fbpx
24 de junio 2014    /   DIGITAL
por
 

Usera se vengó de Lou Reed: esta app te cuenta la historia y muchas otras

24 de junio 2014    /   DIGITAL     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

El 20 de junio de 1980 Lou Reed dio su primer concierto en España. No fue en Las Ventas, sino en el Estadio Moscardó en el distrito de Usera, barrio de Madrid popular donde los haya.  Un atasco por una manifestación de transportistas causó una primera decepción: el respetable tuvo que esperar dos horas para verle salir. Esa fue la segunda. Lou había dejado atrás su etapa de yonqui escuálido y había llegado hecho un mozo sano y fuertote. A los veinte minutos de espectáculo, uno de los cabreados asistentes le lanzó un objeto. Según la versión puede ser una botella, una moneda o incluso una papelina. El cantante, cabreado, abandonó el escenario para no volver y el equipo técnico comenzó a desmontar el chiringuito. El público, ante tanta falta de educación, asaltó el escenario y robó los instrumentos musicales, altavoces, mesas y demás. La leyenda dice que los grupos y bares de la Movida estaban pertrechados por este saqueo, llamado el Motín del Mosca.
002Esta, otras historias y Usera son los protagonistas de la aplicación de teatro Storywalker, desarrollada por la casa teatral Kubik Fabrik, ubicada en el barrio. Este programa de 1,79 euros para tabletas y teléfonos inteligentes, promovido por un productor cultural, Juan García Calvo, y el director de la sala, Fernando Sanchez-Cabezudo, dramatiza las leyendas urbanas y cuentos populares de este distrito y propone al usuario un curioso juego: que acuda a Usera y se pasee por ella escuchando cada pieza teatral donde, se supone, ocurrió.
«Son las historias las que definieron el proyecto», explica por teléfono García Calvo, «siendo los vecinos los que identificaron las más importantes». Para ello realizaron una labor de investigación, entrevistando primero en profundidad a cuatro parroquianos y luego confirmando sus relatos con cualquiera que pasara por «la sala Kubik Fabrik o por el bar Barajas».
Así surgieron la historia de la Narcisa, una mujer que aseguraba ser la madre del Cordobés, el asesinato de un sereno o el citado motín. Otras como ‘Copacabana’ o ‘El 37’, se inspiraron en curiosidades del barrio. El edificio donde hoy está la agencia tributaria era la antigua sala de fiestas y los vecinos solían apedrear el tranvía como modo de protesta contra el Ayuntamiento. Solo una, ‘El vampiro chino’, no tiene más base real que la importancia de esta comunidad en la zona, llamada el Chinatown de Madrid.
Además de la novedad de tener que pasear por Usera para disfrutar la experiencia, parte del atractivo de la aplicación está en los intérpretes y dramaturgos que participan en ella. Candidatos y ganadores de los premios Max -Miguel del Arco, Alberto Sanzol o Denise Despeyroux- junto con guionistas de televisión -Alberto Sánchez Cabezudo- y escritores -Alberto Olmo-, además del trío de estudiantes de un taller de escritura del barrio que se encargaron de ‘La Narcisa’. Actores como José Sacristán, Ariadna Gil o Pepe Viñuela se encargan de dar vida a los textos.
«La diferencia entre nuestra aplicación y el teatro radiofónico es que grabamos el sonido como si fuera cine», razona García, «es decir, los actores no están quietos, sino que actúan como si se estuviera grabando y además hay un gran trabajo de edición sonora». García explica que, por ejemplo, en la historia del concierto de Lou Reed, simularon la altura de un muro en la sala Kubik para dar sensación de estar en un escenario o que, para simular el ambiente de taberna de pueblo, la historia de la Narcisa se grabó en el bar Barajas, además de jugar con los planos de sonido, como un tranvía de Oporto, para situar la acción.
«Es más parecido a lo que se hace en Reino Unido», acaba la reflexión, «pero, la verdad es que creo que hemos innovado».

 

El 20 de junio de 1980 Lou Reed dio su primer concierto en España. No fue en Las Ventas, sino en el Estadio Moscardó en el distrito de Usera, barrio de Madrid popular donde los haya.  Un atasco por una manifestación de transportistas causó una primera decepción: el respetable tuvo que esperar dos horas para verle salir. Esa fue la segunda. Lou había dejado atrás su etapa de yonqui escuálido y había llegado hecho un mozo sano y fuertote. A los veinte minutos de espectáculo, uno de los cabreados asistentes le lanzó un objeto. Según la versión puede ser una botella, una moneda o incluso una papelina. El cantante, cabreado, abandonó el escenario para no volver y el equipo técnico comenzó a desmontar el chiringuito. El público, ante tanta falta de educación, asaltó el escenario y robó los instrumentos musicales, altavoces, mesas y demás. La leyenda dice que los grupos y bares de la Movida estaban pertrechados por este saqueo, llamado el Motín del Mosca.
002Esta, otras historias y Usera son los protagonistas de la aplicación de teatro Storywalker, desarrollada por la casa teatral Kubik Fabrik, ubicada en el barrio. Este programa de 1,79 euros para tabletas y teléfonos inteligentes, promovido por un productor cultural, Juan García Calvo, y el director de la sala, Fernando Sanchez-Cabezudo, dramatiza las leyendas urbanas y cuentos populares de este distrito y propone al usuario un curioso juego: que acuda a Usera y se pasee por ella escuchando cada pieza teatral donde, se supone, ocurrió.
«Son las historias las que definieron el proyecto», explica por teléfono García Calvo, «siendo los vecinos los que identificaron las más importantes». Para ello realizaron una labor de investigación, entrevistando primero en profundidad a cuatro parroquianos y luego confirmando sus relatos con cualquiera que pasara por «la sala Kubik Fabrik o por el bar Barajas».
Así surgieron la historia de la Narcisa, una mujer que aseguraba ser la madre del Cordobés, el asesinato de un sereno o el citado motín. Otras como ‘Copacabana’ o ‘El 37’, se inspiraron en curiosidades del barrio. El edificio donde hoy está la agencia tributaria era la antigua sala de fiestas y los vecinos solían apedrear el tranvía como modo de protesta contra el Ayuntamiento. Solo una, ‘El vampiro chino’, no tiene más base real que la importancia de esta comunidad en la zona, llamada el Chinatown de Madrid.
Además de la novedad de tener que pasear por Usera para disfrutar la experiencia, parte del atractivo de la aplicación está en los intérpretes y dramaturgos que participan en ella. Candidatos y ganadores de los premios Max -Miguel del Arco, Alberto Sanzol o Denise Despeyroux- junto con guionistas de televisión -Alberto Sánchez Cabezudo- y escritores -Alberto Olmo-, además del trío de estudiantes de un taller de escritura del barrio que se encargaron de ‘La Narcisa’. Actores como José Sacristán, Ariadna Gil o Pepe Viñuela se encargan de dar vida a los textos.
«La diferencia entre nuestra aplicación y el teatro radiofónico es que grabamos el sonido como si fuera cine», razona García, «es decir, los actores no están quietos, sino que actúan como si se estuviera grabando y además hay un gran trabajo de edición sonora». García explica que, por ejemplo, en la historia del concierto de Lou Reed, simularon la altura de un muro en la sala Kubik para dar sensación de estar en un escenario o que, para simular el ambiente de taberna de pueblo, la historia de la Narcisa se grabó en el bar Barajas, además de jugar con los planos de sonido, como un tranvía de Oporto, para situar la acción.
«Es más parecido a lo que se hace en Reino Unido», acaba la reflexión, «pero, la verdad es que creo que hemos innovado».

 

Compártelo twitter facebook whatsapp
El fin de Silk Road, el supermercado de la droga en internet, en una infografía
PhiLOCK: el Uber de las bicis
¡Queremos tus GIFs!
¿Cuánto vale lo que hago?
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp
Opiniones 12
  • Le tiraron una moneda, mi madre estaba al lado del mangurrino que lo hizo, siempre me ha contado esta anécdota. 🙂

  • Clara Terracota, tu padre estuvo ahí. Una de las historias más gloriosas del rock en España. Los técnicos aterrados subieron el volumen al máximo, un rato después se pudo ver a dos tíos con una mesa de sonido corriendo Marcelo Usera abajo…

  • no veo como el artículo pueda describir al cantante como con «falta de educación», no creo que le guste a nadie que alguien le tire cosas. la falta de educación la tuvo el otro y luego los ladrones. jajajajajaja

  • La consecuencia fue que días más tarde actuaba Bob Marley y el delegado del gobierno de Madrid suspendió el concierto. Por aquella epoca ya habia rumores sobre una enfermedad de Bob Marley. Murio al año siguiente. Por unos energumenos nos vimos privados de ver el único concierto en Madrid del genial artista.

  • Yo vivía en Jesús del Gran Poder, frente al Copacabana. Recuerdo a la Narcisa, con su abrigo de pieles y los chavales cantándole..»No puede ser…no puede ser….que la Narcisa sea la madre del Cordobés». Recuerdo aparcar el coche de Antonio Machín en el paso de carruajes de mi padre, frente a la entrada….y a Kurt Savoy, que silvaba la muerte tenía un precio…y llevaba un mono en el coche al que yo hacía de rabiar…porque cantaban en el Copacabana….y La yenka con su bailecito….prometo contaros muchas más historias si me dejáis, claro….jajaja

  • Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *