8 de mayo 2014    /   ENTRETENIMIENTO
por
 

La música de Juegos de tronos interpretada con sartenes, copas de vino y garrafas de agua

8 de mayo 2014    /   ENTRETENIMIENTO     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Verano haciendo clic aquí.

Cualquier frase con el tema principal de Juego de Tronos de fondo suena épica. Incluso si se toca con copas de vino, un rodillo, una sartén o una garrafa de agua.


Dan Newbi es especialista en crear este tipo de sinfonías. Dice que no es un músico profesional y que nunca ha dado clases para aprender a tocar un instrumento. Aunque reconoce que siempre ha estado rodeado de música.
«Puedo tocar varios instrumentos porque desde pequeño, en casa de mis padres, siempre he estado rodeado de ellos: piano, guitarra, batería… Fue con ellos con los que aprendí música». Un día decidió crear sus propias versiones de canciones populares con instrumentos también creados por él. Y así surgieron las bandas sonoras de Mario Bros, Let it go, tema central de la película de animación Frozen o el Happy de Pharrell Williams.



Dan tiene en cuenta las sugerencias de los seguidores de su canal de Youtube, por muy ‘locas’ que sean. «Cualquier canción es difícil de versionar, pero no imposible. Mi último vídeo, por ejemplo, me llevó tres semanas entre reinterpretar la canción, filmar, editar y subir el vídeo a Youtube. Con tiempo y fuerza de voluntad, todo es posible».

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Verano haciendo clic aquí.

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Verano haciendo clic aquí.

Cualquier frase con el tema principal de Juego de Tronos de fondo suena épica. Incluso si se toca con copas de vino, un rodillo, una sartén o una garrafa de agua.


Dan Newbi es especialista en crear este tipo de sinfonías. Dice que no es un músico profesional y que nunca ha dado clases para aprender a tocar un instrumento. Aunque reconoce que siempre ha estado rodeado de música.
«Puedo tocar varios instrumentos porque desde pequeño, en casa de mis padres, siempre he estado rodeado de ellos: piano, guitarra, batería… Fue con ellos con los que aprendí música». Un día decidió crear sus propias versiones de canciones populares con instrumentos también creados por él. Y así surgieron las bandas sonoras de Mario Bros, Let it go, tema central de la película de animación Frozen o el Happy de Pharrell Williams.



Dan tiene en cuenta las sugerencias de los seguidores de su canal de Youtube, por muy ‘locas’ que sean. «Cualquier canción es difícil de versionar, pero no imposible. Mi último vídeo, por ejemplo, me llevó tres semanas entre reinterpretar la canción, filmar, editar y subir el vídeo a Youtube. Con tiempo y fuerza de voluntad, todo es posible».

¡Yorokobu gratis en formato digital!

Lee gratis la revista del Verano haciendo clic aquí.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Escribir bien es de guapas con pelazo
Los videoclips de los 90 vs. los de hoy: ¿qué ha cambiado?
Madre-máquina: la supermamá y superprofesional del siglo XXI
Las portadas más feas del grunge
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp