18 de enero 2011    /   BUSINESS
por
 

Los adolescentes reprochan a sus padres su adicción a la tecnología

18 de enero 2011    /   BUSINESS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image


Se invierten los papeles. Los adolescentes son ahora los que se quejan de la adicción de sus padres a la tecnología. Es una de las principales conclusiones de Alone Together, un libro que acaba de presentar Sherry Turkle, profesora del Massachussetts Institute of Technology (MIT).

Tras entrevistar a 450 personas para tratar de averiguar la forma en que las nuevas tecnologías se acoplan a nuestro día a día, Turkle considera que, «existe un estado general de confusión sobre si en la cultura de la conectividad nos prestamos la suficiente atención los unos a los otros».
Para Turkle, este debate es especialmente relevante en el marco familiar donde afirma que los roles se han invertido: «Aunque la gente joven se confiesa heavy user de los dispositivos móviles, critican, a su vez, a sus padres por el tiempo que dedican a sus móviles».
Algunos de los adolescentes entrevistados se quejaron, incluso, de la presencia de las BlackBerrys paternas en las comidas familiares.»Mis padres escriben mientras comemos. Estoy acostumbrado».
La académica, sin embargo, reconoce que no todo en torno al binomio relaciones-tecnología es negativo. «Gracias a ellas, podemos establecer relaciones o mantenerlas con personas de todo el mundo». Para la profesora del MIT, Internet está en su propia y rápida fase de desarrollolo lo que significa que no tenemos por qué sacrificar la sociedad tradicional por las nuevas aplicaciones online por muy populares que sean.
Pero ‘Alone Together’ no pretende dejar un mal sabor de boca. De hecho la autora asegura que estamos a tiempo de corregir muchos errores. Por eso, aunque el libro no incluye una lista de pasos a seguir, sí concluye con una serie de consejos sobre cómo restaurar el contacto humano en las relaciones familiares y sociales: «Debemos empezar con cosas muy simples. Algunas tienen que ver con buenas maneras. No utilizar el móvil durante la cena, en el recreo, en el coche o en la empresa».
Lo importante es estar seguro de que las tecnologías no controlen nuestras vidas.»Si estamos compartiendo una actividad con nuestro hijo y no podemos hacerlo al 100% porque de repente nos encontramos escribiendo un sms, tenemos que retomar el control».


Se invierten los papeles. Los adolescentes son ahora los que se quejan de la adicción de sus padres a la tecnología. Es una de las principales conclusiones de Alone Together, un libro que acaba de presentar Sherry Turkle, profesora del Massachussetts Institute of Technology (MIT).

Tras entrevistar a 450 personas para tratar de averiguar la forma en que las nuevas tecnologías se acoplan a nuestro día a día, Turkle considera que, «existe un estado general de confusión sobre si en la cultura de la conectividad nos prestamos la suficiente atención los unos a los otros».
Para Turkle, este debate es especialmente relevante en el marco familiar donde afirma que los roles se han invertido: «Aunque la gente joven se confiesa heavy user de los dispositivos móviles, critican, a su vez, a sus padres por el tiempo que dedican a sus móviles».
Algunos de los adolescentes entrevistados se quejaron, incluso, de la presencia de las BlackBerrys paternas en las comidas familiares.»Mis padres escriben mientras comemos. Estoy acostumbrado».
La académica, sin embargo, reconoce que no todo en torno al binomio relaciones-tecnología es negativo. «Gracias a ellas, podemos establecer relaciones o mantenerlas con personas de todo el mundo». Para la profesora del MIT, Internet está en su propia y rápida fase de desarrollolo lo que significa que no tenemos por qué sacrificar la sociedad tradicional por las nuevas aplicaciones online por muy populares que sean.
Pero ‘Alone Together’ no pretende dejar un mal sabor de boca. De hecho la autora asegura que estamos a tiempo de corregir muchos errores. Por eso, aunque el libro no incluye una lista de pasos a seguir, sí concluye con una serie de consejos sobre cómo restaurar el contacto humano en las relaciones familiares y sociales: «Debemos empezar con cosas muy simples. Algunas tienen que ver con buenas maneras. No utilizar el móvil durante la cena, en el recreo, en el coche o en la empresa».
Lo importante es estar seguro de que las tecnologías no controlen nuestras vidas.»Si estamos compartiendo una actividad con nuestro hijo y no podemos hacerlo al 100% porque de repente nos encontramos escribiendo un sms, tenemos que retomar el control».

Compártelo twitter facebook whatsapp
Érase una vez una casa modular que funcionaba con el sol…
Vas a vivir 30.000 días: todo esto es lo que harás y experimentarás
Para abrir el apetito lector, Manteletas LEE
‘¡La leche!’, una revista para despertar el interés de los niños por la actualidad
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 6
  • Una grande verdad desafortunadamente!
    En cualquier sitio, cualquier momento, en vacaciones, al despertar…el móvil está SIEMPRE conectado y presente!
    Los hijos se quejan, las esposas se quejan…Pero hay un momento que ya no vale la pena!
    Es como se nuestra casa fuera invadida por desconocidos todo el rato.
    Los padres, en especial los «hombres», tal como está en otro comentario…»ignoran al que tienen en frente :(»
    S.C.

  • Comentarios cerrados.

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Publicidad