18 de junio 2012    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Los instrumentos autómatas de Roland Olbeter

18 de junio 2012    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Asueto haciendo clic aquí.

Tin, tan, ton, tan, tin, tan. Tin tan ton tan tin tan. En los bajos oscuros del Sonar de día, un conjunto de robots musicales reproducieron sonido de forma metódica y mecánica durante la duración del festival. Sus formas alargadas compuesta de motores, cuerdas y altavoces colgadas de la pared hipnotizaron a muchos de los que pasaban por allí que pensaban estar en un escenario de ciencia ficción. Hablamos de Pollywogs, la última creación del artista Roland Olbeter conocido por sus colaboraciones con la Fura dels Baus.

Se trata de un instrumento autogenerativo que crea variaciones infinitas de música. Durante la demo a que asistimos uno de los responsables del proyecto tocaba una serie de notas en el teclado y a partir de allí la máquina funcionaba sola. “El ordenador analiza la canción y crea millones de variaciones a partir de esas notas”, explicó Carlos Fesser, músico y diseñador de sonido que ha participado en el desarrollo del proyecto.

El instrumento funciona con motores de la compañía alemana Festo creando un híbrido entre instrumento musical y maquinaria industrial. “Es una multinacional de maquinaria pura que lleva muchos años colaborando con el arte y en especial con Roland”, añadió Fesser.

El proyecto sigue en fase experimental pero ha sido concebido por Olbeter para servir de acompañamiento a una opera con marionetas y una orquesta.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Asueto haciendo clic aquí.

Tin, tan, ton, tan, tin, tan. Tin tan ton tan tin tan. En los bajos oscuros del Sonar de día, un conjunto de robots musicales reproducieron sonido de forma metódica y mecánica durante la duración del festival. Sus formas alargadas compuesta de motores, cuerdas y altavoces colgadas de la pared hipnotizaron a muchos de los que pasaban por allí que pensaban estar en un escenario de ciencia ficción. Hablamos de Pollywogs, la última creación del artista Roland Olbeter conocido por sus colaboraciones con la Fura dels Baus.

Se trata de un instrumento autogenerativo que crea variaciones infinitas de música. Durante la demo a que asistimos uno de los responsables del proyecto tocaba una serie de notas en el teclado y a partir de allí la máquina funcionaba sola. “El ordenador analiza la canción y crea millones de variaciones a partir de esas notas”, explicó Carlos Fesser, músico y diseñador de sonido que ha participado en el desarrollo del proyecto.

El instrumento funciona con motores de la compañía alemana Festo creando un híbrido entre instrumento musical y maquinaria industrial. “Es una multinacional de maquinaria pura que lleva muchos años colaborando con el arte y en especial con Roland”, añadió Fesser.

El proyecto sigue en fase experimental pero ha sido concebido por Olbeter para servir de acompañamiento a una opera con marionetas y una orquesta.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Cómo escribir los apodos, seas o no un criminal
La grandeza de la vida corriente tiene página en Facebook
Lo que cuentan los medios no es real
El último viaje de Willie “the Wimp” en su ataúd con forma de Cadillac
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Publicidad