Publicado: 24 de abril 2024 07:10  /   CREATIVIDAD
por
Fotos  Imágenes cedidas por Luna Luna Forgotten Fantasy

Luna Luna, un museo dentro de un parque de atracciones

Publicado: 24 de abril 2024 07:10  /   CREATIVIDAD     por        Fotos  Imágenes cedidas por Luna Luna Forgotten Fantasy
Compártelo twitter facebook whatsapp
Luna Luna

Poco antes de empezar la década de los ochenta del siglo pasado, el artista austriaco André Heller ya había tocado todos los palos del arte: pintura, cine, literatura, música, paisajismo… Sus performances artísticas eran conocidas en todo el mundo, pero él soñaba con algo más.

«El arte debe adoptar formas poco convencionales y acercarse a quienes normalmente no lo buscarían en entornos más habituales», esa era su filosofía. Pero ¿cómo lograrlo?, ¿cómo dar una vuelta de tuerca más a todo lo que ya había hecho para conseguirlo? Entonces nació la idea: un parque de atracciones que funcionara, a la vez, como museo, y que contara con atracciones, instalaciones interactivas, juegos y actuaciones. Con el plus añadido de que todas esas instalaciones y atracciones estarían decoradas y diseñadas por algunos de los artistas plásticos más relevantes del momento.

Luna Luna

Luna Luna

Luna Luna

Entonces empezó la búsqueda de esos artistas. La primera en responder a la llamada fue la pintora ruso-francesa Sonia Delaunay, quien pintó antes de morir, el arco de entrada del futuro parque de atracciones. Andy Warhol le puso en contacto con Jean-Michel Basquiat, que aceptó unirse al proyecto. Después llegaron Keith Hearing, que atrajo, a su vez, a Kenny Scharf.

Luna Luna
Keith Haring
Luna Luna
Roy Lichtenstein
Luna Luna
Kenny Scharf

También, Roy Lichtenstein, y con él, David Hockney. Y la cadena siguió rodando hasta completar un total de 30 artistas, entre los que se incluían, además de los ya mencionados, Rebecca Horn y el mismísimo Salvador Dalí. Todos ellos representaban corrientes artísticas que iban desde el expresionismo abstracto hasta el art brut, el dadá, Fluxus, el neoexpresionismo, el noveau réalisme, el pop art, el surrealismo y el accionismo vienés.

Luna Luna
David Hockney
Luna Luna
Jean-Michel Basquiat

Heller bautizó a su parque como Luna Luna y lo ubicó en Hamburgo (Alemania). Cada artista se dedicó a una atracción: Hearing pintó un tiovivo y algunas de las lonas del parque; Basquiat decoró y diseñó una noria musical; Lichtenstein desarrolló un laberinto, el Luna Luna Pavilion, y Dalí, una cúpula geodésica con espejos en su interior al que denominaron Dalídom.

Luna Luna
Dalídom
Luna Luna
Dalídom

Luna Luna

Luna Luna

La inauguración tuvo lugar en el verano de 1987 y duró solo esa temporada. Periódicos de la época como el New York Times lo describieron como un «museo efímero» y «tanto una oda a Coney Island como a la pintura y la escultura». El parque de Heller ofrecía a los artistas una oportunidad de crear un mundo fantástico, no limitado por los parámetros que rigen los museos y galerías de arte tradicionales, y celebraba la creatividad del juego, a la vez que reinventaba lo carnavalesco.

Luna Luna
Luna Luna Forgotten Fantasy @Sinna Nasseri
Luna Luna
Luna Luna Forgotten Fantasy @Joshua White
Luna Luna
Luna Luna Forgotten Fantasy @Joshua White

Luna Luna iba a girar por varios países, pero no llegó a salir nunca de Hamburgo. Diversos problemas y litigios impidieron que el parque continuara abierto y todas sus instalaciones se guardaron en contenedores que quedaron olvidados durante tres décadas. Hasta que, en 2022, la empresa de ocio DreamCrew, conocedora de esta historia, compró todo aquel material olvidado y lo devolvió a la vida, esta vez en una nueva ubicación: Los Ángeles, en Estados Unidos.

Luna Luna

Luna Luna

Luna Luna

Luna Luna

El parque, ahora llamado Luna Luna Forgotten Fantasy, abrió sus puertas de nuevo en diciembre de 2023, esta vez solo como museo, ya que las atracciones originales no cumplen con las normas de seguridad que se exigen actualmente.

Imagen de portada: Luna Luna Forgotten Fantasy @Joshua White

Poco antes de empezar la década de los ochenta del siglo pasado, el artista austriaco André Heller ya había tocado todos los palos del arte: pintura, cine, literatura, música, paisajismo… Sus performances artísticas eran conocidas en todo el mundo, pero él soñaba con algo más.

«El arte debe adoptar formas poco convencionales y acercarse a quienes normalmente no lo buscarían en entornos más habituales», esa era su filosofía. Pero ¿cómo lograrlo?, ¿cómo dar una vuelta de tuerca más a todo lo que ya había hecho para conseguirlo? Entonces nació la idea: un parque de atracciones que funcionara, a la vez, como museo, y que contara con atracciones, instalaciones interactivas, juegos y actuaciones. Con el plus añadido de que todas esas instalaciones y atracciones estarían decoradas y diseñadas por algunos de los artistas plásticos más relevantes del momento.

Luna Luna

Luna Luna

Luna Luna

Entonces empezó la búsqueda de esos artistas. La primera en responder a la llamada fue la pintora ruso-francesa Sonia Delaunay, quien pintó antes de morir, el arco de entrada del futuro parque de atracciones. Andy Warhol le puso en contacto con Jean-Michel Basquiat, que aceptó unirse al proyecto. Después llegaron Keith Hearing, que atrajo, a su vez, a Kenny Scharf.

Luna Luna
Keith Haring
Luna Luna
Roy Lichtenstein
Luna Luna
Kenny Scharf

También, Roy Lichtenstein, y con él, David Hockney. Y la cadena siguió rodando hasta completar un total de 30 artistas, entre los que se incluían, además de los ya mencionados, Rebecca Horn y el mismísimo Salvador Dalí. Todos ellos representaban corrientes artísticas que iban desde el expresionismo abstracto hasta el art brut, el dadá, Fluxus, el neoexpresionismo, el noveau réalisme, el pop art, el surrealismo y el accionismo vienés.

Luna Luna
David Hockney
Luna Luna
Jean-Michel Basquiat

Heller bautizó a su parque como Luna Luna y lo ubicó en Hamburgo (Alemania). Cada artista se dedicó a una atracción: Hearing pintó un tiovivo y algunas de las lonas del parque; Basquiat decoró y diseñó una noria musical; Lichtenstein desarrolló un laberinto, el Luna Luna Pavilion, y Dalí, una cúpula geodésica con espejos en su interior al que denominaron Dalídom.

Luna Luna
Dalídom
Luna Luna
Dalídom

Luna Luna

Luna Luna

La inauguración tuvo lugar en el verano de 1987 y duró solo esa temporada. Periódicos de la época como el New York Times lo describieron como un «museo efímero» y «tanto una oda a Coney Island como a la pintura y la escultura». El parque de Heller ofrecía a los artistas una oportunidad de crear un mundo fantástico, no limitado por los parámetros que rigen los museos y galerías de arte tradicionales, y celebraba la creatividad del juego, a la vez que reinventaba lo carnavalesco.

Luna Luna
Luna Luna Forgotten Fantasy @Sinna Nasseri
Luna Luna
Luna Luna Forgotten Fantasy @Joshua White
Luna Luna
Luna Luna Forgotten Fantasy @Joshua White

Luna Luna iba a girar por varios países, pero no llegó a salir nunca de Hamburgo. Diversos problemas y litigios impidieron que el parque continuara abierto y todas sus instalaciones se guardaron en contenedores que quedaron olvidados durante tres décadas. Hasta que, en 2022, la empresa de ocio DreamCrew, conocedora de esta historia, compró todo aquel material olvidado y lo devolvió a la vida, esta vez en una nueva ubicación: Los Ángeles, en Estados Unidos.

Luna Luna

Luna Luna

Luna Luna

Luna Luna

El parque, ahora llamado Luna Luna Forgotten Fantasy, abrió sus puertas de nuevo en diciembre de 2023, esta vez solo como museo, ya que las atracciones originales no cumplen con las normas de seguridad que se exigen actualmente.

Imagen de portada: Luna Luna Forgotten Fantasy @Joshua White

Compártelo twitter facebook whatsapp
Entre el cine y la pintura: las batallas épicas de Mu Pan
El tamaño de nuestra cabeza fue nuestra perdición, pero también nuestra salvación
Los 5 posts más vistos de la semana
Decide cómo serán las esquinas de la revista de verano de Yorokobu
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *