fbpx
24 de septiembre 2015    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

Caspa, amor y lujo: retrato fracasado de unas vacaciones en crucero

24 de septiembre 2015    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Ian Hughes se ha hecho un nombre como fotógrafo documental, labrándose su reputación con cada disparo durante más de 20 años. El mes pasado fue incluido en la lista de los 50 talentos emergentes de Lensculture y las visitas a su página web se dispararon. Pero no fueron sus brillantes proyectos a lo largo y ancho del globo los que llamaron la atención, sino una serie de fotos horteras, de estética feísta y estilo camp.
Se trata de los descartes que fue recopilando a lo largo de ocho años como fotógrafo de cruceros. «No quiero ser recordado por una serie de fotos divertidas que coleccioné cuando tenía 20 años», comenta Hughes sorprendido de la repercusión que está teniendo ahora un trabajo que lleva colgado en su web desde 2002. Pero poco puede hacer para luchar contra el impacto visual de Love Boat Rejects, una serie que nos sumerge en un mundo de lujo y caspa de postal, un homenaje al hedonismo barroco de los cruceros del pasado.
pinks__Ian_Hughes
pink&skip_Ian_Hughes

En los años 90 no existían palos de selfis. No existía el mero concepto de selfi y los turistas no andaban de un lado para otro parapetados tras sus teléfonos móviles, haciendo fotos a todo cuanto se moviera. Era la época dorada de los fotógrafos profesionales de vacaciones. Un crucero podía tener entre tres y nueve según sus dimensiones y estos se pasaban 15 horas al día revoloteando entre los turistas como moscas, como paparazzis de personajes anónimos.
Cada cena, risa o beso era inmortalizado por estos hombres, ávidos de construir recuerdos a enmarcar. Al terminar la travesía, las instantáneas se exponían en enormes corchos para que los pasajeros compraran la foto que enseñarían a sus amigos al llegar a tierra, el recuerdo indeleble de una semana de placer. Cuando el trajín de los pasajeros había acabado y solo sobrevivían unas pocas fotos en el corcho, Ian Hughes aparecía en escena, analizaba las fotos supervivientes y rescataba las más divertidas.
«Así me fui construyendo esta colección», comenta, una colección que califica como «fracaso», pues su trabajo era sacar bien a la gente e intentar venderles la foto. «Creo que en estos caso fallamos», concluye.
close_up_Ian_Hughes
Todo en Love Boats Rejects, desde su título hasta su estética, recuerda a la famosa serie Vacaciones en el mar. No en vano uno de los 15 barcos en los que trabajó Hughes pertenece a la flota de Princess Cruises, famosa por ceder sus barcos a la ficción estadounidense. Pero la similitud va más allá de esta bonita coincidencia: las sonrisas administrativas que brotan a golpe de flash, las localizaciones paradisíacas, el costumbrismo feísta, los trajes flúor, los cardados anacrónicos… La galería de Love Boat Rejects lleva al espectador a un viaje por los horrores estéticos de los 90. Muchas de las fotos que componen esta serie podrían estar en aquel álbum familiar que relegamos a un rincón con la aparición de Facebook. Y precisamente por eso son tan evocadoras.
new_year_Ian_Hughes
marblearse_Ian_Hughes
cultureclash_Ian_Hughes
La autoría de Love Boats Rejects es coral. Hughes seleccionaba las fotos del corcho porque le parecían divertidas, sin importarle su autor. Sin embargo recuerda con especial cariño haber realizado alguna de ellas, como la de un turista americano a lomos de un desafortunado camello. «Usé un gran angular para acercarme a la cara del camello y captar su expresión», comenta. O la de una turista tomando el sol con unas gafas de rayos UVA que recuerda a la famosa foto de Martin Parr. «Creo que yo disparé la mía antes», defiende Hughes; «desde luego, no había visto la suya con anterioridad», matiza.
Vivir en un crucero puede ser como vivir en una burbuja, alejado de la actualidad, del tráfico, de la rutina. Es algo así como unas vacaciones perpetuas, una sucesión de puertos exóticos y celebraciones estrambóticas, regadas de cócteles con sombrillas de papel y pajitas rizadas. Cada crucero dura unos siete días. Cuando el barco llega a su puerto final unos nuevos pasajeros ocupan el puesto de los antiguos, con ganas de más fiestas, más diversión teledirigida, más cócteles en cubierta… y más fotos.
saddam_Ian_Hughes
eye_eye_Ian_Hughes
En marzo de 1995, la revista Harper’s Bazaar envió al periodista y escritor David Foster Wallace a una semana a bordo de un crucero de lujo llamado Nadir. Su artículo se convirtió en un brillante ensayo titulado Algo supuestamente divertido que nunca más volveré a hacer. En su texto, Wallace traza un corrosivo retrato de su experiencia con frases tan lapidarias como esta. «Hay algo insoportablemente triste en los cruceros de lujo masivos. Como la mayoría de cosas insoportablemente tristes, resulta increíblemente elusivo y complejo en sus causas y simple en sus efectos». Wallace habla de la espídica obsesión de los pasajeros por llenar su tiempo de actividades y de la monomanía de los trabajadores de «convencer a todos de que todo el mundo se lo está pasando bien todo el rato». Aunque las fotografías de Hughes retratan una alegría espasmódica y excesiva que entronca perfectamente con el relato de Wallace, el fotógrafo, que reconoce conocer de oídas el ensayo, difiere en parte con su análisis. «Puedo entender a qué se refiere», concede. «Creo que en un ambiente de vacaciones ves un montón de felicidad impostada, lo admito. Sin embargo no creo que fuera deprimente. Ahora trabajo en una oficina y, la verdad, es mucho más deprimente», concluye.
Ciertamente, Ian Hughes no se deprimió. Pasó ocho años empotrado en unas vacaciones ajenas, sin apenas poder disfrutar de unas propias. Trabajó 15 horas al día siete días a la semana. Pero en su opinión mereció la pena. Conoció a mucha gente interesante, conoció medio mundo y practicó en cada puerto el estilo de fotografía documental que le definiría en el futuro. El trabajo podía ser estresante, concede. Tenía que tomar todas las fotos posibles de todos los pasajeros que pudiera y muchos no estaban por la labor. «Soy bastante tímido y tenía que acercarme a cientos de personas cada día para tomarles fotos», reconoce, «así que bebí mucho. Bebí mucho durante ocho años».
misty_eyed_Ian_Hughes
groucho_Ian_Hughes
shock_resy__Ian_Hughes
under_cover_Ian_Hughes
castaway_Ian_Hughes

Ian Hughes se ha hecho un nombre como fotógrafo documental, labrándose su reputación con cada disparo durante más de 20 años. El mes pasado fue incluido en la lista de los 50 talentos emergentes de Lensculture y las visitas a su página web se dispararon. Pero no fueron sus brillantes proyectos a lo largo y ancho del globo los que llamaron la atención, sino una serie de fotos horteras, de estética feísta y estilo camp.
Se trata de los descartes que fue recopilando a lo largo de ocho años como fotógrafo de cruceros. «No quiero ser recordado por una serie de fotos divertidas que coleccioné cuando tenía 20 años», comenta Hughes sorprendido de la repercusión que está teniendo ahora un trabajo que lleva colgado en su web desde 2002. Pero poco puede hacer para luchar contra el impacto visual de Love Boat Rejects, una serie que nos sumerge en un mundo de lujo y caspa de postal, un homenaje al hedonismo barroco de los cruceros del pasado.
pinks__Ian_Hughes
pink&skip_Ian_Hughes

En los años 90 no existían palos de selfis. No existía el mero concepto de selfi y los turistas no andaban de un lado para otro parapetados tras sus teléfonos móviles, haciendo fotos a todo cuanto se moviera. Era la época dorada de los fotógrafos profesionales de vacaciones. Un crucero podía tener entre tres y nueve según sus dimensiones y estos se pasaban 15 horas al día revoloteando entre los turistas como moscas, como paparazzis de personajes anónimos.
Cada cena, risa o beso era inmortalizado por estos hombres, ávidos de construir recuerdos a enmarcar. Al terminar la travesía, las instantáneas se exponían en enormes corchos para que los pasajeros compraran la foto que enseñarían a sus amigos al llegar a tierra, el recuerdo indeleble de una semana de placer. Cuando el trajín de los pasajeros había acabado y solo sobrevivían unas pocas fotos en el corcho, Ian Hughes aparecía en escena, analizaba las fotos supervivientes y rescataba las más divertidas.
«Así me fui construyendo esta colección», comenta, una colección que califica como «fracaso», pues su trabajo era sacar bien a la gente e intentar venderles la foto. «Creo que en estos caso fallamos», concluye.
close_up_Ian_Hughes
Todo en Love Boats Rejects, desde su título hasta su estética, recuerda a la famosa serie Vacaciones en el mar. No en vano uno de los 15 barcos en los que trabajó Hughes pertenece a la flota de Princess Cruises, famosa por ceder sus barcos a la ficción estadounidense. Pero la similitud va más allá de esta bonita coincidencia: las sonrisas administrativas que brotan a golpe de flash, las localizaciones paradisíacas, el costumbrismo feísta, los trajes flúor, los cardados anacrónicos… La galería de Love Boat Rejects lleva al espectador a un viaje por los horrores estéticos de los 90. Muchas de las fotos que componen esta serie podrían estar en aquel álbum familiar que relegamos a un rincón con la aparición de Facebook. Y precisamente por eso son tan evocadoras.
new_year_Ian_Hughes
marblearse_Ian_Hughes
cultureclash_Ian_Hughes
La autoría de Love Boats Rejects es coral. Hughes seleccionaba las fotos del corcho porque le parecían divertidas, sin importarle su autor. Sin embargo recuerda con especial cariño haber realizado alguna de ellas, como la de un turista americano a lomos de un desafortunado camello. «Usé un gran angular para acercarme a la cara del camello y captar su expresión», comenta. O la de una turista tomando el sol con unas gafas de rayos UVA que recuerda a la famosa foto de Martin Parr. «Creo que yo disparé la mía antes», defiende Hughes; «desde luego, no había visto la suya con anterioridad», matiza.
Vivir en un crucero puede ser como vivir en una burbuja, alejado de la actualidad, del tráfico, de la rutina. Es algo así como unas vacaciones perpetuas, una sucesión de puertos exóticos y celebraciones estrambóticas, regadas de cócteles con sombrillas de papel y pajitas rizadas. Cada crucero dura unos siete días. Cuando el barco llega a su puerto final unos nuevos pasajeros ocupan el puesto de los antiguos, con ganas de más fiestas, más diversión teledirigida, más cócteles en cubierta… y más fotos.
saddam_Ian_Hughes
eye_eye_Ian_Hughes
En marzo de 1995, la revista Harper’s Bazaar envió al periodista y escritor David Foster Wallace a una semana a bordo de un crucero de lujo llamado Nadir. Su artículo se convirtió en un brillante ensayo titulado Algo supuestamente divertido que nunca más volveré a hacer. En su texto, Wallace traza un corrosivo retrato de su experiencia con frases tan lapidarias como esta. «Hay algo insoportablemente triste en los cruceros de lujo masivos. Como la mayoría de cosas insoportablemente tristes, resulta increíblemente elusivo y complejo en sus causas y simple en sus efectos». Wallace habla de la espídica obsesión de los pasajeros por llenar su tiempo de actividades y de la monomanía de los trabajadores de «convencer a todos de que todo el mundo se lo está pasando bien todo el rato». Aunque las fotografías de Hughes retratan una alegría espasmódica y excesiva que entronca perfectamente con el relato de Wallace, el fotógrafo, que reconoce conocer de oídas el ensayo, difiere en parte con su análisis. «Puedo entender a qué se refiere», concede. «Creo que en un ambiente de vacaciones ves un montón de felicidad impostada, lo admito. Sin embargo no creo que fuera deprimente. Ahora trabajo en una oficina y, la verdad, es mucho más deprimente», concluye.
Ciertamente, Ian Hughes no se deprimió. Pasó ocho años empotrado en unas vacaciones ajenas, sin apenas poder disfrutar de unas propias. Trabajó 15 horas al día siete días a la semana. Pero en su opinión mereció la pena. Conoció a mucha gente interesante, conoció medio mundo y practicó en cada puerto el estilo de fotografía documental que le definiría en el futuro. El trabajo podía ser estresante, concede. Tenía que tomar todas las fotos posibles de todos los pasajeros que pudiera y muchos no estaban por la labor. «Soy bastante tímido y tenía que acercarme a cientos de personas cada día para tomarles fotos», reconoce, «así que bebí mucho. Bebí mucho durante ocho años».
misty_eyed_Ian_Hughes
groucho_Ian_Hughes
shock_resy__Ian_Hughes
under_cover_Ian_Hughes
castaway_Ian_Hughes

Compártelo twitter facebook whatsapp
Ciberautores para cibernautas
Poesía ciberpunk
No me mires las rodillas cuando estoy de parto
Un libro que se convierte en un planetario para explicar ciencia
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *