fbpx
27 de septiembre 2013    /   CREATIVIDAD
por
 

Los monstruos con culo de Joshua Ben Longo

27 de septiembre 2013    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Reconozco que sigo llevando alguna camisa con un botón de menos por la simple pereza de enhebrar una aguja, pero para Joshua Ben Longo esto no es un impedimento. Empezó a coser con 13 años, de esas cosas que enseñaban antes en el cole. Con 16 confeccionaba su propia ropa y a los 19 tuvo su primera Singer. Ahora, este artista de Filadelfia, tiene junto a su mujer 6 máquinas en casa y lo que es más, todo un mundo de monstruos creados por él, llamado Longoland.

Joshua trabaja de día como diseñador industrial y de noche se convierte en el artista y creador de su universo personal, lleno de bichitos peludos de culo rosa. “Soy un artista con un apetito insaciable por las telas”, comenta.

Desde que descubrió la posibilidad infinita de la manipulación de telas en el insituto, no ha parado: “la tela te permite un desarrollo muy expresivo y el resultado puede ser duro o blando. El proceso de exploración es una parte muy importante de mi trabajo y las máquinas de coser ayudan a abrirme a un mundo de posibilidades”, explica el de Filadelfia.

msrg3

Fue profesor en el mismo lugar en el que estudió, el Pratt Institute. Allí enseñaba diseño 3D y dibujo y también dio clases de diseño de muñecos en el Instituto Tecnológico de Nueva Jersey. Los últimos años además ha estado dando charlas sobre su trabajo. “Me encanta la audiencia y me gusta motivar a la gente”, añade.

Hoy día, con 32 años, vive un momento de desconexión voluntario. “Quiero alejarme un poco de internet, tener algo más de tiempo para mí, enfocarme en mi próxima exposición en la primavera del año que viene en Nueva York”, anuncia el artista. Pero a pesar de eso, sigue haciendo mucho trabajo comercial “actualmente estoy acabando una colaboración con las tiendas para el hogar Anthropologie”.

Sus influencias vienen de muchos lugares, desde las pelis de miedo de los 80 a los cómics de Charles Burns y Jack Kirby, las religiones precristianas, las máscaras indígenas, los símbolos universales, la magia, el espacio, la pasta y las mujeres desnudas. Todo esto se aprecia en lo que hace. Sus muñecos son esculturas con texturas especiales, peluches ciegos pero con personalidad y fabricados a mano. Yo, sigo con un botón de menos.

monsterskinchair

12 21
IMG_0637

DSC_0022

Reconozco que sigo llevando alguna camisa con un botón de menos por la simple pereza de enhebrar una aguja, pero para Joshua Ben Longo esto no es un impedimento. Empezó a coser con 13 años, de esas cosas que enseñaban antes en el cole. Con 16 confeccionaba su propia ropa y a los 19 tuvo su primera Singer. Ahora, este artista de Filadelfia, tiene junto a su mujer 6 máquinas en casa y lo que es más, todo un mundo de monstruos creados por él, llamado Longoland.

Joshua trabaja de día como diseñador industrial y de noche se convierte en el artista y creador de su universo personal, lleno de bichitos peludos de culo rosa. “Soy un artista con un apetito insaciable por las telas”, comenta.

Desde que descubrió la posibilidad infinita de la manipulación de telas en el insituto, no ha parado: “la tela te permite un desarrollo muy expresivo y el resultado puede ser duro o blando. El proceso de exploración es una parte muy importante de mi trabajo y las máquinas de coser ayudan a abrirme a un mundo de posibilidades”, explica el de Filadelfia.

msrg3

Fue profesor en el mismo lugar en el que estudió, el Pratt Institute. Allí enseñaba diseño 3D y dibujo y también dio clases de diseño de muñecos en el Instituto Tecnológico de Nueva Jersey. Los últimos años además ha estado dando charlas sobre su trabajo. “Me encanta la audiencia y me gusta motivar a la gente”, añade.

Hoy día, con 32 años, vive un momento de desconexión voluntario. “Quiero alejarme un poco de internet, tener algo más de tiempo para mí, enfocarme en mi próxima exposición en la primavera del año que viene en Nueva York”, anuncia el artista. Pero a pesar de eso, sigue haciendo mucho trabajo comercial “actualmente estoy acabando una colaboración con las tiendas para el hogar Anthropologie”.

Sus influencias vienen de muchos lugares, desde las pelis de miedo de los 80 a los cómics de Charles Burns y Jack Kirby, las religiones precristianas, las máscaras indígenas, los símbolos universales, la magia, el espacio, la pasta y las mujeres desnudas. Todo esto se aprecia en lo que hace. Sus muñecos son esculturas con texturas especiales, peluches ciegos pero con personalidad y fabricados a mano. Yo, sigo con un botón de menos.

monsterskinchair

12 21
IMG_0637

DSC_0022

Compártelo twitter facebook whatsapp
La Explicopedia: «Explicar lo inexplicable»
Este Yorokobu te lo envolvemos para regalo
Vendedor de semen de toro busca publicitario
Las 10 compañías que mejor utilizan las redes sociales para hablar de sostenibilidad
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *