29 de noviembre 2013    /   CREATIVIDAD
por
 

Los juegos que Sensible Software nunca llegó a hacer

29 de noviembre 2013    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¿Qué estaría haciendo Sensible Software si no hubiera cerrado? Darren Wall contaba el otro día, cuando hablábamos del monográfico con la historia de Sensible que ha editado, que “estarían haciendo algo que no te esperas”. Darren aseguraba que este desarrollador de videojuegos tan genuinamente británico “siempre estaba dispuesto a probar cosas nuevas y a trastocar los géneros” y que algunas de las ideas que nunca llegaron a convertirse en realidad lo demostraban. Después de hablar del libro, seguimos charlando sobre esos juegos que el estudio nunca llegó a hacer. El libro menciona unos cuantos títulos, pero hay dos en concreto que llamaron la atención: Mirror, Signal, Manslaughter y Console Olympics. El primero de ellos, según cuenta el fundador de Sensible Jon Hare en Sensible Software 1986-1999, era simplemente un concepto, un apunte, casi una broma.

“La idea era básicamente que tú ibas conduciendo, te parabas en un paso de cebra, le hacías un gesto a una ancianita para que cruzara y cuando estuviera en mitad de la carretera… ¡BRUUUUM! ¡BRUUUUUM!”, explica Hare, “la idea era conducir de forma inapropiada y dejar caos a tu paso”. El hilarante nombre del juego, ‘Espejo, señal, matanza’, está inspirado por las clases prácticas de conducir de Hare y sirve para hacerse una idea del buen rollo y el humor que debía gastar el equipo de Sensible en sus reuniones de ‘brainstorming’.

Todo esto suena bastante parecido a lo que luego fue Carmaggedon, pero Sensible concibió este juego nonato tres o cuatro años antes de que ese aplaudido y polémico simulador de conducción colérica llegara a las tiendas y a los informativos. Stoo Cambrige, uno de los diseñadores de Sensible, llegó a hacer un boceto (la imagen está justo debajo) de lo que podría haber sido Mirror, Signal, Manslaughter. El desmadre y los atropellos pixelados y en perspectiva isométrica, con esos monigotes pequeños tan característicos del ‘estilo Sensible’, hacen que esta nota al margen en la historia del estudio inglés también recuerde mucho a las primeras entregas Grand Theft Auto, que también vieron la luz en 1997, el mismo año que Carmaggedon.

“Abandonaron la idea para hacer cierto juego de fútbol”, cuenta Darren. Vamos, que la jugada no les salió mal del todo. Descartaron un potencial juego de culto para hacer otro (Sensible Soccer) que hoy todavía se sigue jugando. Seguro que los fans de Sensible Soccer le dan el visto bueno.

IMG_20131125_133022 (2)

El otro título descartado por Hare y compañía, Console Olympics, también era poco más que un apunte en una libreta, aunque en este caso sí que llegaron a diseñar algunos escenarios, algunos objetos y varios personajes. Como podrán deducir del nombre, era un juego deportivo que tenía unas veinte pruebas olímpicas que iban desde el maratón y los 100 metros lisos hasta la natación sincronizada y el voleibol y estaba pensado para jugar con amigos o en familia.

Cada equipo tenía seis personajes distintos: el gordo, el bajito, el alto… cada uno con sus puntos fuertes y sus puntos débiles; cada jugador elegía una de las pruebas que se iban a disputar y después había que colocar a cada personaje en una o dos de las pruebas que tocaran. Era un juego de habilidad, pero la estrategia a la hora de repartir las pruebas también era importante.“Quieres utilizar al tío grande y fuerte para el lanzamiento de peso”, cuenta Hare, “pero si alguien escoge la prueba de halterofilia, tienes que tomar decisiones. Habría sido muy tonto y muy divertido”.

RunMan1PARKSET1Ghetto1
DemoMap

Un aspecto curioso de este juego es que Sensible tenía pensado abandonar su estilo para hacer monigotes más grandes y parecidos a los de Super Mario World. De hecho, ese ‘Console’ que lleva en el nombre era provisional: el plan era que se llamara Super Nintendo Olympics, o algo parecido. Jon Hare reconoce en el libro que es uno de los descartes que más le habría gustado sacar adelante y admite que habría sido un gran título para vender después del éxito de Sensible Soccer.

En estas imágenes del juego que me pasa Darren se puede ver una pista de carreras, los ‘sprites’ de algunos personajes con ese extraño estilo ‘nintendero’ y algunas imágenes de puertas, ventanas, vagabundos y mobiliario urbano que habrían servido para decorar la Villa Olímpica.

¿Qué estaría haciendo Sensible Software si no hubiera cerrado en el año 2000? Es una lástima pero nunca lo sabremos. Aunque viendo ideas como Console Olympics o Mirror, Signal, Manslaughter, podemos estar seguros de que nos estamos perdiendo algo grande.

