4 de octubre 2012    /   CREATIVIDAD
por
 

Los discípulos de Cecilia

4 de octubre 2012    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Han hecho lo mismo que ella. Más que restaurar, han interpretado su particular versión del ecce homo de Borja. La diferencia es que estos sí saben lo que se hacen porque son ilustradores que colaboran habitualmente con la revista Yorokobu. Seis profesionales y el dispositivo SamsungGalaxy Note 10.1 para ofrecer nuevas versiones del ecce homo.

He aquí el hombre. En latín ‘ecce homo’. Esas fueron las palabras pronunciadas por Poncio Pilatos cuando presentó a Jesús de Narazet ante una muchedumbre hostil a la que sometía el destino final del reo. ¿Recuerdas eso de “yo me lavo las manos”? Al menos eso es lo que dice el Evangelio.

El caso es que en ese momento Jesús llevaba puesto un manto color púrpura y una corona de espinas, ya que su delito era pretender ser rey de los judíos. Por eso el mundo del arte empezó a denominar ecce homo a ese tipo de imágenes que representaba ese momento de la vida de Jesús, entre los latigazos y la crucifixión.

Si eres un artista o experto en arte, probablemente todo esto ya lo sepas. Y lo mismo si eres una persona religiosa, teólogo o simplemente muy leído. Pero lo cierto es que toda España, y parte del mundo, se ha enterado de lo que era un ecce homo gracias a Cecilia Giménez, vecina octogenaria de la localidad de Borja (que tampoco conocía casi nadie), en Zaragoza, que con su mejor intención entró en la iglesia y decidió «por su cuenta y riesgo» reparar el fresco de un ecce homo del pintor Elías García Martínez, también bastante desconocido hasta ese momento.

Sin quererlo, Cecilia ha popularizado su pueblo, los ecce homos y al propio pintor mucho más de lo que lo hubiera hecho una campaña publicitaria millonaria. Se ha creado un club de fans en Facebook, que ya cuenta con 8.400 likes, y las camisetas con motivos similares a su particular reproducción del ecce homo se venden en la red a cientos. Su obra se ha convertido en un icono pop.

Cecilia se confundió. Sin quererlo, lo que iba a ser una restauración acabó siendo una reinterpretación. Y eso es lo que hemos hecho, interpretar el ecce hommo de Cecilia. Para ello, seleccionamos a 6 ilustradores y un dispositivo como Samsung Galaxy Note 10.1 para probar si realmente el S Pen es tan preciso como dicen o si la posibilidad de de utilizar dos aplicaciones diferentes a ambos lados de la pantalla facilita el proceso creativo. Pertrechados con el último tablet de Samsung, nuestros seis magnífcos estaban listos para ponerse a dibujar.

El resultado de esta acción lo puedes ver en cuanto empieces a pasar páginas. Verás la exageración como recurso creativo de Ricardo Cavolo, el acto de amor que ha inspirado la pieza de María Solbes Castelló, la escapada del ecce homo de Juan Díaz-Faes, la pasión de Cecilia según Oscar Llorens, la desafortunada cirugía plástica de Velckro o la indisposición del ecce homo que condicionó el trabajo de mDonada.

Mándanos tu versión del ecce homo. La mejor interpretación recibirá como premio el nuevo Samsung Galaxy Note 10.1. Tienes toda la información aquí.

Velckro Artwork

Oscar Llorens

María Castelló

Manuel Donada

Juan Díaz Faes

Ricardo Cavolo

 

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Han hecho lo mismo que ella. Más que restaurar, han interpretado su particular versión del ecce homo de Borja. La diferencia es que estos sí saben lo que se hacen porque son ilustradores que colaboran habitualmente con la revista Yorokobu. Seis profesionales y el dispositivo SamsungGalaxy Note 10.1 para ofrecer nuevas versiones del ecce homo.

He aquí el hombre. En latín ‘ecce homo’. Esas fueron las palabras pronunciadas por Poncio Pilatos cuando presentó a Jesús de Narazet ante una muchedumbre hostil a la que sometía el destino final del reo. ¿Recuerdas eso de “yo me lavo las manos”? Al menos eso es lo que dice el Evangelio.

El caso es que en ese momento Jesús llevaba puesto un manto color púrpura y una corona de espinas, ya que su delito era pretender ser rey de los judíos. Por eso el mundo del arte empezó a denominar ecce homo a ese tipo de imágenes que representaba ese momento de la vida de Jesús, entre los latigazos y la crucifixión.

Si eres un artista o experto en arte, probablemente todo esto ya lo sepas. Y lo mismo si eres una persona religiosa, teólogo o simplemente muy leído. Pero lo cierto es que toda España, y parte del mundo, se ha enterado de lo que era un ecce homo gracias a Cecilia Giménez, vecina octogenaria de la localidad de Borja (que tampoco conocía casi nadie), en Zaragoza, que con su mejor intención entró en la iglesia y decidió «por su cuenta y riesgo» reparar el fresco de un ecce homo del pintor Elías García Martínez, también bastante desconocido hasta ese momento.

Sin quererlo, Cecilia ha popularizado su pueblo, los ecce homos y al propio pintor mucho más de lo que lo hubiera hecho una campaña publicitaria millonaria. Se ha creado un club de fans en Facebook, que ya cuenta con 8.400 likes, y las camisetas con motivos similares a su particular reproducción del ecce homo se venden en la red a cientos. Su obra se ha convertido en un icono pop.

Cecilia se confundió. Sin quererlo, lo que iba a ser una restauración acabó siendo una reinterpretación. Y eso es lo que hemos hecho, interpretar el ecce hommo de Cecilia. Para ello, seleccionamos a 6 ilustradores y un dispositivo como Samsung Galaxy Note 10.1 para probar si realmente el S Pen es tan preciso como dicen o si la posibilidad de de utilizar dos aplicaciones diferentes a ambos lados de la pantalla facilita el proceso creativo. Pertrechados con el último tablet de Samsung, nuestros seis magnífcos estaban listos para ponerse a dibujar.

El resultado de esta acción lo puedes ver en cuanto empieces a pasar páginas. Verás la exageración como recurso creativo de Ricardo Cavolo, el acto de amor que ha inspirado la pieza de María Solbes Castelló, la escapada del ecce homo de Juan Díaz-Faes, la pasión de Cecilia según Oscar Llorens, la desafortunada cirugía plástica de Velckro o la indisposición del ecce homo que condicionó el trabajo de mDonada.

Mándanos tu versión del ecce homo. La mejor interpretación recibirá como premio el nuevo Samsung Galaxy Note 10.1. Tienes toda la información aquí.

Velckro Artwork

Oscar Llorens

María Castelló

Manuel Donada

Juan Díaz Faes

Ricardo Cavolo

 

¡Descarga Yorokobu gratis en formato digital!

Llévate el PDF del Gran Reseteo por la cara haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Entre rulos y bambalinas: el teatro se muda a la pelu del barrio
Kuvva, un banco de imágenes de ilustración de calidad
OFFF Barcelona 2012: Las vueltas que da el arte contemporáneo
Voces con Futura: La voz gráfica del 15-M
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 5
  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies