mundo académico especializado. Tisselli añade que este obstáculo no debería achacarse a lo «difícil» de las piezas, sino a un desconocimiento generalizado sobre obras creadas para medios digitales.
Pero Chiappe va todavía más allá. Considera que pronto dejaremos de hablar de «literatura» para este tipo de obras. «Las fronteras de las artes son cada vez más liquidas en lo multimedia», asegura. Avizora un futuro de narraciones envolventes, que estén en el espacio público, que la gente conviva con estas formas de arte como lo hacen con los coches.
Y después de tantos párrafos, seguramente no he respondido la pregunta inicial y todavía no nos queda muy claro qué es la Literatura digital. Entonces concluyo que quizá lo mejor sería dejarnos envolver en ella y dejarnos llevar.
Si te interesa conocer más sobre Literatura digital, entra a algunos de estos enlaces:
Electronic Literature Directory
Electronic Book Review
Arquivo de Poesia Experimental
NT2-The Canadian Directory of Electronic Literatures
POEMM
Máster en Literatura en la Era Digital
(Fuente: Oreto Domènech)
Foto: Shutterstock

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Ahora haciendo clic aquí.

Los eReaders y los eBooks ya están anticuados. En realidad, lo estuvieron desde que nacieron. Lo supe el día que conocí las primeras piezas de Literatura digital: la aventura más arriesgada del mundo literario y una gran desconocida.
Sus palabras clave son búsqueda, experimentación, apropiación, riesgo y, por supuesto, espacio. Porque la Literatura digital va mucho más allá de la simple pantalla: intenta ocupar todos tus sentidos.
Un Kindle o cualquier eReader te dan comodidad, pero no deja de ser un libro visto a través de una pantalla: solo literatura digitalizada.
Entonces…
¿Qué chingados es la Literatura digital?
Ese es el objetivo de este texto. Sin embargo, conforme avanzaba en mi investigación comprendí aquello de que «la curiosidad mató al gato», pues me encontré con un universo tan amplio y diverso, que intentar explicar qué es  la Literatura Digital (de forma sencilla) me parecía una misión imposible.
Pero lo vamos a intentar.
Primero hagamos un poco de historia de la mano de Oreto Domènech, miembro del grupo de investigación Hermeneia: estudios literarios y tecnologías digitales de la Universidad de Barcelona, quien nos recuerda que la Literatura digital no es cosa de unos pocos años (a diferencia de los eBooks). Fue en 1959 cuando Lutz y Bensen publicaron en la revista Augenblick el resultado del primer poema generado electrónicamente por computadora a partir de integrar un logaritmo a la novela El castillo de Kafka y lo llamaron Stochastische Texte.

Un Kindle o cualquier eReader te dan comodidad, pero no deja de ser un libro visto a través de una pantalla: solo literatura digitalizada


De esta manera, explica Domènech, la literatura digital o electrónica no es solamente mediada sino también construida con la máquina. Lo digital no es meramente un soporte o vehículo como lo puede ser el papel, sino que es un medio de expresión.
Un ejemplo actual es la herramienta PAC (Poesía Asistida por Computadora) creada por Eugenio Tisselli y que está disponible para cualquier persona que quiera usarla y con la que ha publicado bastantes poemas, incluso en papel.
Para Tisselli, las características de la Literatura digital se corresponden con las posibilidades funcionales de los medios digitales: la capacidad de cálculo, la interacción, la conectividad y la integración de diferentes lenguajes.
Dos buenos ejemplos de esta última característica son las obras Tierra de extracción y Hotel Minotauro, realizadas por el escritor Doménico Chiappe, quien a partir de su trabajo prefiere nombrar a la Literatura digital como Literatura multimedia. En sus obras se combinan tanto escritura como música, voz, sonidos e imágenes.
Su objetivo es forzar los límites de expresión literaria, encontrar otras formas de narrar. Por ejemplo, Tierra de extracción nació en forma de catorce de canciones y un texto. Luego comenzó el guión y finalmente se integraron diferentes creadores para que proveyeran a la obra de conocimientos o artes que Chiappe no dominaba en aquel momento. Fueron diez años de trabajo y aun así el autor considera que ni Tierra de extracción ni Hotel Minotauro están del todo terminadas. Asegura que esta última obra incluso está contemplada para añadir más pasillos, laberintos y tramas.
Tiene claro, además, que la tecnología no puede ni de debe condicionar la creatividad a la hora de desarrollar sus obras. Prefiere lanzar ideas y ver si al final pueden realizarse. Y está convencido de que existe un trasvase de conocimientos y experiencias de uno a otro: «comparten polifonías, fragmentación, juego de tramas».
Coincide con esta idea Oreto Domènech, al asegurar que la Literatura digital también alimenta a la literatura en papel. «Si nos acercamos al fenómeno de la literatura digital sin prejuicios, vemos cómo entre el papel y los bits se produce un interesante y productivo diálogo a favor de las humanidades».
De acuerdo, pero ¿dónde nos podemos acercar a la Literatura digital?
Eugenio Tisselli y Oreto Domènech señalan como principal fuente a la Electronic Literature Organization (ELO), la cual incluye escritores, artistas, lectores, investigadores y desarrolladores. Ha publicado dos antologías: Electronic Literature Collection, Volume I (2006) y Volume II (2011). Y ya se espera una tercera para el año 2016.

Doménico Chiappe: «Las fronteras de las artes son cada vez más liquidas en lo multimedia»


Ambos también señalan a Hermenia, grupo de investigación de Estudios Literarios y Tecnologías Digitales de la Universitat de Barcelona. Uno de los mejores sitios en catalán y español para conocer a fondo la Literatura digital. «Ahí se pueden encontrar los enlaces a más de 700 obras, además de textos teóricos, didácticos y trabajos de estudiantes que se han acercado a la lectura en pantalla y han realizado excelentes análisis literarios», señala Domènech.
Y precisamente aquí surge otra duda: ¿y los lectores? ¿Quiénes son los principales consumidores de Literatura digital?
Domènech señala que, por el momento, los lectores se encuentran todavía dentro de un reducido círculo, sobre todo en el mundo académico especializado. Tisselli añade que este obstáculo no debería achacarse a lo «difícil» de las piezas, sino a un desconocimiento generalizado sobre obras creadas para medios digitales.
Pero Chiappe va todavía más allá. Considera que pronto dejaremos de hablar de «literatura» para este tipo de obras. «Las fronteras de las artes son cada vez más liquidas en lo multimedia», asegura. Avizora un futuro de narraciones envolventes, que estén en el espacio público, que la gente conviva con estas formas de arte como lo hacen con los coches.
Y después de tantos párrafos, seguramente no he respondido la pregunta inicial y todavía no nos queda muy claro qué es la Literatura digital. Entonces concluyo que quizá lo mejor sería dejarnos envolver en ella y dejarnos llevar.
Si te interesa conocer más sobre Literatura digital, entra a algunos de estos enlaces:
Electronic Literature Directory
Electronic Book Review
Arquivo de Poesia Experimental
NT2-The Canadian Directory of Electronic Literatures
POEMM
Máster en Literatura en la Era Digital
(Fuente: Oreto Domènech)
Foto: Shutterstock

Compártelo twitter facebook whatsapp
Mandanga Mondays: encuestas delirantes para aliviar la amargura de los lunes
«Facebook no es nuestro, pertenece a sus accionistas»
Emprendedores financiados por emprendedores
Computadoras mineras, la herramienta más eficaz en la cantera Bitcoin
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Publicidad