fbpx
6 de febrero 2012    /   CREATIVIDAD
por
 

Los 7 anuncios que nunca saldrían en el descanso de la Super Bowl

6 de febrero 2012    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Rondamos la hora de comer. Eso significa que, a esta hora del día, ya habrán repasado lo más destacado a nivel publicitario de la Super Bowl de anoche. Honrando la vocación de tapa agujeros de la que hacemos gala en esta santa casa, vamos a cubrir el blackout informativo de la vertiente contraria: anuncios de mierda que nunca saldrían en el descanso de la Super Bowl. Y echamos la vista atrás, que es mucho más gracioso ver lo ridículos que eramos hace unos cuantos años.

Teniendo en cuenta que, con la Super Bowl, nos situamos en un entorno por defecto más estadounidense que los calzones de Rocky Balboa, la analogía sugerida por el subconsciente es automática. USA = Abogados bizarros. Si, además de bizarros, quieren contratar a unos que den miedo, a una especie de Los Miami con traje y corbata, he dado con lo que necesitan. Muy malos han tenido que ser ustedes para que el juez decida encarcelarle antes que a su equipo de abogados.

10am. Reunión de creativos.

– ¡Lo tengo! Le cambiamos la voz a Amy y Steve y, además, le decimos a Steve que quiebre la cintura y el cuello para enfatizar su actitud femenina.

– Michael, eres un puto genio.

¿789? ¡¡Ah ah!! Te llevas la mesa de camilla y dos hostias con el revés de la mano. ¿Hace?

Pasando al apartado de cuotas, comenzaremos con la cuota infantil. Milky, the Marvelous Milking Cow era una vaquita de plástico que mostraba a los urbanos chicos de los setenta las bondades de la vida rural y los productos naturales. Es evidente que los fabricantes desconocían el conepto ‘grima’ cuando lanzaron el producto. Y el anuncio.

Cuota exótica. Si usted no sabe que los bonos del estado, las acciones de Apple o las compañías petrolíferas son destinos de inversión demodè y que es el oro, a ser posible en forma de dientes, lo que lo peta, es que no vive en este mundo. Y ya, si a mi me das oro y un baile étnico, comienzo a vaciar la cuenta de ahorros de la universidad de mi hija para pulírmelo en collares con pedrería.

Terminamos el repaso con la cuota cañí. Hubo un tiempo en que los anuncios de Pascual eran sencillos y grises. Sí, hablamos de cualquiera de los últimos 40 años. Sin embargo, hubo una época de desmelene, lo que vino a ser el equivalente al destape en el cine español pero en versión ‘anuncios de leche’, en que a los creativos responsables les pareció bien crear un jingle pegadizo que arrasara en hogares y autocares escolares de toda la península. Es probable que la memoria selectiva haya hecho su trabajo y les haya liberado de tan pesada carga en forma de recuerdo. En tal caso, siento la molestia que este ‘remember’ les haya podido causar.

Rondamos la hora de comer. Eso significa que, a esta hora del día, ya habrán repasado lo más destacado a nivel publicitario de la Super Bowl de anoche. Honrando la vocación de tapa agujeros de la que hacemos gala en esta santa casa, vamos a cubrir el blackout informativo de la vertiente contraria: anuncios de mierda que nunca saldrían en el descanso de la Super Bowl. Y echamos la vista atrás, que es mucho más gracioso ver lo ridículos que eramos hace unos cuantos años.

Teniendo en cuenta que, con la Super Bowl, nos situamos en un entorno por defecto más estadounidense que los calzones de Rocky Balboa, la analogía sugerida por el subconsciente es automática. USA = Abogados bizarros. Si, además de bizarros, quieren contratar a unos que den miedo, a una especie de Los Miami con traje y corbata, he dado con lo que necesitan. Muy malos han tenido que ser ustedes para que el juez decida encarcelarle antes que a su equipo de abogados.

10am. Reunión de creativos.

– ¡Lo tengo! Le cambiamos la voz a Amy y Steve y, además, le decimos a Steve que quiebre la cintura y el cuello para enfatizar su actitud femenina.

– Michael, eres un puto genio.

¿789? ¡¡Ah ah!! Te llevas la mesa de camilla y dos hostias con el revés de la mano. ¿Hace?

Pasando al apartado de cuotas, comenzaremos con la cuota infantil. Milky, the Marvelous Milking Cow era una vaquita de plástico que mostraba a los urbanos chicos de los setenta las bondades de la vida rural y los productos naturales. Es evidente que los fabricantes desconocían el conepto ‘grima’ cuando lanzaron el producto. Y el anuncio.

Cuota exótica. Si usted no sabe que los bonos del estado, las acciones de Apple o las compañías petrolíferas son destinos de inversión demodè y que es el oro, a ser posible en forma de dientes, lo que lo peta, es que no vive en este mundo. Y ya, si a mi me das oro y un baile étnico, comienzo a vaciar la cuenta de ahorros de la universidad de mi hija para pulírmelo en collares con pedrería.

Terminamos el repaso con la cuota cañí. Hubo un tiempo en que los anuncios de Pascual eran sencillos y grises. Sí, hablamos de cualquiera de los últimos 40 años. Sin embargo, hubo una época de desmelene, lo que vino a ser el equivalente al destape en el cine español pero en versión ‘anuncios de leche’, en que a los creativos responsables les pareció bien crear un jingle pegadizo que arrasara en hogares y autocares escolares de toda la península. Es probable que la memoria selectiva haya hecho su trabajo y les haya liberado de tan pesada carga en forma de recuerdo. En tal caso, siento la molestia que este ‘remember’ les haya podido causar.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Raymond Lemstra y sus personajes de contrastes
Azul: el color para resetear el calendario y hacer de septiembre un nuevo comienzo
En esta biblioteca es posible corretear sobre sus estanterías
Bavaria fracasa en su intento de acción de ambush marketing
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies