fbpx
17 de junio 2011    /   CREATIVIDAD
por
 

Los menguantes ingresos de las prostitutas

17 de junio 2011    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image


Si las prostitutas se hubieran organizado desde el principio de los tiempos, tal vez hubieran conseguido que se declarara competencia desleal a todas las prácticas sexuales no estrictamente reproductivas del resto de las mujeres, de las amateurs, para entendernos. Pero no lo hicieron y el resultado es que cualquier moza mínimamente instruida está cualificada para realizar este tipo de destrezas.
El inevitable resultado de la proliferación de un servicio es bien conocido por los economistas: el precio se derrumba. En otros términos, hace 40 años una prostituta estaba en posición de exigir 5.000 pesetas por una felación, a sabiendas de que se trataba de un producto de lujo, por excepcional, para su cliente (“¿que te coma qué?” era lo más suave que iba a escuchar el susodicho en su alcoba ante semejante propuesta). Sin embargo, hoy en día una mujer que se negara a proporcionar tan esencial placer a su amado sería tenida por loca o por opusina, así que las profesionales se ven forzadas a rebajar su tarifa hasta el límite de la supervivencia para competir en tan reñido mercado (“mil chupar, dos mil follar”, parafraseando la sintética promo que hacían las princesas de ébano africanas en la Casa de Campo cuando el bosque madrileño aún era una Babilonia del sexo). La felación se ha convertido en un commodity.
El sociólogo Sudhir Venkatesh, de la Universidad de Columbia en Nueva York, comprobó de primera mano los ingresos menguantes de las prostitutas. Para ello recorrió las esquinas de los suburbios de Chicago preguntándoles por sus ingresos. Después de analizar 2.200 actos sexuales, Venkatesh concluyó que la prostituta callejera media ganaba de media 350 dólares semanales por 13 horas de trabajo en las que llevaban a cabo diez actos sexuales. Esta cifra venía a ser la quinta parte de lo que ganaba una meretriz de la misma ciudad un siglo antes, en los buenos tiempos del oligopolio del gremio.

Un dato significativo del estudio de Venkatesh es que la tarifa por una felación había caído en picado de un siglo a esta parte. En los albores del siglo XX, los hombres pagaban dos o tres veces más por la “estimulación bucal” que por el coito, cuando ahora pagan menos de la mitad (37 dólares frente a 80). Aquí se puede ver prístinamente el efecto del “intrusismo” de las amateurs: en 1900 hacer una felación era poco menos que una depravación sexual, amén de una ofensa al buen Dios. Hoy, sin embargo, las tornas han cambiado tanto que el adolescente típico americano ni siquiera considera que hacer o recibir un francés sea sexo. Al fin y al cabo, ¡no hay penetración!, razonan los zagales, aplicando la doctrina Clinton.
Esto no quiere decir que la prostitución esté en declive, como puede comprobar cualquiera que trasiegue las carreteras de España. Sucede que ser prostituta es un mal negocio, al menos en países de moral sexual laxa como el nuestro. Y mucho me temo que cada vez va a ser peor, a no ser que surja una suerte de Teddy Bautista de las meretrices que logre, si no prohibir, al menos sí grabar con un severo arancel todas esas cosas que las amateurs se dejan hacer (¡incluso hacen!) sin una contraprestación económica, como mandan los cánones.
“Un análisis empírico de la prostitución callejera” [.pdf]. Visto en “Superfreakonomics”.
 
Este artículo se publicó en la edición de papel de Yorokobu correspondiente al mes de abril de 2011.


Si las prostitutas se hubieran organizado desde el principio de los tiempos, tal vez hubieran conseguido que se declarara competencia desleal a todas las prácticas sexuales no estrictamente reproductivas del resto de las mujeres, de las amateurs, para entendernos. Pero no lo hicieron y el resultado es que cualquier moza mínimamente instruida está cualificada para realizar este tipo de destrezas.
El inevitable resultado de la proliferación de un servicio es bien conocido por los economistas: el precio se derrumba. En otros términos, hace 40 años una prostituta estaba en posición de exigir 5.000 pesetas por una felación, a sabiendas de que se trataba de un producto de lujo, por excepcional, para su cliente (“¿que te coma qué?” era lo más suave que iba a escuchar el susodicho en su alcoba ante semejante propuesta). Sin embargo, hoy en día una mujer que se negara a proporcionar tan esencial placer a su amado sería tenida por loca o por opusina, así que las profesionales se ven forzadas a rebajar su tarifa hasta el límite de la supervivencia para competir en tan reñido mercado (“mil chupar, dos mil follar”, parafraseando la sintética promo que hacían las princesas de ébano africanas en la Casa de Campo cuando el bosque madrileño aún era una Babilonia del sexo). La felación se ha convertido en un commodity.
El sociólogo Sudhir Venkatesh, de la Universidad de Columbia en Nueva York, comprobó de primera mano los ingresos menguantes de las prostitutas. Para ello recorrió las esquinas de los suburbios de Chicago preguntándoles por sus ingresos. Después de analizar 2.200 actos sexuales, Venkatesh concluyó que la prostituta callejera media ganaba de media 350 dólares semanales por 13 horas de trabajo en las que llevaban a cabo diez actos sexuales. Esta cifra venía a ser la quinta parte de lo que ganaba una meretriz de la misma ciudad un siglo antes, en los buenos tiempos del oligopolio del gremio.

Un dato significativo del estudio de Venkatesh es que la tarifa por una felación había caído en picado de un siglo a esta parte. En los albores del siglo XX, los hombres pagaban dos o tres veces más por la “estimulación bucal” que por el coito, cuando ahora pagan menos de la mitad (37 dólares frente a 80). Aquí se puede ver prístinamente el efecto del “intrusismo” de las amateurs: en 1900 hacer una felación era poco menos que una depravación sexual, amén de una ofensa al buen Dios. Hoy, sin embargo, las tornas han cambiado tanto que el adolescente típico americano ni siquiera considera que hacer o recibir un francés sea sexo. Al fin y al cabo, ¡no hay penetración!, razonan los zagales, aplicando la doctrina Clinton.
Esto no quiere decir que la prostitución esté en declive, como puede comprobar cualquiera que trasiegue las carreteras de España. Sucede que ser prostituta es un mal negocio, al menos en países de moral sexual laxa como el nuestro. Y mucho me temo que cada vez va a ser peor, a no ser que surja una suerte de Teddy Bautista de las meretrices que logre, si no prohibir, al menos sí grabar con un severo arancel todas esas cosas que las amateurs se dejan hacer (¡incluso hacen!) sin una contraprestación económica, como mandan los cánones.
“Un análisis empírico de la prostitución callejera” [.pdf]. Visto en “Superfreakonomics”.
 
Este artículo se publicó en la edición de papel de Yorokobu correspondiente al mes de abril de 2011.

Compártelo twitter facebook whatsapp
La galería de arte de 35 centímetros cúbicos
Cowboys en el barrio
Chorizos corruptos como objeto de diseño
La muerte y el miedo también son cosas de niños
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 4
  • Hombre, eso de que es un mal negocio….En España una chica de 18-20 años sin estudios ninguno y que se dedique a la prostitución, ni demostrando experiencia ni buen saber en su oficio, se saca faclmente 3000 euros al mes y sí encima hace alguna que otra fiesta blanca de vez en cuando pues no tiene muchos problemas para llegar a 5.000 ó 6.000 al mes. En este país hay muchas mujeres de 30 o 35 años con estudios universitarios, masteres e idiomas que se dejan la piel todos los días en trabajos por 1.000 euros mensuales. Pero sí, ser prostituta en España es un mal negocio, no le quito a Vd. la razón….

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    El rollo legal de las cookies

    La Ley 34/2002 nos obliga a avisarte de que usamos cookies propias y de terceros (ni de cuartos ni de quintos) con objetivos estadísticos y de sesión y para mostrarte la 'publi' que nos da de comer. Tenemos una política de cookies majísima y bla bla bla. Si continúas navegando, asumimos que aceptas y que todo guay. Si no te parece bien, huye y vuelve por donde has venido, que nadie te obliga a entrar aquí. Pincha este enlace para conocer los detalles. Tranquilo, este mensaje solo sale una vez. Esperamos.

    ACEPTAR
    Aviso de cookies