fbpx
26 de enero 2017    /   BUSINESS
por
 

Los ricos ya no son lo que eran

26 de enero 2017    /   BUSINESS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Las grandes fortunas del mundo suelen venir de herencias familiares, sagas de millonarios que han dominado los rankings de los más ricos durante años. Un claro ejemplo es el actual presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, a quien la pasta y el imperio le viene heredado de su abuelo.

Aunque esta base sigue siendo mayoritaria, algo parece estar cambiando en el ADN de los multimillonarios en los últimos años.

El Peterson Institute for International Economics (PIIE) analizó en un estudio el origen de las grandes fortunas mundiales basándose en las listas de la revista Forbes publicadas a lo largo de 20 años, de 1996 a 2015. Una de las primeras conclusiones extraídas del informe es que el número de millonarios está aumentando significativamente en economías emergentes más que en los países avanzados. Y que estos no se centran en el sector de las conexiones políticas como ocurría en el pasado.

La segunda conclusión es que la riqueza aumenta entre el conjunto de los creadores de empresas (o emprendedores, si se prefiere) incluso en los países avanzados. Y por último, que existen marcadas diferencias según las regiones y países.

Así, por ejemplo, en el este de Asia es donde se asienta el mayor número de empresarios. Mientras que Oriente Medio y el norte de África son las únicas regiones donde está aumentando el número de millonarios por herencia y disminuyendo la proporción de quienes se hacen ricos creando empresas.

Infografía realizada por El Independiente

Según este estudio, en Europa siguen siendo mayoría quienes son millonarios por herencia, prácticamente la mitad, excepto en Reino Unido, donde ganan por goleada los ejecutivos triunfadores (36,2%), e Italia, donde hay más número de empresarios hechos a sí mismos (40%).

¿Y qué pasa en España? El nuestro es un país de ricos herederos (53,8%). Les siguen quienes consiguen una fortuna en negocios financieros (19,2%), los emprendedores (5,4%), los propietarios y ejecutivos (7,7%) y, en último lugar, los que se enriquecen por conexiones políticas (3,9%).

Estados Unidos es el país que más millonarios aporta, siendo el origen de estas fortunas la creación de empresas y el sector financiero. Curiosamente, también en estos dos sectores han hecho fortuna los más ricos de China. Pero mientras en EE UU el número de fortunas heredadas es de un 28,9%, en el país asiático apenas alcanza un 2%.

El estudio aporta también datos interesantes que permiten afirmar que los ricos ya no son lo que eran.

Así, en estas últimas dos décadas las grandes riquezas han crecido mucho más en los países emergentes que en los avanzados. Y quienes son millonetis gracias a la herencia de papá son cada vez menos.

Hoy en día, si quieres hacerte rico, lo suyo es que te conviertas en un emprendedor de éxito y te olvides de la herencia del abuelo o del tío en América. Pero si te estableces en países como Georgia, Kazajistán, Rumanía o Angola no formarás parte del selecto club de los millonarios a no ser que tengas buenas conexiones políticas.

Infografía realizada por El Independiente

Si antes asociábamos la imagen de los millonarios a señores muy mayores, ahora vamos a tener que empezar a cambiar el imaginario. Pero también en esto hay diferencias entre el Viejo y el Nuevo Continente. En Europa, la edad de los más ricos (61 años) es sensiblemente mayor que en Estados Unidos (42 años), donde la creación de riqueza es más dinámica que en Europa y donde los que más se han enriquecido son jóvenes emprendedores, especialmente en los sectores tecnológico y financiero. En el país americano, los dueños millonarios de empresas heredadas tienen una edad media de 76 años, frente a los 91 de los europeos. Definitivamente, los jóvenes herederos son cada vez menos jóvenes.

«Las grandes riquezas de hace 30 años y las de ahora han cambiado mucho, tanto en España como en el mundo», explica Javier Marrero, economista y profesor de la Universidad Europea de Canarias en El Independiente. «Que de la lista de supermillonarios de 1987 y 1988 ninguno siga en cabeza demuestra que los entornos cambian, que los sectores que pueden ser lucrativos en una década se arriesgan a estar obsoletos en otra».

Lo positivo de esto es que ya no será fundamental tener un apellido detrás para ser multimillonario. Que los primeros puestos en las listas de los más ricos figuren empresarios hechos a sí mismos como Amancio Ortega (Inditex) o Bill Gates (Microsoft) deja la puerta abierta a que otros, como ellos en su momento, puedan ingresar también en este selecto club que representa el 1% de la población mundial.

 

Las grandes fortunas del mundo suelen venir de herencias familiares, sagas de millonarios que han dominado los rankings de los más ricos durante años. Un claro ejemplo es el actual presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, a quien la pasta y el imperio le viene heredado de su abuelo.

Aunque esta base sigue siendo mayoritaria, algo parece estar cambiando en el ADN de los multimillonarios en los últimos años.

El Peterson Institute for International Economics (PIIE) analizó en un estudio el origen de las grandes fortunas mundiales basándose en las listas de la revista Forbes publicadas a lo largo de 20 años, de 1996 a 2015. Una de las primeras conclusiones extraídas del informe es que el número de millonarios está aumentando significativamente en economías emergentes más que en los países avanzados. Y que estos no se centran en el sector de las conexiones políticas como ocurría en el pasado.

La segunda conclusión es que la riqueza aumenta entre el conjunto de los creadores de empresas (o emprendedores, si se prefiere) incluso en los países avanzados. Y por último, que existen marcadas diferencias según las regiones y países.

Así, por ejemplo, en el este de Asia es donde se asienta el mayor número de empresarios. Mientras que Oriente Medio y el norte de África son las únicas regiones donde está aumentando el número de millonarios por herencia y disminuyendo la proporción de quienes se hacen ricos creando empresas.

Infografía realizada por El Independiente

Según este estudio, en Europa siguen siendo mayoría quienes son millonarios por herencia, prácticamente la mitad, excepto en Reino Unido, donde ganan por goleada los ejecutivos triunfadores (36,2%), e Italia, donde hay más número de empresarios hechos a sí mismos (40%).

¿Y qué pasa en España? El nuestro es un país de ricos herederos (53,8%). Les siguen quienes consiguen una fortuna en negocios financieros (19,2%), los emprendedores (5,4%), los propietarios y ejecutivos (7,7%) y, en último lugar, los que se enriquecen por conexiones políticas (3,9%).

Estados Unidos es el país que más millonarios aporta, siendo el origen de estas fortunas la creación de empresas y el sector financiero. Curiosamente, también en estos dos sectores han hecho fortuna los más ricos de China. Pero mientras en EE UU el número de fortunas heredadas es de un 28,9%, en el país asiático apenas alcanza un 2%.

El estudio aporta también datos interesantes que permiten afirmar que los ricos ya no son lo que eran.

Así, en estas últimas dos décadas las grandes riquezas han crecido mucho más en los países emergentes que en los avanzados. Y quienes son millonetis gracias a la herencia de papá son cada vez menos.

Hoy en día, si quieres hacerte rico, lo suyo es que te conviertas en un emprendedor de éxito y te olvides de la herencia del abuelo o del tío en América. Pero si te estableces en países como Georgia, Kazajistán, Rumanía o Angola no formarás parte del selecto club de los millonarios a no ser que tengas buenas conexiones políticas.

Infografía realizada por El Independiente

Si antes asociábamos la imagen de los millonarios a señores muy mayores, ahora vamos a tener que empezar a cambiar el imaginario. Pero también en esto hay diferencias entre el Viejo y el Nuevo Continente. En Europa, la edad de los más ricos (61 años) es sensiblemente mayor que en Estados Unidos (42 años), donde la creación de riqueza es más dinámica que en Europa y donde los que más se han enriquecido son jóvenes emprendedores, especialmente en los sectores tecnológico y financiero. En el país americano, los dueños millonarios de empresas heredadas tienen una edad media de 76 años, frente a los 91 de los europeos. Definitivamente, los jóvenes herederos son cada vez menos jóvenes.

«Las grandes riquezas de hace 30 años y las de ahora han cambiado mucho, tanto en España como en el mundo», explica Javier Marrero, economista y profesor de la Universidad Europea de Canarias en El Independiente. «Que de la lista de supermillonarios de 1987 y 1988 ninguno siga en cabeza demuestra que los entornos cambian, que los sectores que pueden ser lucrativos en una década se arriesgan a estar obsoletos en otra».

Lo positivo de esto es que ya no será fundamental tener un apellido detrás para ser multimillonario. Que los primeros puestos en las listas de los más ricos figuren empresarios hechos a sí mismos como Amancio Ortega (Inditex) o Bill Gates (Microsoft) deja la puerta abierta a que otros, como ellos en su momento, puedan ingresar también en este selecto club que representa el 1% de la población mundial.

 

Compártelo twitter facebook whatsapp
Relatos ortográficos: El baile de carnaval
‘Estranged Sex’: el ridículo y el riesgo ocultos tras las estéticas del porno
Glaucón tenía razón: eres buena persona sobre todo para proteger tu reputación
De turismo tipográfico por la Gran Vía
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *