fbpx
5 de octubre 2011    /   CREATIVIDAD
por
 

"Lo que diseñamos tiene que ayudar al usuario a ser más vago"

5 de octubre 2011    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Open Green Experience
Dicho así y escrito fuera de todo contexto, podría parecer que Jesús Gorriti, director de diseño en Fjord, quiere hacer que la sociedad se convierta en una caterva de gandules que sólo piensan en tumbarse en calzones en un sofá. No. Gorriti lleva diez años trabajando en diseño interactivo. Ahora abraza el design thinking para seguir innovando en la interacción entre personas y aplicaciones.
Gorriti estuvo contando su forma de ver los procesos innovadores de diseño en el espacio Open Green de EOI, en SIMO 2011. Ahí es donde se enmarca su controvertido mensaje. Cada aplicación que se desarrolla debe ir encaminada a que el usuario haga el menor esfuerzo posible. «El usuario es un vago y quiere y debe serlo mucho más».
El diseñador apeló a la necesidad de romper con los patrones y procesos tradicionales. «Tenemos que aprender a abstraernos, a romper con las ideas preconcebidas», explico. «Debemos dejar claro que la innovación no es siempre revolucionaria y que no implica el desarrollo de nuevas tecnologías para desarrollas nuevos productos. En ocasiones es tan simple como coger un servicio existente y mejorarlo mediante procesos conocidos».
El director de diseño de Fjord quiso recalcar la necesidad de optimizar los recurso a la hora de crear. «Debemos desarrollar soluciones adecuadas y pero que sean adecuadas en costes. Innovar no es necesariamente gastar 20 millones de euros en inventar algo nuevo».
La capacidad de recopilación y análisis de la información existente es un elemento extremadamente importante a la hora de desarrollar estrategias innovadoras. «Hay que investigar. Hay que googlear, Toda la información está ahí fuera. sólo hay que ir a buscarla.» Además, insistió en la importancia de saber interpretar tanto datos como conductas humanas para poder crear insights, para poder generar interpretaciones de por qué se obtienen determinados datos.
«Observando podemos descubrir mucho más de alguien que lo que nos cuenta. Cuando alguien nos cuenta que ha hecho en su día, no cuenta la norma, cuenta la excepción. Si le preguntamos qué es lo que más le gusta nos dirá lo primero que tiene en mente, no lo que más le gusta. Las fotos y vídeos nos cuentan mucho más que lo que nos cuenta, por ejemplo», recalcó.
Sin embargo también advirtió de los riesgos que tiene que la formulación de estos insights deba pasar necesariamente por el tamiz de la percepción de quien los genera. «Necesitamos conocer de manera profunda los deseos, las motivaciones de los usuarios. Lo malo es que los insights los generamos nosotros según nuestro entendimiento, por eso es la parte más débil de la cadena de design thinking«.
Gorriti dijo que «es vital no limitarse a la hora de soltar ideas porque por muy descabelladas que sean pueden ser la partida a la idea de otro», poniendo el foco en la importancia que tienen los procesos de creación colectiva y la necesidad de compartir las ideas. «Hay que pensar que una idea buena debe ser también sencilla de explicar. Y si fracasais, genial. Hay que fracasar para mejorar.»
 

Open Green Experience
Dicho así y escrito fuera de todo contexto, podría parecer que Jesús Gorriti, director de diseño en Fjord, quiere hacer que la sociedad se convierta en una caterva de gandules que sólo piensan en tumbarse en calzones en un sofá. No. Gorriti lleva diez años trabajando en diseño interactivo. Ahora abraza el design thinking para seguir innovando en la interacción entre personas y aplicaciones.
Gorriti estuvo contando su forma de ver los procesos innovadores de diseño en el espacio Open Green de EOI, en SIMO 2011. Ahí es donde se enmarca su controvertido mensaje. Cada aplicación que se desarrolla debe ir encaminada a que el usuario haga el menor esfuerzo posible. «El usuario es un vago y quiere y debe serlo mucho más».
El diseñador apeló a la necesidad de romper con los patrones y procesos tradicionales. «Tenemos que aprender a abstraernos, a romper con las ideas preconcebidas», explico. «Debemos dejar claro que la innovación no es siempre revolucionaria y que no implica el desarrollo de nuevas tecnologías para desarrollas nuevos productos. En ocasiones es tan simple como coger un servicio existente y mejorarlo mediante procesos conocidos».
El director de diseño de Fjord quiso recalcar la necesidad de optimizar los recurso a la hora de crear. «Debemos desarrollar soluciones adecuadas y pero que sean adecuadas en costes. Innovar no es necesariamente gastar 20 millones de euros en inventar algo nuevo».
La capacidad de recopilación y análisis de la información existente es un elemento extremadamente importante a la hora de desarrollar estrategias innovadoras. «Hay que investigar. Hay que googlear, Toda la información está ahí fuera. sólo hay que ir a buscarla.» Además, insistió en la importancia de saber interpretar tanto datos como conductas humanas para poder crear insights, para poder generar interpretaciones de por qué se obtienen determinados datos.
«Observando podemos descubrir mucho más de alguien que lo que nos cuenta. Cuando alguien nos cuenta que ha hecho en su día, no cuenta la norma, cuenta la excepción. Si le preguntamos qué es lo que más le gusta nos dirá lo primero que tiene en mente, no lo que más le gusta. Las fotos y vídeos nos cuentan mucho más que lo que nos cuenta, por ejemplo», recalcó.
Sin embargo también advirtió de los riesgos que tiene que la formulación de estos insights deba pasar necesariamente por el tamiz de la percepción de quien los genera. «Necesitamos conocer de manera profunda los deseos, las motivaciones de los usuarios. Lo malo es que los insights los generamos nosotros según nuestro entendimiento, por eso es la parte más débil de la cadena de design thinking«.
Gorriti dijo que «es vital no limitarse a la hora de soltar ideas porque por muy descabelladas que sean pueden ser la partida a la idea de otro», poniendo el foco en la importancia que tienen los procesos de creación colectiva y la necesidad de compartir las ideas. «Hay que pensar que una idea buena debe ser también sencilla de explicar. Y si fracasais, genial. Hay que fracasar para mejorar.»
 

Compártelo twitter facebook whatsapp
Tatuajes del 0 al 9
Una promo española de Lost se convierte en internacional por un mensaje en Twitter
Diez pistas para transitar por una vida feliz
¿Por qué no ha estallado (aún) la violencia en España?
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 1
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *