15 de noviembre 2017    /   CREATIVIDAD
por
 

Dibujar cada día te salvará la vida

15 de noviembre 2017    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Little asesinó a sus miedos con la ayuda de un héroe. Siempre está bien contar con ayuda para acabar con los temores y, en el caso de Pablo Rodríguez, ilustrador cordobés, ese héroe le acompañaba cada mañana al instituto.

Little explica que «en el camino que compartíamos, yo le contaba a mi padre todos mis miedos, todas mis inseguridades y, al final de la conversación, él siempre me decía: “Confío en ti”. Yo respondía: “Soy un gigante”. Y entonces ya era un gigante, ya no había miedos, ya no había inseguridades».

El ilustrador siempre se mostró reticente a mostrar sus dibujos. Quizás porque nadie volvió a decirle que confiaba en él. Hace dos años, decidió que dibujaría cada día. Primero, por gusto; segundo, porque le ayudaba a conocerse a sí mismo y al universo en el que estaba inmerso. «De algún modo, dibujar me ha salvado de mí mismo».

Es posible que el discurso de Little empuje a pensar en el dibujo como una herramienta de autoayuda. Algo hay de eso, pero el cordobés afirma que, aunque es cierto que el ejercicio de la muñeca le ha ayudado en lo personal, lo más importante para él es «dibujar mis vivencias y las cosas que me fascinan del mundo».

Tambien acepto proyectos que no tengan nada que ver con algo personal. La clave es empatizar con la historia, con el otro plano. De esa manera puedo desligarme de mí mismo y crear cosas nuevas y fuera de mi punto de vista personal

Little eligió lo mínimo: rotulador negro y papel. Dice que, en su origen, los dibujos no eran sino «anotaciones en cuadernos, agradecimientos en post-it, garabatos de aburrimiento en agendas o desahogos puntuales». Así que cuando tocó dibujar, escogió un formato que no le diese quebraderos de cabeza. «Me siento muy cómodo en esa sencillez y además me gusta hablar siempre el mismo código», explica.

drawing-saved-me

Además de su propio trayecto vital, Little está empapado de todo lo que ha visto durante el periodo en el que ha trabajado como gestor cultural. «Organizaba exposiciones, visitaba estudios, compraba obras que me enamoraban… Ese bagaje me ha inspirado y ha nutrido mi universo visual. Como artista, David Shrigley o Javi Calleja son una fuente de inspiración absoluta», señala.

Little expone su obra en #LaParedRojadeLaFábrica. Puede visitarse desde ayer 14 de noviembre hasta el 3 de diciembre.

no-te-rompas

autorretratoaqui-nace-la-magia creo-en-mi-2
sobre-la-confianza contigo cree-en-mi el-estudio eres-mi-persona-favorita je-taime-taman%cc%83o-2 juego la-voz-del-nin%cc%83o

Little asesinó a sus miedos con la ayuda de un héroe. Siempre está bien contar con ayuda para acabar con los temores y, en el caso de Pablo Rodríguez, ilustrador cordobés, ese héroe le acompañaba cada mañana al instituto.

Little explica que «en el camino que compartíamos, yo le contaba a mi padre todos mis miedos, todas mis inseguridades y, al final de la conversación, él siempre me decía: “Confío en ti”. Yo respondía: “Soy un gigante”. Y entonces ya era un gigante, ya no había miedos, ya no había inseguridades».

El ilustrador siempre se mostró reticente a mostrar sus dibujos. Quizás porque nadie volvió a decirle que confiaba en él. Hace dos años, decidió que dibujaría cada día. Primero, por gusto; segundo, porque le ayudaba a conocerse a sí mismo y al universo en el que estaba inmerso. «De algún modo, dibujar me ha salvado de mí mismo».

Es posible que el discurso de Little empuje a pensar en el dibujo como una herramienta de autoayuda. Algo hay de eso, pero el cordobés afirma que, aunque es cierto que el ejercicio de la muñeca le ha ayudado en lo personal, lo más importante para él es «dibujar mis vivencias y las cosas que me fascinan del mundo».

Tambien acepto proyectos que no tengan nada que ver con algo personal. La clave es empatizar con la historia, con el otro plano. De esa manera puedo desligarme de mí mismo y crear cosas nuevas y fuera de mi punto de vista personal

Little eligió lo mínimo: rotulador negro y papel. Dice que, en su origen, los dibujos no eran sino «anotaciones en cuadernos, agradecimientos en post-it, garabatos de aburrimiento en agendas o desahogos puntuales». Así que cuando tocó dibujar, escogió un formato que no le diese quebraderos de cabeza. «Me siento muy cómodo en esa sencillez y además me gusta hablar siempre el mismo código», explica.

Little eligió lo mínimo: rotulador negro y papel. Dice que, en su origen, los dibujos no eran sino «anotaciones en cuadernos, agradecimientos en post-it, garabatos de aburrimiento en agendas o desahogos puntuales». Así que cuando tocó dibujar, escogió un formato que no le diese quebraderos de cabeza. «Me siento muy cómodo en esa sencillez y además me gusta hablar siempre el mismo código», explica.

drawing-saved-me

Además de su propio trayecto vital, Little está empapado de todo lo que ha visto durante el periodo en el que ha trabajado como gestor cultural. «Organizaba exposiciones, visitaba estudios, compraba obras que me enamoraban… Ese bagaje me ha inspirado y ha nutrido mi universo visual. Como artista, David Shrigley o Javi Calleja son una fuente de inspiración absoluta», señala.

Little expone su obra en #LaParedRojadeLaFábrica. Puede visitarse desde ayer 14 de noviembre hasta el 3 de diciembre.

no-te-rompas

autorretratoaqui-nace-la-magia creo-en-mi-2
sobre-la-confianza contigo cree-en-mi el-estudio eres-mi-persona-favorita je-taime-taman%cc%83o-2 juego la-voz-del-nin%cc%83o

Compártelo twitter facebook whatsapp
Tipografías desde Tailandia para abrir mentes
¿Qué pasa si viertes aluminio fundido en un hormiguero?
Pintxos de tres metros de alto
Miguel Navia, el ilustrador de los barrios de Madrid
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 1
  • Es Arteterapia ! Cada ser humano expresa su Alma de distintas maneras.. unos con la música, otros con la escritura, otros con la fotografía,…. nada más sencillo que expresarse de manera natural.

  • Comentarios cerrados.