fbpx
5 de octubre 2012    /   BUSINESS
por
 

Los vídeos del viernes: Edición para empollones

5 de octubre 2012    /   BUSINESS     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

A estas alturas deberíais saber que la mandanga esta de los vídeos es lo menos preparado que hay en Yorokobu. Su inclusión o no en la planificación semanal depende de cómo nos hemos levantado ese día. Resulta que hoy me he levantado, me he mirado al espejo y ¡he visto que tenía gafas de pasta! Lo he interpretado como una señal divina, claro, y he dicho: «Hoy, vídeos para empollones». Y aquí nos hallamos.

En el MIT (el emaití para los amigos), son muy dados a hacer cosas raras. Dentro de su actitud circunspecta, que para eso son el emaití, bulle un espíritu ávido de experimentación, de exploración de nuevos caminos nunca antes escrutados. Este vídeo, que es para MUY EMPOLLONES porque dura trece minutos, explica el día a día de la parte más innovadora de su escuela de arquitectura. La realización corre a cargo de Paper Fortress.

 

Si hay algo para empollones en esto de la informática y la robótica es Arduino. Solo a un empollón de verdad se le ocurriría poner tecnología que funciona, a precios irrisorios, al alcance del pueblo. Las aplicaciones infinitas, literalmente. El artista Ruben Dhers ha creado una instalación en ela que 14 guitarras son tocadas por dispositivos controlados mediante un procesador Arduino. El resultado es, básicamente, la música que suena a las puertas del cielo.

 

Perpetual Beta una plataforma que ofrece vídeo, motion graphics y diseño a netlabels, es decir, sellos que editan su música digitalmente. En este caso, lo hacen para sellos que distribuyen bajo licencia Creative Commons. Broken Science es el trabajo de FKSD en el que mezcla imágenes con música del artista berlinés Huron. Queda todo muy vanguardista y empollón.

 

Tony Miotto, un tío de Estrasburgo que es diseñador, ha condensado en un minuto las diferencias más significativas entre París y Nueva York y las ha representado de manera icónica y algo empollona porque habla de gente con gafas como Woody Allen.

 

Basada en las máquinas de Rude Goldberg, la creación de esta panda de empollones se alarga hasta los cuatro minutos y, sí, ellos son parte del circuito.

 

Y como no todo es empollar y convienen bajar el nivel de vez en cuando, aquí os dejo con un vídeo de pedos. Buen fin de semana.

A estas alturas deberíais saber que la mandanga esta de los vídeos es lo menos preparado que hay en Yorokobu. Su inclusión o no en la planificación semanal depende de cómo nos hemos levantado ese día. Resulta que hoy me he levantado, me he mirado al espejo y ¡he visto que tenía gafas de pasta! Lo he interpretado como una señal divina, claro, y he dicho: «Hoy, vídeos para empollones». Y aquí nos hallamos.

En el MIT (el emaití para los amigos), son muy dados a hacer cosas raras. Dentro de su actitud circunspecta, que para eso son el emaití, bulle un espíritu ávido de experimentación, de exploración de nuevos caminos nunca antes escrutados. Este vídeo, que es para MUY EMPOLLONES porque dura trece minutos, explica el día a día de la parte más innovadora de su escuela de arquitectura. La realización corre a cargo de Paper Fortress.

 

Si hay algo para empollones en esto de la informática y la robótica es Arduino. Solo a un empollón de verdad se le ocurriría poner tecnología que funciona, a precios irrisorios, al alcance del pueblo. Las aplicaciones infinitas, literalmente. El artista Ruben Dhers ha creado una instalación en ela que 14 guitarras son tocadas por dispositivos controlados mediante un procesador Arduino. El resultado es, básicamente, la música que suena a las puertas del cielo.

 

Perpetual Beta una plataforma que ofrece vídeo, motion graphics y diseño a netlabels, es decir, sellos que editan su música digitalmente. En este caso, lo hacen para sellos que distribuyen bajo licencia Creative Commons. Broken Science es el trabajo de FKSD en el que mezcla imágenes con música del artista berlinés Huron. Queda todo muy vanguardista y empollón.

 

Tony Miotto, un tío de Estrasburgo que es diseñador, ha condensado en un minuto las diferencias más significativas entre París y Nueva York y las ha representado de manera icónica y algo empollona porque habla de gente con gafas como Woody Allen.

 

Basada en las máquinas de Rude Goldberg, la creación de esta panda de empollones se alarga hasta los cuatro minutos y, sí, ellos son parte del circuito.

 

Y como no todo es empollar y convienen bajar el nivel de vez en cuando, aquí os dejo con un vídeo de pedos. Buen fin de semana.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Vecinos de Lavapiés ruedan una película sin director y con un guión creado por inmigrantes
San Francisco, campo de pruebas de la guerra biológica
El mejor libro de cocina del mundo
Cuando Galicia viajó del tabaco a la fariña
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *