3 de agosto 2012    /   BUSINESS
por
 

Lofty Corners: Vida social en las esquinas superiores de los edificios

3 de agosto 2012    /   BUSINESS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Ahora haciendo clic aquí.

Viven cerca de ti pero no les conoces. A lo sumo te has cruzado con ellos alguna vez en el descansillo o en el portal. Pero ¿quiénes son realmente tus vecinos? Lofty Corners propone un lugar para promover la vida social en los bloques de viviendas de las grandes ciudades: las esquinas superiores del edificio.

El promotor de la idea es Tiago Barros. El arquitecto propone un espacio común, accesible desde el tejado o la azotea del edificio, y que sirva de punto de encuentro entre los residentes de una comunidad de vecinos.

“En esencia, es también un revival de las antiguas gárgolas, aquellas peculiares criaturas que se colocaban en las cornisas de los edificios para ahuyentar a los malos espíritus”, añade.

Construir un Lofty Corner requeriría de 487 piezas triangulares de igual tamaño que servirían para ensamblar una esfera con un radio de unos 5 metros. Cada una de las piezas, fabricadas en vidrio, dispondría de una capa intermedia dotada de células fotovoltaicas, encargadas de captar la luz del sol y transformarla en energía para iluminar el recinto durante la noche. Barros sugiere también una fina capa de nylon para proteger la parte superior de la esfera.

 

 

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Ahora haciendo clic aquí.

Viven cerca de ti pero no les conoces. A lo sumo te has cruzado con ellos alguna vez en el descansillo o en el portal. Pero ¿quiénes son realmente tus vecinos? Lofty Corners propone un lugar para promover la vida social en los bloques de viviendas de las grandes ciudades: las esquinas superiores del edificio.

El promotor de la idea es Tiago Barros. El arquitecto propone un espacio común, accesible desde el tejado o la azotea del edificio, y que sirva de punto de encuentro entre los residentes de una comunidad de vecinos.

“En esencia, es también un revival de las antiguas gárgolas, aquellas peculiares criaturas que se colocaban en las cornisas de los edificios para ahuyentar a los malos espíritus”, añade.

Construir un Lofty Corner requeriría de 487 piezas triangulares de igual tamaño que servirían para ensamblar una esfera con un radio de unos 5 metros. Cada una de las piezas, fabricadas en vidrio, dispondría de una capa intermedia dotada de células fotovoltaicas, encargadas de captar la luz del sol y transformarla en energía para iluminar el recinto durante la noche. Barros sugiere también una fina capa de nylon para proteger la parte superior de la esfera.

 

 

Compártelo twitter facebook whatsapp
‘Cyber couture’: El modelazo que te pondrás mañana será solo un holograma
Simbyosi: una empresa de investigación que utiliza la inteligencia colaborativa
Manuel B. Cossío, el maestro del arte de saber ver
Una app para evitar las mordidas de la policía mexicana
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Publicidad