fbpx
8 de agosto 2019    /   CIENCIA
por
 

¿Nos está convirtiendo la luz artificial en seres nocturnos?

8 de agosto 2019    /   CIENCIA     por          
Compártelo twitter facebook whatsapp
thumb image

Aún nos queda camino para llegar al distópico y oscuro mundo de Blade Runner, pero lo cierto es que la luz natural es uno de esos regalos que nos hace la naturaleza que no siempre sabemos valorar.

Vivimos en grandes ciudades llenas de edificios donde al sol se le prohíbe la entrada, con ventanas que no pueden abrirse y con cristales tintados para impedir que sus rayos penetren allí. Corremos en cintas mecánicas en el interior de gimnasios y nadamos en piscinas climatizadas bajo la fría luz de unos focos. Parece que poco a poco nos convertimos en seres de intramuros; la calle, el exterior, solo es un lugar de tránsito de un espacio interior a otro. Como si quisiéramos convertirnos en seres nocturnos a los que la luz del sol hiere.

Luz natural

La periodista Linda Geddes quiso probar en propia carne cómo afecta la luz natural a nuestro organismo. ¿De veras es tan importante la luz natural para regular nuestros ciclos vitales, como recuerda continuamente la ciencia? Su experiencia, sus investigaciones y sus conclusiones las plasmó en su libro Chasing the Sun. The new science of sunlight and how it shapes our bodies and minds, que será publicado en España en el mes de noviembre con el título de Bajo el sol. La nueva ciencia de la luz solar y cómo influye en el cuerpo y la mente, por la editorial Urano.

Durante un mes de diciembre, Geddes decidió prescindir en la mayor medida posible de la luz artificial y pasar más tiempo en el exterior. En el experimento no dudó en involucrar a su familia, que al principio reaccionó con poco entusiasmo ante el reto que la periodista les proponía.

—Debido a que nuestro patrón de exposición a la luz puede afectar el tiempo de nuestros ritmos circadianos, me interesaba saber qué pasaría si quitáramos la luz artificial por la noche o si tuviéramos más exposición a la luz brillante durante el día —explica en la entrevista que le hacemos por e-mail.— Así que, un mes de diciembre dejamos de usar luces eléctricas después de las 6 de la tarde, y dependimos de las velas en su lugar. También traté de pasar mucho más tiempo de mi día al aire libre. En ambos casos, mis ritmos biológicos se adelantaron aproximadamente dos horas, lo que significaba que quería dormir más temprano y despertarme más temprano. Mi familia también notó estos cambios, pero, sobre todo, disfrutaron de pasar las noches a la luz de las velas. Dicen que se sintieron relajados y en un ambiente mucho más acogedor.

Después de su experimento, ¿ha cambiado sus hábitos con respecto a la luz natural y artificial?

Sí, usamos muchas más velas, pero esto no es práctico para cocinar, así que he instalado bombillas de luz artificial regulable, que también se pueden ajustar para eliminar cualquier luz azul después del anochecer (nuestro sistema circadiano es particularmente sensible a la luz en la parte azul del espectro). También paso la mayor parte del día al aire libre, especialmente cuando se trata de hacer ejercicio: mientras que antes iba a un gimnasio para mantenerme en forma, ahora corro, levanto pesas en el parque o voy a nadar a un lago cerca de mi casa.

Luz natural

¿Cómo viviríamos si el sol se apagara? ¿Podríamos sobrevivir y tener una buena calidad de vida solo con luz artificial?

Si el sol se apagara repentinamente, lo primero que ocurriría es que nuestros ritmos circadianos –aproximadamente ritmos de 24 horas en la actividad de casi todos los procesos biológicos– volverían a su cronometraje interno, que en algunas personas es ligeramente inferior a 24 horas, y en otras es ligeramente superior a 24 horas.

Estos ritmos se mantienen, generalmente, sincronizados con el ciclo externo de 24 horas de luz oscura a través de la acción de la luz solar que golpea impacta en la parte posterior de nuestros ojos y se comunica con un parche de tejido cerebral llamado núcleo supraquiasmático. Este actúa como el reloj maestro del cuerpo. Sin esta fuente de luz, rápidamente nos desincronizaríamos como sociedad con gente durmiendo y despertando a diferentes horas del día y de la noche, ¡aunque, por supuesto, no habría día y noche sin el sol! La luz artificial confundiría aún más las cosas, porque nuestros relojes corporales se ajustarían a esta fuente de luz.

Sin embargo, esto es algo trivial, porque sin el sol, la vida en la Tierra moriría rápidamente. Las plantas necesitan luz solar para crecer, al igual que los animales que comemos, por lo que no habría comida. Y haría mucho frío.

Luz natural

Muchos de nosotros vivimos en grandes ciudades donde la contaminación lumínica es muy alta. ¿Nos adaptaremos como especie a ella o sucumbiremos?

La luz artificial en la noche, si es lo suficientemente brillante, retrasa nuestros ritmos biológicos, lo que significa que queremos dormir más tarde también. En otras palabras, nos convertimos en búhos nocturnos. Eso no es necesariamente un problema si no hay que levantarse para ir a trabajar o a la escuela a la mañana siguiente, pero si hay que hacerlo, puede significar que durmamos menos. La calidad de nuestro sueño también puede verse afectada si estamos expuestos a bajos niveles de luz por la noche, aunque investigaciones recientes sugieren que algunas personas son más sensibles a los efectos de esta contaminación lumínica que otras. Lo mejor que podemos hacer es tratar de apagar las luces de nuestras casas durante las noches, dormir en la oscuridad y usar las persianas opacas para evitar la contaminación lumínica del exterior.

Para estar más expuestos a la luz solar en las grandes ciudades, ¿deben estas cambiar también su arquitectura y urbanismo?

Creo que debemos garantizar que los parques públicos y los espacios al aire libre sigan estando disponibles para la gente, de modo que tengan un lugar agradable para pasar el tiempo al aire libre. También es importante asegurarse de que estos espacios públicos no se vean ensombrecidos por la construcción de edificios de gran altura. La gente en algunas ciudades, incluyendo Nueva York y Boston en los EEUU, está luchando actualmente por su «derecho a la luz» por esta misma razón.

La exposición a la luz del día no solo es importante para mantener nuestros ritmos circadianos sincronizados, sino que también necesitamos la luz solar para fabricar vitamina D. Y cada vez hay más pruebas de que también altera nuestro sistema inmunológico, reduce nuestra presión arterial y mejora nuestro estado de ánimo. Sin embargo, demasiada exposición al sol es peligrosa, ya que aumenta el riesgo de cáncer de piel. Necesitamos tener algo de exposición al sol, pero, claro, no tanta como para causar quemaduras.

Luz natural

En tu libro explicas que la luz eléctrica puede ser usada para manipular nuestro estado de ánimo, nuestros biorritmos, nuestra productividad… ¿Los grandes lobbies nos permitirán volver a la luz natural?

Creo que, sin duda, sería beneficioso para los empleadores animar a su personal a tomarse algunos descansos al aire libre durante el día, y también para garantizar que los niveles de luz interior sean más altos de lo que son actualmente. Se ha demostrado que la exposición a la luz brillante durante el día aumenta el estado de alerta de las personas y también mejora su sueño, por lo que podrían obtener una mano de obra más productiva.

Las compañías farmacéuticas también están cada vez más interesadas en el papel que desempeñan los ritmos circadianos en las enfermedades, especialmente en las enfermedades psiquiátricas como la depresión y el trastorno bipolar. Por supuesto, no se puede patentar la luz, así que creo que ellos preferirían entender los mecanismos biológicos y luego desarrollar medicamentos para atacarlos. Pero también podemos obtener estos beneficios de forma gratuita, educándonos sobre los beneficios de la luz solar en nuestros cuerpos y mentes.

Cronoterapias, fototerapias…. ¿Será la falta de luz natural y de sol la epidemia del futuro?

Creo que esto ya está sucediendo. El trabajo por turnos tiene como consecuencia la exposición a la luz en momentos irregulares, la interrupción de la circulación y la pérdida de sueño, y estos trabajadores tienen mayor riesgo de padecer muchas enfermedades y afecciones comunes, incluyendo diabetes tipo II, cáncer, depresión y obesidad.

Sin embargo, la mayoría de nosotros estamos sufriendo lo que se conoce como jetlag social, donde la hora de dormir entre semana difiere de la de los fines de semana. El jetlag social también se ha relacionado con peores resultados de salud. En palabras del profesor Till Roenneberg, cronobiólogo de la Universidad de Múnich, «cuanto más jetlag social tengas, más gordo, más tonto, más gruñón y más enfermo estarás».

Si los cambios de hora para aprovechar mejor la luz solar nos causan tanta incomodidad y nos gustan tan poco, ¿por qué seguimos haciéndolo? ¿Realmente tiene algún beneficio?

La transición al verano y luego volver de nuevo al horario de invierno cada año se asocia con un menor sueño y rendimiento durante la semana después del cambio de reloj. La mayoría de los cronobiólogos creen que debería ser abolida, pero en el caso de seguir haciéndolo, es el de invierno, y no el de verano, el mejor horario para vivir. Esto se debe a que la exposición a la luz brillante poco después de despertarse por las mañanas parece ser más importante cuando se trata de sincronizar nuestros relojes biológicos y protegernos contra la depresión.

Si viviéramos permanentemente en verano, el amanecer llegaría más tarde durante el invierno. Actualmente, el sol sale alrededor de las 8:30 de la mañana en Madrid a mediados de diciembre; si España cambiara permanentemente al horario de verano, el amanecer sería a las 9:30 de la mañana, después de que muchas personas hubieran llegado al trabajo o a la escuela.

Necesitamos el sol, pero es cada vez más dañino. ¿Busca la ciencia alternativas a la luz solar y a la luz natural?

Las empresas de iluminación han estado desarrollando sistemas de iluminación circadianos o centrados en el ser humano, que cambian de color e intensidad para tratar de imitar las condiciones de la luz natural al aire libre. Por ejemplo, algunos pabellones de hospitales, residencias e incluso aulas en Escandinavia han sido equipados con estos sistemas, lo que significa que durante el día la iluminación es más brillante y azulada de lo normal; luego, gradualmente, se oscurece y se vuelve más anaranjada durante las últimas horas de la tarde y la noche, y se apaga durante la noche (aparte de las situaciones de emergencia, cuando se puede encender una luz ámbar).

Creo que estos sistemas son prometedores, pero es demasiado pronto para saber si pueden ser un sustituto adecuado de la luz natural. Además, los ensayos de los suplementos de vitamina D han sido bastante decepcionantes, así que creo que siempre vamos a necesitar algo de luz solar. Mientras seamos sensatos en cuanto a nuestra exposición al sol, creo que podemos obtener lo mejor de ambos mundos.

Aún nos queda camino para llegar al distópico y oscuro mundo de Blade Runner, pero lo cierto es que la luz natural es uno de esos regalos que nos hace la naturaleza que no siempre sabemos valorar.

Vivimos en grandes ciudades llenas de edificios donde al sol se le prohíbe la entrada, con ventanas que no pueden abrirse y con cristales tintados para impedir que sus rayos penetren allí. Corremos en cintas mecánicas en el interior de gimnasios y nadamos en piscinas climatizadas bajo la fría luz de unos focos. Parece que poco a poco nos convertimos en seres de intramuros; la calle, el exterior, solo es un lugar de tránsito de un espacio interior a otro. Como si quisiéramos convertirnos en seres nocturnos a los que la luz del sol hiere.

Luz natural

La periodista Linda Geddes quiso probar en propia carne cómo afecta la luz natural a nuestro organismo. ¿De veras es tan importante la luz natural para regular nuestros ciclos vitales, como recuerda continuamente la ciencia? Su experiencia, sus investigaciones y sus conclusiones las plasmó en su libro Chasing the Sun. The new science of sunlight and how it shapes our bodies and minds, que será publicado en España en el mes de noviembre con el título de Bajo el sol. La nueva ciencia de la luz solar y cómo influye en el cuerpo y la mente, por la editorial Urano.

Durante un mes de diciembre, Geddes decidió prescindir en la mayor medida posible de la luz artificial y pasar más tiempo en el exterior. En el experimento no dudó en involucrar a su familia, que al principio reaccionó con poco entusiasmo ante el reto que la periodista les proponía.

—Debido a que nuestro patrón de exposición a la luz puede afectar el tiempo de nuestros ritmos circadianos, me interesaba saber qué pasaría si quitáramos la luz artificial por la noche o si tuviéramos más exposición a la luz brillante durante el día —explica en la entrevista que le hacemos por e-mail.— Así que, un mes de diciembre dejamos de usar luces eléctricas después de las 6 de la tarde, y dependimos de las velas en su lugar. También traté de pasar mucho más tiempo de mi día al aire libre. En ambos casos, mis ritmos biológicos se adelantaron aproximadamente dos horas, lo que significaba que quería dormir más temprano y despertarme más temprano. Mi familia también notó estos cambios, pero, sobre todo, disfrutaron de pasar las noches a la luz de las velas. Dicen que se sintieron relajados y en un ambiente mucho más acogedor.

Después de su experimento, ¿ha cambiado sus hábitos con respecto a la luz natural y artificial?

Sí, usamos muchas más velas, pero esto no es práctico para cocinar, así que he instalado bombillas de luz artificial regulable, que también se pueden ajustar para eliminar cualquier luz azul después del anochecer (nuestro sistema circadiano es particularmente sensible a la luz en la parte azul del espectro). También paso la mayor parte del día al aire libre, especialmente cuando se trata de hacer ejercicio: mientras que antes iba a un gimnasio para mantenerme en forma, ahora corro, levanto pesas en el parque o voy a nadar a un lago cerca de mi casa.

Luz natural

¿Cómo viviríamos si el sol se apagara? ¿Podríamos sobrevivir y tener una buena calidad de vida solo con luz artificial?

Si el sol se apagara repentinamente, lo primero que ocurriría es que nuestros ritmos circadianos –aproximadamente ritmos de 24 horas en la actividad de casi todos los procesos biológicos– volverían a su cronometraje interno, que en algunas personas es ligeramente inferior a 24 horas, y en otras es ligeramente superior a 24 horas.

Estos ritmos se mantienen, generalmente, sincronizados con el ciclo externo de 24 horas de luz oscura a través de la acción de la luz solar que golpea impacta en la parte posterior de nuestros ojos y se comunica con un parche de tejido cerebral llamado núcleo supraquiasmático. Este actúa como el reloj maestro del cuerpo. Sin esta fuente de luz, rápidamente nos desincronizaríamos como sociedad con gente durmiendo y despertando a diferentes horas del día y de la noche, ¡aunque, por supuesto, no habría día y noche sin el sol! La luz artificial confundiría aún más las cosas, porque nuestros relojes corporales se ajustarían a esta fuente de luz.

Sin embargo, esto es algo trivial, porque sin el sol, la vida en la Tierra moriría rápidamente. Las plantas necesitan luz solar para crecer, al igual que los animales que comemos, por lo que no habría comida. Y haría mucho frío.

Luz natural

Muchos de nosotros vivimos en grandes ciudades donde la contaminación lumínica es muy alta. ¿Nos adaptaremos como especie a ella o sucumbiremos?

La luz artificial en la noche, si es lo suficientemente brillante, retrasa nuestros ritmos biológicos, lo que significa que queremos dormir más tarde también. En otras palabras, nos convertimos en búhos nocturnos. Eso no es necesariamente un problema si no hay que levantarse para ir a trabajar o a la escuela a la mañana siguiente, pero si hay que hacerlo, puede significar que durmamos menos. La calidad de nuestro sueño también puede verse afectada si estamos expuestos a bajos niveles de luz por la noche, aunque investigaciones recientes sugieren que algunas personas son más sensibles a los efectos de esta contaminación lumínica que otras. Lo mejor que podemos hacer es tratar de apagar las luces de nuestras casas durante las noches, dormir en la oscuridad y usar las persianas opacas para evitar la contaminación lumínica del exterior.

Para estar más expuestos a la luz solar en las grandes ciudades, ¿deben estas cambiar también su arquitectura y urbanismo?

Creo que debemos garantizar que los parques públicos y los espacios al aire libre sigan estando disponibles para la gente, de modo que tengan un lugar agradable para pasar el tiempo al aire libre. También es importante asegurarse de que estos espacios públicos no se vean ensombrecidos por la construcción de edificios de gran altura. La gente en algunas ciudades, incluyendo Nueva York y Boston en los EEUU, está luchando actualmente por su «derecho a la luz» por esta misma razón.

La exposición a la luz del día no solo es importante para mantener nuestros ritmos circadianos sincronizados, sino que también necesitamos la luz solar para fabricar vitamina D. Y cada vez hay más pruebas de que también altera nuestro sistema inmunológico, reduce nuestra presión arterial y mejora nuestro estado de ánimo. Sin embargo, demasiada exposición al sol es peligrosa, ya que aumenta el riesgo de cáncer de piel. Necesitamos tener algo de exposición al sol, pero, claro, no tanta como para causar quemaduras.

Luz natural

En tu libro explicas que la luz eléctrica puede ser usada para manipular nuestro estado de ánimo, nuestros biorritmos, nuestra productividad… ¿Los grandes lobbies nos permitirán volver a la luz natural?

Creo que, sin duda, sería beneficioso para los empleadores animar a su personal a tomarse algunos descansos al aire libre durante el día, y también para garantizar que los niveles de luz interior sean más altos de lo que son actualmente. Se ha demostrado que la exposición a la luz brillante durante el día aumenta el estado de alerta de las personas y también mejora su sueño, por lo que podrían obtener una mano de obra más productiva.

Las compañías farmacéuticas también están cada vez más interesadas en el papel que desempeñan los ritmos circadianos en las enfermedades, especialmente en las enfermedades psiquiátricas como la depresión y el trastorno bipolar. Por supuesto, no se puede patentar la luz, así que creo que ellos preferirían entender los mecanismos biológicos y luego desarrollar medicamentos para atacarlos. Pero también podemos obtener estos beneficios de forma gratuita, educándonos sobre los beneficios de la luz solar en nuestros cuerpos y mentes.

Cronoterapias, fototerapias…. ¿Será la falta de luz natural y de sol la epidemia del futuro?

Creo que esto ya está sucediendo. El trabajo por turnos tiene como consecuencia la exposición a la luz en momentos irregulares, la interrupción de la circulación y la pérdida de sueño, y estos trabajadores tienen mayor riesgo de padecer muchas enfermedades y afecciones comunes, incluyendo diabetes tipo II, cáncer, depresión y obesidad.

Sin embargo, la mayoría de nosotros estamos sufriendo lo que se conoce como jetlag social, donde la hora de dormir entre semana difiere de la de los fines de semana. El jetlag social también se ha relacionado con peores resultados de salud. En palabras del profesor Till Roenneberg, cronobiólogo de la Universidad de Múnich, «cuanto más jetlag social tengas, más gordo, más tonto, más gruñón y más enfermo estarás».

Si los cambios de hora para aprovechar mejor la luz solar nos causan tanta incomodidad y nos gustan tan poco, ¿por qué seguimos haciéndolo? ¿Realmente tiene algún beneficio?

La transición al verano y luego volver de nuevo al horario de invierno cada año se asocia con un menor sueño y rendimiento durante la semana después del cambio de reloj. La mayoría de los cronobiólogos creen que debería ser abolida, pero en el caso de seguir haciéndolo, es el de invierno, y no el de verano, el mejor horario para vivir. Esto se debe a que la exposición a la luz brillante poco después de despertarse por las mañanas parece ser más importante cuando se trata de sincronizar nuestros relojes biológicos y protegernos contra la depresión.

Si viviéramos permanentemente en verano, el amanecer llegaría más tarde durante el invierno. Actualmente, el sol sale alrededor de las 8:30 de la mañana en Madrid a mediados de diciembre; si España cambiara permanentemente al horario de verano, el amanecer sería a las 9:30 de la mañana, después de que muchas personas hubieran llegado al trabajo o a la escuela.

Necesitamos el sol, pero es cada vez más dañino. ¿Busca la ciencia alternativas a la luz solar y a la luz natural?

Las empresas de iluminación han estado desarrollando sistemas de iluminación circadianos o centrados en el ser humano, que cambian de color e intensidad para tratar de imitar las condiciones de la luz natural al aire libre. Por ejemplo, algunos pabellones de hospitales, residencias e incluso aulas en Escandinavia han sido equipados con estos sistemas, lo que significa que durante el día la iluminación es más brillante y azulada de lo normal; luego, gradualmente, se oscurece y se vuelve más anaranjada durante las últimas horas de la tarde y la noche, y se apaga durante la noche (aparte de las situaciones de emergencia, cuando se puede encender una luz ámbar).

Creo que estos sistemas son prometedores, pero es demasiado pronto para saber si pueden ser un sustituto adecuado de la luz natural. Además, los ensayos de los suplementos de vitamina D han sido bastante decepcionantes, así que creo que siempre vamos a necesitar algo de luz solar. Mientras seamos sensatos en cuanto a nuestra exposición al sol, creo que podemos obtener lo mejor de ambos mundos.

Compártelo twitter facebook whatsapp
Dos veinteañeros están creando una nueva industria española de transporte espacial
El tabaco es bueno… para los pájaros
¿Tomas decisiones erróneas y no rectificas? Eso es la «falacia del costo irrecuperable»
¡Jugad, jugad, malditos!
 
Especiales
 
facebook twitter whatsapp

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *