fbpx
8 de mayo 2012    /   BUSINESS
por
 

«Londres es una start-up en sí misma»

8 de mayo 2012    /   BUSINESS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Londres ha iniciado claramente la carrera por convertirse en el segundo núcleo tecnológico y de emprendimiento empresarial del mundo y el primero de Europa (con permiso de Berlín). Como dice Kavan Seggie, emprendedor (Roomify.tv, Cloudeo.tv) e inversor ángel (Perfectafrica.com, Rockingthedaisies.com), “la comunidad start-ups de Londres es una Start-up en sí misma”.

El sudafricano afincado en Londres identifica dos problemas en la London Startup Community. «El primero es la fragmentación. Todo el mundo tiende a ver al resto como competencia y se tiende a trabajar en silos. Esto es muy dañino para el ecosistema porque realmente todos trabajamos en la misma startup, es decir, todos somos empleados de la ‘London startup’. El segundo problema es que hay muchos emprendedores, mucha gente con grandes ideas, con proyectos y talento pero que no saben por dónde empezar».

Con la intención de aportar su grano de arena en la solución de esos dos problemas (problemas extrapolables a cualquier ciudad que aspire a crear un ecosistema empresarial o de cualquier índole), Seggie ha organizado el London Startup Crawl. El evento o grupo permite a sus miembros visitar las oficinas de empresas y lugares de trabajo repartidos por la ciudad y hablar e interactuar directamente con sus fundadores y empleados. Eso facilita las conexiones y abre nuevos canales de comunicación y colaboración entre los miembros de esta iniciativa abierta.

El primero de estos encuentros o excursiones tuvo lugar la semana pasada. Eze Vidra, responsable del flamante Google Campus recibió a un heterogéneo grupo de unos 30 curiosos en la cafetería del edificio. «Google ha abierto este campus en Londres para dotar a la comunidad de emprendedores de un espacio de trabajo y cooperación, un lugar donde establecer conexiones, interactuar y buscar sinergias», explicó. Vidra también contó alguna anécdota curiosa sobre el edificio. «Las plantas del jardín están dotadas de unos sensores que les permite twittear cuando tienen sed, cuando están cansadas o cuando están alegres».

A continuación recorrió una de las dos plantas que ocupa el conocido espacio de trabajo TechHub, donde emprendedores, desarrolladores, marketinianos, inversores y soñadores de todas las nacionalidades, trabajan para crear el próximo Facebook, idear la aplicación para móvil más descargada del año o convertirse en la próxima adquisición de Google.

Los techos del artístico y estimulante edificio dejan al aire conductos de ventilación e instalaciones eléctricas. Dicen que trabajar en un entorno de trabajo inacabado inspira a estar en una continua búsqueda de soluciones y refuerza la inspiración y la creatividad. Antes de abandonarlo, hicimos una visita a la sede de Seedcamp, inversores de capital semilla que explicaron algunos de los proyectos en los que han invertido y los programas que tienen activos por todo el mundo.

Abandonando el Google Campus, quedó atrás la zona de Shoreditch y nos dirigimos en un autobús urbano hacia la más acomodada área de Clerkenwell. Pasadas las 19:00, el equipo de Onefinestay.com, con su CEO a la cabeza, espera haciendo horas extras para contar su experiencia, sus logros y también las dificultades y obstáculos que tienen que superar cada día y para escuchar las preguntas e inquietudes de los visitantes.

Nuevo bus, ahora dirigido al West End. Allí está Lucas Rocha, el ingeniero de Mozilla, responsable del equipo que está diseñando el nuevo Firefox para Android. Si los anteriores estaban haciendo horas extras, lo de Rocha es de nota. Son cerca de las 20:30 y literalmente no queda nadie más en el edificio. Estamos en las nuevas oficinas de Mozilla Firefox donde la empresa llevará a cabo algunos de los proyectos con los que pretende recuperar el lugar que perdió en favor de Chrome y sobre los que Lucas cuenta hasta donde le dejan.

De los 30 que aproximadamente iniciamos la excursión ya solo quedan los cierra bares. Literalmente, porque es en el Splendid Bar de Mozilla donde, en torno a unas cervezas se intercambian en un tono muy relajado y cercano las últimas opiniones e ideas sobre tecnología, marketing, proyectos y startups.

Antes de marchar, Kavan me cuenta que ha disfrutado enormemente la experiencia, que para él es muy inspirador pasar un rato e intercambiar impresiones con personas y empresas de la talla de las que se han involucrado en este primer @Ldncrawl. «Es muy difícil convertir un concepto en negocio y conocer gente que lo ha conseguido, nos hace ver a los demás que es posible», declara.