¿Qué estaría haciendo Sensible Software si no hubiera cerrado? Darren Wall contaba el otro día, cuando hablábamos del monográfico con la historia de Sensible que ha editado, que “estarían haciendo algo que no te esperas”. Darren aseguraba que este desarrollador de videojuegos tan genuinamente británico “siempre estaba dispuesto a probar cosas nuevas y a trastocar los géneros” y que algunas de las ideas que nunca llegaron a convertirse en realidad lo demostraban. Después de hablar del libro, seguimos charlando sobre esos juegos que el estudio nunca llegó a hacer. El libro menciona unos cuantos títulos, pero hay dos en concreto que llamaron la atención: Mirror, Signal, Manslaughter y Console Olympics. El primero de ellos, según cuenta el fundador de Sensible Jon Hare en Sensible Software 1986-1999, era simplemente un concepto, un apunte, casi una broma.

“La idea era básicamente que tú ibas conduciendo, te parabas en un paso de cebra, le hacías un gesto a una ancianita para que cruzara y cuando estuviera en mitad de la carretera… ¡BRUUUUM! ¡BRUUUUUM!”, explica Hare, “la idea era conducir de forma inapropiada y dejar caos a tu paso”. El hilarante nombre del juego, ‘Espejo, señal, matanza’, está inspirado por las clases prácticas de conducir de Hare y sirve para hacerse una idea del buen rollo y el humor que debía gastar el equipo de Sensible en sus reuniones de ‘brainstorming’.

Todo esto suena bastante parecido a lo que luego fue Carmaggedon, pero Sensible concibió este juego nonato tres o cuatro años antes de que ese aplaudido y polémico simulador de conducción colérica llegara a las tiendas y a los informativos. Stoo Cambrige, uno de los diseñadores de Sensible, llegó a hacer un boceto (la imagen está justo debajo) de lo que podría haber sido Mirror, Signal, Manslaughter. El desmadre y los atropellos pixelados y en perspectiva isométrica, con esos monigotes pequeños tan característicos del ‘estilo Sensible’, hacen que esta nota al margen en la historia del estudio inglés también recuerde mucho a las primeras entregas Grand Theft Auto, que también vieron la luz en 1997, el mismo año que Carmaggedon.

“Abandonaron la idea para hacer cierto juego de fútbol”, cuenta Darren. Vamos, que la jugada no les salió mal del todo. Descartaron un potencial juego de culto para hacer otro (Sensible Soccer) que hoy todavía se sigue jugando. Seguro que los fans de Sensible Soccer le dan el visto bueno.

IMG_20131125_133022 (2)

El otro título descartado por Hare y compañía, Console Olympics, también era poco más que un apunte en una libreta, aunque en este caso sí que llegaron a diseñar algunos escenarios, algunos objetos y varios personajes. Como podrán deducir del nombre, era un juego deportivo que tenía unas veinte pruebas olímpicas que iban desde el maratón y los 100 metros lisos hasta la natación sincronizada y el voleibol y estaba pensado para jugar con amigos o en familia.

Cada equipo tenía seis personajes distintos: el gordo, el bajito, el alto… cada uno con sus puntos fuertes y sus puntos débiles; cada jugador elegía una de las pruebas que se iban a disputar y después había que colocar a cada personaje en una o dos de las pruebas que tocaran. Era un juego de habilidad, pero la estrategia a la hora de repartir las pruebas también era importante.“Quieres utilizar al tío grande y fuerte para el lanzamiento de peso”, cuenta Hare, “pero si alguien escoge la prueba de halterofilia, tienes que tomar decisiones. Habría sido muy tonto y muy divertido”.

RunMan1PARKSET1Ghetto1
DemoMap

Un aspecto curioso de este juego es que Sensible tenía pensado abandonar su estilo para hacer monigotes más grandes y parecidos a los de Super Mario World. De hecho, ese ‘Console’ que lleva en el nombre era provisional: el plan era que se llamara Super Nintendo Olympics, o algo parecido. Jon Hare reconoce en el libro que es uno de los descartes que más le habría gustado sacar adelante y admite que habría sido un gran título para vender después del éxito de Sensible Soccer.

En estas imágenes del juego que me pasa Darren se puede ver una pista de carreras, los ‘sprites’ de algunos personajes con ese extraño estilo ‘nintendero’ y algunas imágenes de puertas, ventanas, vagabundos y mobiliario urbano que habrían servido para decorar la Villa Olímpica.

¿Qué estaría haciendo Sensible Software si no hubiera cerrado en el año 2000? Es una lástima pero nunca lo sabremos. Aunque viendo ideas como Console Olympics o Mirror, Signal, Manslaughter, podemos estar seguros de que nos estamos perdiendo algo grande.

Compártelo twitter facebook whatsapp
La gran esperanza marca
La pegada de carteles ilegal de Diesel
Un retrato de Marge Simpson con 1.000 líneas de código
Mauro Seresini: el artesano que cocina platos de papel
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
El rollo legal de las cookies

La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

ACEPTAR
Aviso de cookies
Publicidad