buscar
25 de julio 2012    /   IDEAS
por
 

Los presos-ciclistas que reducen sus penas a cambio de generar electricidad

25 de julio 2012    /   IDEAS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Futuro haciendo clic aquí.

Al igual que el de otros países de la región, el de Brasil está lejos de poder ser considerado un sistema penitenciario ejemplar. Lo que no quita que, de vez en cuando, surjan iniciativas interesantes en algunos de sus centros. En la prisión Santa Rita do Sapucaí, por ejemplo, han decidido reducir las penas de los presos a cambio de que éstos pedaleen.

Pero no en unas bicis cualquiera sino unas estáticas conectadas a un generador y a un banco de baterías. El objetivo, que su esfuerzo produzca la energía suficiente para poder encender las luces del centro durante la noche.

Por cada 16 horas de pedaleo, los presos ven reducida su pena en un día. Eso por no hablar de los beneficios que más de uno de los reos que participan en el programa han comenzado a percibir en su salud e, incluso, en su figura, según confiesa alguno a Jornal Nacional.

Por eso, aunque la participación en la iniciativa es voluntaria, el número de presos interesados en ella ha crecido tanto en las últimas semanas que el centro penitenciario se está planteando aumentar el número de bicicletas.

Además de conseguir energía de forma más limpia y barata, el plan pretende contribuir a reducir el problema de hacinamiento en la mayoría de las cárceles del país. De hecho, no es el único programa de este tipo puesto en marcha recientemente en una prisión brasileña. Como recoge CNN, algunos centros cuentan con el llamado programa de redención a través de la lectura con el que los presos puede ver reducida su pena en 4 días por cada libro leído (hasta un máximo de 48 días por año). Para ello, el recluso debe realizar un trabajo para demostrar que efectivamente se lo ha leído entero (y no se ha limitado a leer la información que aparece en la cubierta).

Imagen: hermenpaca bajo licencia CC

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Futuro haciendo clic aquí.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Futuro haciendo clic aquí.

Al igual que el de otros países de la región, el de Brasil está lejos de poder ser considerado un sistema penitenciario ejemplar. Lo que no quita que, de vez en cuando, surjan iniciativas interesantes en algunos de sus centros. En la prisión Santa Rita do Sapucaí, por ejemplo, han decidido reducir las penas de los presos a cambio de que éstos pedaleen.

Pero no en unas bicis cualquiera sino unas estáticas conectadas a un generador y a un banco de baterías. El objetivo, que su esfuerzo produzca la energía suficiente para poder encender las luces del centro durante la noche.

Por cada 16 horas de pedaleo, los presos ven reducida su pena en un día. Eso por no hablar de los beneficios que más de uno de los reos que participan en el programa han comenzado a percibir en su salud e, incluso, en su figura, según confiesa alguno a Jornal Nacional.

Por eso, aunque la participación en la iniciativa es voluntaria, el número de presos interesados en ella ha crecido tanto en las últimas semanas que el centro penitenciario se está planteando aumentar el número de bicicletas.

Además de conseguir energía de forma más limpia y barata, el plan pretende contribuir a reducir el problema de hacinamiento en la mayoría de las cárceles del país. De hecho, no es el único programa de este tipo puesto en marcha recientemente en una prisión brasileña. Como recoge CNN, algunos centros cuentan con el llamado programa de redención a través de la lectura con el que los presos puede ver reducida su pena en 4 días por cada libro leído (hasta un máximo de 48 días por año). Para ello, el recluso debe realizar un trabajo para demostrar que efectivamente se lo ha leído entero (y no se ha limitado a leer la información que aparece en la cubierta).

Imagen: hermenpaca bajo licencia CC

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Futuro haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Excremento de prisionero, una nueva fuente de energía en Ruanda
Xkuty: una bici sin pedales para la ciudad
Kreuzberg y la información socioeconómica que nos dan los timbres
El ‘síndrome del malentendido colectivo’: cuando la gente se equivoca en masa
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 8
  • Me parece una idea brutal, los presos están estimulados, hacen deporte, tienen menos energía para pelear entre ellos al final del día y encima generan energía 100% limpia. No le veo el fallo por ningún lado.

  • Realmente, demasiado similar al segundo capítulo de Black Mirror, a parte que seria más interesante que los presos trabajaran en su beneficio personal y no en el económico de la cárcel se ahorrare unos reales. Pedalear en una bicicleta estática, te permite hacer deporte pero no dignifica ni libera.

  • Pues a mi me parece genial que, de forma voluntaria, los presos contribuyan a ahorrar algo de dinero al estado a cambio de su esfuerzo y tiempo; que estando en prisión les sobra.

    Además, la reducción de condena y la mejora en el estado físico hacen que esto sea un win-win en toda regla; o así lo veo yo.

  • Comentarios cerrados.

    f