10 de enero 2012    /   CREATIVIDAD
por
 

Los sobres dibujados de Mark Powell

10 de enero 2012    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Futuro haciendo clic aquí.

Mark Powell hacía garabatos en cualquier papel que encontraba. Pero esos dibujos se diluían en la nada. Así que un día decidió tomarse esos dibujos en serio. Cogió sobres de cartas enviadas y empezó a hacer ilustraciones a boli en ellos. Eso fue hace un año. Hoy se venden como piezas artísticas.

No solo los vende. De su primera serie no queda ni uno. Por eso ahora anda dibujando nuevos sobres. La idea llegó después de pintorrajear todo tipo de superficies, incluidas las dos caras de cualquier sobre, hasta que decidió “ir un paso más allá e intentar crear una pieza real en vez de hacer garabatos”, indica Powell.

Esas superficies eran “cualquier cosa que encontraba”, dice el británico. “Un día, por ejemplo, vi un examen de matemáticas que un niño de 11 años había dejado en un autobús y decidí hacer una serie de dibujos en esos folios. Pero realmente empecé con los sobres dibujados después de encontrar un sobre que había sido enviado desde el frente en la Primera Guerra Mundial. Parecía como si esa dirección hubiese sido lo último que el soldado escribió antes de irse a lo más alto”.

Powell espera que “utilizar objetos tan sencillos como un sobre para crear una pieza de arte anime a otras personas a hacer lo mismo. Las obras de arte pueden ser caras, pero no tienen por qué”. Además, pueden tener un cometido añadido. “Yo he elegido emplear sobres fechados desde 1852 para conservar la historia de alguna manera”.

“Un artista amigo mío llamado Tim Smith dijo una vez que los sms mataron las cartas de amor y creo que, efectivamente, es así”, asegura. “Pero espero que esto motive a otros individuos a volver a enviar cartas como se hacía antes en vez de mandar sms o mails”.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Futuro haciendo clic aquí.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Futuro haciendo clic aquí.

Mark Powell hacía garabatos en cualquier papel que encontraba. Pero esos dibujos se diluían en la nada. Así que un día decidió tomarse esos dibujos en serio. Cogió sobres de cartas enviadas y empezó a hacer ilustraciones a boli en ellos. Eso fue hace un año. Hoy se venden como piezas artísticas.

No solo los vende. De su primera serie no queda ni uno. Por eso ahora anda dibujando nuevos sobres. La idea llegó después de pintorrajear todo tipo de superficies, incluidas las dos caras de cualquier sobre, hasta que decidió “ir un paso más allá e intentar crear una pieza real en vez de hacer garabatos”, indica Powell.

Esas superficies eran “cualquier cosa que encontraba”, dice el británico. “Un día, por ejemplo, vi un examen de matemáticas que un niño de 11 años había dejado en un autobús y decidí hacer una serie de dibujos en esos folios. Pero realmente empecé con los sobres dibujados después de encontrar un sobre que había sido enviado desde el frente en la Primera Guerra Mundial. Parecía como si esa dirección hubiese sido lo último que el soldado escribió antes de irse a lo más alto”.

Powell espera que “utilizar objetos tan sencillos como un sobre para crear una pieza de arte anime a otras personas a hacer lo mismo. Las obras de arte pueden ser caras, pero no tienen por qué”. Además, pueden tener un cometido añadido. “Yo he elegido emplear sobres fechados desde 1852 para conservar la historia de alguna manera”.

“Un artista amigo mío llamado Tim Smith dijo una vez que los sms mataron las cartas de amor y creo que, efectivamente, es así”, asegura. “Pero espero que esto motive a otros individuos a volver a enviar cartas como se hacía antes en vez de mandar sms o mails”.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Futuro haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Doce miedos: el inicio de un libro configurable
En esta biblioteca es posible corretear sobre sus estanterías
Sexo en gravedad cero a cambio de micromecenazgo
El balancín de madera que somete a la luz a la ley de la gravedad
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 3
  • Comentarios cerrados.

    f