Publicado: 08 de agosto 2012 05:00  /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Los minihabitantes de los superalimentos de Christopher Boffoli

Publicado: 08 de agosto 2012 05:00  /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Sueños haciendo clic aquí.

Una de dos: o a Chistopher Boffoli no le dijeron nunca aquello de que con la comida no se juega cuando era pequeño o, por el contrario, se lo decían tanto que ha esperado a ser algo más mayor para demostrar que sí, que los alimentos pueden resultar muy divertidos. Aunque no sea él el que interactúe con ellos.

Para eso están las diminutas figuras protagonistas de su serie fotográfica Big Appetites. Entre ellas encontramos cocineros que trabajan con galletas gigantes, ciclistas que circulan entre los surcos de plátanos que parecen montañas, piragüistas que aprovechan un poco de leche derramada para salir a remar o policías que hacen la foto de la ficha a unos presuntos delincuentes con el código de barras de un inmenso paquete de galletas de fondo.

Dice el artista, escritor y fotógrafo de Seattle que con todas estas fotos se ha propuesto hacer referencia tanto a la fascinación generalizada hacia las cosas diminutas como a la tendencia estadounidense a los excesos, sobre todo los relacionados con la comida.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista Sueños haciendo clic aquí.

Una de dos: o a Chistopher Boffoli no le dijeron nunca aquello de que con la comida no se juega cuando era pequeño o, por el contrario, se lo decían tanto que ha esperado a ser algo más mayor para demostrar que sí, que los alimentos pueden resultar muy divertidos. Aunque no sea él el que interactúe con ellos.

Para eso están las diminutas figuras protagonistas de su serie fotográfica Big Appetites. Entre ellas encontramos cocineros que trabajan con galletas gigantes, ciclistas que circulan entre los surcos de plátanos que parecen montañas, piragüistas que aprovechan un poco de leche derramada para salir a remar o policías que hacen la foto de la ficha a unos presuntos delincuentes con el código de barras de un inmenso paquete de galletas de fondo.

Dice el artista, escritor y fotógrafo de Seattle que con todas estas fotos se ha propuesto hacer referencia tanto a la fascinación generalizada hacia las cosas diminutas como a la tendencia estadounidense a los excesos, sobre todo los relacionados con la comida.

Compártelo twitter facebook whatsapp
El Manifiesto Cuñao
¿Por qué los indies están de morros con YouTube?
¿Es el amor machista?
‘Dreams’, de Fleetwood Mac, la canción aburrida sobre sueños rotos
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp