25 de julio 2012    /   BUSINESS
por
 

Los beneficios del lado oscuro

25 de julio 2012    /   BUSINESS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Cuando recuerdas Star Wars, siempre piensas en lo campeón que era Luke Skywalker y en cómo, finalmente, triunfaba sobre el mal. Sin embargo, no conviene olvidar que el lado oscuro, encarnado en Anakin Skywalker primero y Darth Vader después, estuvo dando la barrila durante seis películas. Moraleja: los sentimientos chungos tienen un gran poder de motivación. Así lo cree Oliver Bunkerman, escritor especializado en psicología social y un convencido de lo aprovechable que es el Negative Thinking.

Quizás, el tema del que trata este texto sería más adecuado en la hipotética versión némesis de Yorokobu, la que abordaría las cosas desde un prisma negativo, la que hablaría de las cosas chungas de la vida. Pero aún no hemos creado Fukōdearu (ser infeliz en japonés). Además, es verano y no nos lee nadie, así que perdonen la licencia.

Para Burkeman, los problemas son una fuente muy potente de motivación. «El pensamiento negativo es tremendamente poderos. Debemos explorar el camino del fracaso, el pesimismo, el lado negativo de las cosas», explica. «Debemos dejar que todo eso regrese a nuestro menú de emociones».

Hay algo de mecanismo de defensa en la teoría del escritor, claro. Sin embargo, según sus planteamientos, la previsión de lo negativo ayuda a establecer límites en determinados escenarios. Además, ayuda a quien piensa en esas situaciones a ver de antemano si nefastas consecuencias son asumibles o tolerables. «Cuando se piensa en desgracias como perder el trabajo, o a la pareja, automáticamente se piensa en lo miserable que es uno, en que lo que queda de vida será un desastre». Eso, según Burke, es un buen punto de partida para mejorar la situación.

Según su opinión, es un error equiparar felicidad con positivismo e infelicidad con pesimismo, ya que se ambos paradigmas pueden ser materia prima para alcanzar la satisfacción. De hecho, Burkeman alude a Christopher Kayes, un ex-ejecutivo que lo dejó todo para investigar cómo el hecho de fijar metas y retos destructivos y replantear el rol del líder pueden también conducir a situaciones de éxito. «En las escuelas de emprendedores enseñan la previsión del peor escenario posible. Eso ayuda a aceptar las contrariedades y mejorar», explica.

Burkeman tiende a plantear la paradoja queprovoca el hecho de que elementos que son, a priori, tomados como positivos, como el amor, la familia o el trabajo sean recurrentes fuentes de estrés y frustración. Eso hace muy difícil crear incluso una definición de felicidad. Pero, ¿creéis que se puede alcanzar a través de ‘el lado oscuro’?

(Que suene la Marcha Imperial)

Cuando recuerdas Star Wars, siempre piensas en lo campeón que era Luke Skywalker y en cómo, finalmente, triunfaba sobre el mal. Sin embargo, no conviene olvidar que el lado oscuro, encarnado en Anakin Skywalker primero y Darth Vader después, estuvo dando la barrila durante seis películas. Moraleja: los sentimientos chungos tienen un gran poder de motivación. Así lo cree Oliver Bunkerman, escritor especializado en psicología social y un convencido de lo aprovechable que es el Negative Thinking.

Quizás, el tema del que trata este texto sería más adecuado en la hipotética versión némesis de Yorokobu, la que abordaría las cosas desde un prisma negativo, la que hablaría de las cosas chungas de la vida. Pero aún no hemos creado Fukōdearu (ser infeliz en japonés). Además, es verano y no nos lee nadie, así que perdonen la licencia.

Para Burkeman, los problemas son una fuente muy potente de motivación. «El pensamiento negativo es tremendamente poderos. Debemos explorar el camino del fracaso, el pesimismo, el lado negativo de las cosas», explica. «Debemos dejar que todo eso regrese a nuestro menú de emociones».

Hay algo de mecanismo de defensa en la teoría del escritor, claro. Sin embargo, según sus planteamientos, la previsión de lo negativo ayuda a establecer límites en determinados escenarios. Además, ayuda a quien piensa en esas situaciones a ver de antemano si nefastas consecuencias son asumibles o tolerables. «Cuando se piensa en desgracias como perder el trabajo, o a la pareja, automáticamente se piensa en lo miserable que es uno, en que lo que queda de vida será un desastre». Eso, según Burke, es un buen punto de partida para mejorar la situación.

Según su opinión, es un error equiparar felicidad con positivismo e infelicidad con pesimismo, ya que se ambos paradigmas pueden ser materia prima para alcanzar la satisfacción. De hecho, Burkeman alude a Christopher Kayes, un ex-ejecutivo que lo dejó todo para investigar cómo el hecho de fijar metas y retos destructivos y replantear el rol del líder pueden también conducir a situaciones de éxito. «En las escuelas de emprendedores enseñan la previsión del peor escenario posible. Eso ayuda a aceptar las contrariedades y mejorar», explica.

Burkeman tiende a plantear la paradoja queprovoca el hecho de que elementos que son, a priori, tomados como positivos, como el amor, la familia o el trabajo sean recurrentes fuentes de estrés y frustración. Eso hace muy difícil crear incluso una definición de felicidad. Pero, ¿creéis que se puede alcanzar a través de ‘el lado oscuro’?

(Que suene la Marcha Imperial)

Compártelo twitter facebook whatsapp
Deambular por Maricalandia sin morir en el intento
Un multimillonario advierte a sus iguales: «El 99,99% están afilando los cuchillos y vienen a por nosotros»
Cuando los robots te avisan de que tu receta de cocina está mal
Dos años de trabajo y un resultado invisible
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 1
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Publicidad