Londres ha iniciado claramente la carrera por convertirse en el segundo núcleo tecnológico y de emprendimiento empresarial del mundo y el primero de Europa (con permiso de Berlín). Como dice Kavan Seggie, emprendedor (Roomify.tv, Cloudeo.tv) e inversor ángel (Perfectafrica.com, Rockingthedaisies.com), “la comunidad start-ups de Londres es una Start-up en sí misma”.

El sudafricano afincado en Londres identifica dos problemas en la London Startup Community. «El primero es la fragmentación. Todo el mundo tiende a ver al resto como competencia y se tiende a trabajar en silos. Esto es muy dañino para el ecosistema porque realmente todos trabajamos en la misma startup, es decir, todos somos empleados de la ‘London startup’. El segundo problema es que hay muchos emprendedores, mucha gente con grandes ideas, con proyectos y talento pero que no saben por dónde empezar».

Con la intención de aportar su grano de arena en la solución de esos dos problemas (problemas extrapolables a cualquier ciudad que aspire a crear un ecosistema empresarial o de cualquier índole), Seggie ha organizado el London Startup Crawl. El evento o grupo permite a sus miembros visitar las oficinas de empresas y lugares de trabajo repartidos por la ciudad y hablar e interactuar directamente con sus fundadores y empleados. Eso facilita las conexiones y abre nuevos canales de comunicación y colaboración entre los miembros de esta iniciativa abierta.

El primero de estos encuentros o excursiones tuvo lugar la semana pasada. Eze Vidra, responsable del flamante Google Campus recibió a un heterogéneo grupo de unos 30 curiosos en la cafetería del edificio. «Google ha abierto este campus en Londres para dotar a la comunidad de emprendedores de un espacio de trabajo y cooperación, un lugar donde establecer conexiones, interactuar y buscar sinergias», explicó. Vidra también contó alguna anécdota curiosa sobre el edificio. «Las plantas del jardín están dotadas de unos sensores que les permite twittear cuando tienen sed, cuando están cansadas o cuando están alegres».

A continuación recorrió una de las dos plantas que ocupa el conocido espacio de trabajo TechHub, donde emprendedores, desarrolladores, marketinianos, inversores y soñadores de todas las nacionalidades, trabajan para crear el próximo Facebook, idear la aplicación para móvil más descargada del año o convertirse en la próxima adquisición de Google.

Los techos del artístico y estimulante edificio dejan al aire conductos de ventilación e instalaciones eléctricas. Dicen que trabajar en un entorno de trabajo inacabado inspira a estar en una continua búsqueda de soluciones y refuerza la inspiración y la creatividad. Antes de abandonarlo, hicimos una visita a la sede de Seedcamp, inversores de capital semilla que explicaron algunos de los proyectos en los que han invertido y los programas que tienen activos por todo el mundo.

Abandonando el Google Campus, quedó atrás la zona de Shoreditch y nos dirigimos en un autobús urbano hacia la más acomodada área de Clerkenwell. Pasadas las 19:00, el equipo de Onefinestay.com, con su CEO a la cabeza, espera haciendo horas extras para contar su experiencia, sus logros y también las dificultades y obstáculos que tienen que superar cada día y para escuchar las preguntas e inquietudes de los visitantes.

Nuevo bus, ahora dirigido al West End. Allí está Lucas Rocha, el ingeniero de Mozilla, responsable del equipo que está diseñando el nuevo Firefox para Android. Si los anteriores estaban haciendo horas extras, lo de Rocha es de nota. Son cerca de las 20:30 y literalmente no queda nadie más en el edificio. Estamos en las nuevas oficinas de Mozilla Firefox donde la empresa llevará a cabo algunos de los proyectos con los que pretende recuperar el lugar que perdió en favor de Chrome y sobre los que Lucas cuenta hasta donde le dejan.

De los 30 que aproximadamente iniciamos la excursión ya solo quedan los cierra bares. Literalmente, porque es en el Splendid Bar de Mozilla donde, en torno a unas cervezas se intercambian en un tono muy relajado y cercano las últimas opiniones e ideas sobre tecnología, marketing, proyectos y startups.

Antes de marchar, Kavan me cuenta que ha disfrutado enormemente la experiencia, que para él es muy inspirador pasar un rato e intercambiar impresiones con personas y empresas de la talla de las que se han involucrado en este primer @Ldncrawl. «Es muy difícil convertir un concepto en negocio y conocer gente que lo ha conseguido, nos hace ver a los demás que es posible», declara.

Compártelo twitter facebook whatsapp
No. 3, una ginebra bajo llave
Hoy empieza una segunda era para las All Star
StartupsMansion: compartiendo casa y trabajo en NYC
El instinto asesino de tu ‘smartphone’
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *