13 de octubre 2011    /   CREATIVIDAD
por
 

Los trazos graffiteros de Martin Ander

13 de octubre 2011    /   CREATIVIDAD     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image


Martin Ander, también conocido como Mander, no tuvo que escuchar en casa frases del tipo “búscate un trabajo de verdad” cuando decidió dedicarse a dibujar. “Mi padre era ilustrador así que supe desde pequeño que uno podía ganarse la vida dibujando”. Hoy ha conseguido lo que se propuso y sus trabajos adornan camisetas, tablas de skate y portadas de discos.
Como muchos ilustradores, Mander lo complementa con trabajos de diseño gráfico para ganarse la vida. La ilustración, según el, es donde peor se paga pero donde más libertad tiene. “Me encantaría poder dedicarme casi exclusivamente a ello pero cuesta que te paguen por tus ilustraciones y muchos de los clientes con quien trabajo no pagan muy bien. Pero tiene su lado bueno, me dejan hacer lo que quiero”, explica el artista sueco.
Mander es un enamorado de la ilustración a mano, hecho que le permite evadirse del ordenador donde pasa largas horas para realizar sus otros trabajos. “Me gusta quedarme hasta altas horas de la madrugada con mi tinta, bolígrafos y lápices. Es como una meditación. No se consigue la misma sensación si las lineas están hechas con Illustrator o Photoshop”.
Visto en It’s Nice That

 





Portada de disco de Fever Ray:


Martin Ander, también conocido como Mander, no tuvo que escuchar en casa frases del tipo “búscate un trabajo de verdad” cuando decidió dedicarse a dibujar. “Mi padre era ilustrador así que supe desde pequeño que uno podía ganarse la vida dibujando”. Hoy ha conseguido lo que se propuso y sus trabajos adornan camisetas, tablas de skate y portadas de discos.
Como muchos ilustradores, Mander lo complementa con trabajos de diseño gráfico para ganarse la vida. La ilustración, según el, es donde peor se paga pero donde más libertad tiene. “Me encantaría poder dedicarme casi exclusivamente a ello pero cuesta que te paguen por tus ilustraciones y muchos de los clientes con quien trabajo no pagan muy bien. Pero tiene su lado bueno, me dejan hacer lo que quiero”, explica el artista sueco.
Mander es un enamorado de la ilustración a mano, hecho que le permite evadirse del ordenador donde pasa largas horas para realizar sus otros trabajos. “Me gusta quedarme hasta altas horas de la madrugada con mi tinta, bolígrafos y lápices. Es como una meditación. No se consigue la misma sensación si las lineas están hechas con Illustrator o Photoshop”.
Visto en It’s Nice That

 





Portada de disco de Fever Ray:

Compártelo twitter facebook whatsapp
La inspiradora vida de Frida Kahlo en una biografía ilustrada
Zonians, los estadounidenses expulsados del paraíso
El homenaje de Alex Palazzi a sus juguetes de la infancia
El generador automático de nombres para grupos punk que nunca falla
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp